10 sagas interrumpidas

Las sagas en cine están de moda: “Harry Potter”, “El señor de los anillos” y hasta “Crepúsculo” demostraron que adaptar sagas literarias era sinónimo de éxito ¿O no es así?

Esta lista de películas demuestra que pertenecer a una saga literaria no es condicional de un éxito inmediato en la taquilla y muchas de ellas corrieron destinos diferentes de acuerdo a la productora que se encargó de adaptarlas.

Desde Puntadas con Hilo sabemos que no son las únicas, de hecho la lista podría haber  contenido muchísimas más, pero algunas de estas decisiones de las productoras nos dolieron en el alma y otras simplemente nos dolieron porque ¡Realmente eran pésimas!

1. Vampire Academy


Ok, la adaptación era divertida, era… como una “Mean Girls” con vampiros y, aunque nos permitió descubrir a Zoey Deutch, Vampire Academy fue un fiasco en parte porque ¿Instituto de Vampiros? A veces no todo lo que funciona en una novela lo hace en cine. De hecho, es mala, lo sabemos, aunque nos gusten las películas con protagonistas femeninas que no sean una Mary Sue, es decir, una prota muy perfecta o muy idiota.

El caso es que la adaptación, según los fans, de la novela fue terrible y simplemente el futuro de la saga se vio sellado de inmediato. Ni Gabriel Byrne pudo salvar esto. Ni el guionista de la fabulosa “Heathers” ni el director de “Mean Girls”. Nada. Muerte por estaca en el medio del corazón cinéfilo.

2. Eragon


¿Acaso la recuerdan? Yo, sinceramente, tuve que hacer mucha memoria para recordar que había visto este film en el que también trabajan John Malkovich y Jeremy Irons (aguarden que lo verán de vuelta pronto en otra saga). Lo cierto es que la película no fue un fracaso de taquilla, pero tampoco fue memorable y el tiempo pasó y la productora jamás tuvo intenciones de continuar con la saga literaria de dragones de Paolini.

Sufro cada vez que una saga no es continuada. Eragon tenía una fantasía interesante (la novela al menos), pero que Hollywood no supo explotar. Dragons are cool! y “Game of Thrones” es la prueba de eso. Ojalá Eragon tenga el futuro reboot que se merece.

3. The Golden Compass


Si hablamos de casos paradójicos que Hollywood no supo explotar, tenemos la trilogía de la materia oscura de Philip Pullman. Con una carga y unas alegorías ateas, una mitología muy extraña en donde el espíritu animal de las personas se materializa con ellas, el film no supo aprovechar la hermosa creación y el mundo fantástico de este autor.

Usaron todo (hasta los osos con armaduras y Eva Green de bruja) en una especie de embrollo incomprensible para el público ¿Era para niños? ¿Era para jóvenes? ¿Era la Lydia la protagonista o Daniel Craig y Nicole Kidman le arruinaron la fiesta? Nadie puede empezar a enumerar qué fue lo que hicieron mal, sin embargo… ¡Ganó un Oscar por efectos!

New Line Cinema, para desgracia de todos los que sí queríamos ver “La daga” y “El catalejo lacado”, decidió no continuarla  y eso nos mató un poco a los que nos encantó Dakota Blue Richards en el papel de Lydia y queríamos ver cómo seguía todo. Ojalá que esta saga vea una nueva vida, que alguien la recupere en una serie para que todos seamos felices con una buena adaptación.

4. Beautiful Creatures


Realmente no sé por dónde comenzar: Jeremy Irons, Emma Thompson, Viola Davis y así y todo ¡Hacen esta gran mala película!

Richard Lagravenese es el escritor de una de mis películas favoritas de la vida, que es “El espejo tiene dos caras”, con Barbra Streisand y Jeff Bridges. Entonces, ¿cómo un hombre que sabe escribir tan bien, dirige este bodrio sobre una chica (Alice Englert es divina, no se metan con ella) que no se decide si es buena o mala y el enamorado de secundaria y futuro Han Solo, Alden Ehrenreich, que ocasionalmente cita a Kurt Vonnegut (y eso es lo mas interesante)? Aburrida y vacía de sentido.

Lo único bueno era Emma Thompson en la iglesia medio poseída. Lo gracioso es que nunca me interesó leer la novela después de ver este embrollo que de hermoso no tiene absolutamente nada y de nuevo desperdicia a Jeremy Irons que parece ser adepto de protagonizar malas sagas.

5. City of Bones


Esta me sigue doliendo en el alma que no la continuaran. Lo cierto es que hasta por la mitad la película es muy buena y me encantan todos los actores elegidos para interpretar a Clary (Lily Collins), Jace (Jamie Campbell Bower) y, sobre todo, bancamos mucho a Simon (Robert Sheehan), Jocelyn (Lena Headey) y Valentine (Jonathan Rhys-Meyers) ¡Vamos con esos padres para Clary!

Es cierto que el guion comienza a tomarse libertades, pero antes de que empiece el súper romance soso, lo sobrenatural y todo el urban fantasy es interesante.  Fue la película la que me dio ganas de leer la saga y quererla a Cassie Clare.

Pero algunos fans se quejaron, la taquilla no fue gloriosa y luego Constantin Films abortó la saga.

(Lágrimas por aquí)

Un poco de tiempo después comenzó a ser adaptada en una futura serie de TV y los fans estaban felices al ver que Clary se parecía al texto y Jace no estaba mal (Dominic Sherwood, que venía de actuar en Vampire Academy), pero el diablo de las malas adaptaciones siempre mete la cola y “Shadowhunters” es un horror si la comparamos con la obra de la autora. Y resulta todavía peor comparada con la película.

El instituto de los “Cazadores de Sombras” parece CSI: Cazadores haciendo añicos la atmósfera más gótica del libro. Sin embargo, el engendro sí pudo andar y ganarse a la audiencia (misterios de la vida). Ya tiene confirmada una tercera temporada, mientras la autora sigue robando escribiendo sagas diferentes sobre los cazadores de sombras.

6. Divergente


Realmente no me molesté en verla o leerla porque “Los juegos del hambre” estaban tan frescos en mi mente que no podía con otra distopía, aunque Kate Winslet estuviera en ella y fuera la villana.

¿Por qué está en la lista? Las productoras descubrieron una moda irritante, sobre todo para los fans que se jactan de serlo: Dividir la última entrega de la serie en dos partes. Pensaron que se saldrían con la suya, pero la tercera entrega de “Divergente” recaudó tan poco en taquilla (pensando en las expectativas generadas) que directamente suspendieron la última parte de la entrega y pensaron desde estrenarla directamente en TV a hacer una serie, pero allí fue cuando Shailene Woodley se bajó del proyecto arguyendo que su contrato no era para serie de TV.

“Divergente” es prueba de que alterando la historia y encima dividiendo la última parte en dos no generás más expectativas, sino que las arruinás.

7. Beastly


“Crepúsculo” nos arruinó la vida, pero Alex Pettyfer es el chico de las sagas interrumpidas (ya lo verán en otra y había otra más que no incluí en el conteo). Este retelling de “La Bella y la Bestia” no está mal. Es, así y todo, menos retorcida que “Crepúsculo”, pero eso no significa que algunos no quisieran arrancarse las vestiduras al verla o después de observar el maquillaje de Alex.

Por como cierra el film, no se puede decir que alguna vez hubieran tenido la intención de hacer la saga de Flinn. Debo decir que no es tan mala y la historia cierra, pero la agregué al conteo porque si “Crepúsculo” tuvo sus cuatro películas, no entiendo por qué ni siquiera lo intentaron con “The Kendra Chronicles”de Alex Flinn. Evidentemente, la hermana Olsen que hacía de bruja no quiso seguir en papel (sí, un mal casting desde el comienzo).

8. A Series of Unfortunate Events


Esta película de Nickelodeon es genial. Lo tiene a Jude Law de narrador, a Jim Carrey de villano multifacético y hasta a Meryl y Dustin ¡Qué rayos! A la crítica le gustó, tuvo una buena audiencia y adaptaba cuatro novelas de trece, por lo que podrían haber existido al menos tres films más con las andanzas de los hermanos Baudelaire.

Sin embargo, a veces los planetas se realinean y una saga tiene otra oportunidad bajo la forma de una serie. Ya lo vimos con Shadowhunters (aunque la serie sea un pequeño horror de libertades tomadas al respecto de la saga de Cassandra Clare) y, por suerte para los fans de los hermanos Baudelaire, Netflix llegó a salvarla en una serie que adapta apenas un poco más allá del primer film original. Esta vez con Neil Patrick Harris en el papel del Conde Olaf.

Esa es la prueba de que si hubieran continuado las adaptaciones, la audiencia habría acompañado, pero por alguna razón de planetas desalineados nunca ocurrió.

9. I am number 4


Les dije que Alex Pettyfer es el chico de las sagas descontinuadas. Esta es la prueba de un film que no es malo, le fue bien, pero la saga “Lorien” de Pittacus Lore nunca siguió luego de este primer intento.

Mi gran problema cada vez que intento leer esta saga es que para mí “Lorien” es el bosque de “El señor de los Anillos” y no un planeta. Realmente lo intento, ¡pero de todos los nombres que le podías poner a un planeta tenías que elegir el del bosque de los elfos! Ojalá ese fuera mi único problema pero, bueno, volviendo al film, es una pena que no hayan continuado con la historia de los demás personajes que vienen del dichoso planeta a lo Superman.

Quizás haya sido la semejanza con muchas historias: son héroes, vienen de un planeta que murió, planeta que justo se llama como el bosque de la Tierra Media —lo que quizás puso un poco nerviosa a la productora—. Yo creo que Alex Pettyfer nunca encontró un papel en el cual destacar y quedarse en la memoria de sus fans, a no ser por la horda de chicas enloquecidas por el rubio.

10. The Chronicles of Narnía


Hace unos días nos dieron la noticia de que Fox planeaba un reboot de la saga de la tierra fantástica de Narnia. Yo no sé si seré la única, pero pienso que con cada entrega la serie se superaba. La tercera película “The voyage of the Dawn Treader” es como una  aventura a la vieja usanza de Hollywood con Caspian (el hermoso de Ben Barnes) y los dos hermanos Pevensie (Lucy y Edmund) que todavía pueden retornar a la tierra de Narnia.

Que no continuaran Narnia me dolió en el corazón literario cinéfilo. Este se rompió en partes pequeñas cuando decidieron que después de la tercera no seguirían narrando las aventuras de esta tierra que es tan legendaria como la Tierra Media.

Narnia merecía una producción ambiciosa que tomara las siete entregas y, en lugar de centrarla solamente en los relatos que destacan la perspectiva de los Pevensie, hacer de Narnia (la tierra) el personaje central de los relatos.

Yo deseo que la continúen aunque me niegue a que Caspian no sea otro que Ben Barnes (amor infinito a Ben).

Con esto cierro este conteo a veces doloroso por afecto a una saga y a veces doloroso por la mala adaptación que hicieron de la misma. Muchas emociones y recuerdos fuertes con los cuales lidiar. Y a ustedes… ¿Qué saga interrumpida les rompió el corazón?

Comentarios