Bolsa ecológica de Bagazo

Desde ya hace un tiempo, el compromiso ambiental pasó a ser una tarea que nos concierne a todos. Somos más conscientes de nuestros actos y de cómo estos afectan el lugar donde vivimos.

Contaminación, deforestación y sobreexplotación de los recursos naturales son solo algunos de los elementos que perjudican nuestro ambiente ¿Pero realmente nos esforzamos por ser parte de la solución a estos problemas?

Julio Marcos Robles es un tucumano que busca el equilibrio entre la naturaleza y el hombre, y que se interesó en cada uno de nosotros, en nuestro futuro y el de muchas generaciones diseñando bolsas ecológicas.

En una entrevista que amablemente brindó a Puntadas, Marcos nos cuenta todo sobre su producto, su opinión sobre la ley de emprendimiento, la participación de los pueblos indígenas en la iniciativa y la importancia de que se siga difundiendo.

Entrevista a Julio Marcos Robles


¿Cómo se te ocurrió la idea de crear esta bolsa ecológica de bagazo?

Trabajé durante casi seis años en una cadena de supermercados de acá, de la región, donde veía que las bolsas plásticas se entregaban sin cargo y esto generaba mucha contaminación; y las bolsas de papel madera no estaban a la vista de la gente, no las elegían porque se les desfondaba la mercadería cuando ingresaban productos alimenticios a la misma.

Quise ecuperar el trabajo de mi padre ya fallecido colaborando ad honorem en la municipalidad de San Miguel de Tucumán, en la división de Espacios Verdes, Parque 9 de Julio. Trabajaba gratuitamente en los tiempos libres, ya que tenía horarios rotativos. Así que, me acostaba trabajando y me levantaba trabajando.

Detecté que la mayoría de la basura era generada por bolsas plásticas. Tiempo después me quedé sin trabajo debido a razones de la empresa y tenía que buscar otro empleo. No conseguía y sabía que iba a salir una ley que prohibía las bolsas plásticas. Entonces, conversando con mi mujer, surgió la iniciativa de diseñar un producto que no genere contaminación ambiental y que sea resistente.

Arranqué la investigación con el tema del producto, puse manos a la obra en el desarrollo y logré diseñar una bolsa que resiste hasta 10 kilos, utilizando un papel que se produce a base de la fibra de la caña de azúcar. Elegí este papel por el hecho de que quería que representara a la provincia y para utilizar una materia prima del primer cultivo del NOA, que es la caña de azúcar de San Miguel de Tucumán.

Una vez que diseñé el prototipo, lo probé y lo testeé. Era resistente, cumplía mejores funciones que la bolsa que en la actualidad se comercializa y así logré triunfar. Una vez hecho esto, lo llevé a un programa de la región que se llama “La siete plus”, mostré el emprendimiento, el modelo del diseño de la bolsa y tuvo aprobación a nivel regional. Tuvo una pequeña difusión, no me convencía. Me entrevistaron de la Gaceta Tucumán y siguió difundiéndose.

Pero no lograba avanzar lo suficiente con el emprendimiento, así que subí un video a Facebook, haciendo la demostración de que la bolsa soporta una carga de hasta 10 kg. Eso tuvo un éxito tremendo , el vídeo se viralizó. Se conoce en todas partes de la Argentina. De 10 personas, 6 o 7 saben que existe una bolsa así.

De ahí continué con el emprendimiento y me contacté con un chico que es mentor de emprendedores, el doctor Máximo de La Torre. Por sus buenas acciones nos hicimos amigos y lo asocié al emprendimiento por tantos gestos buenos y solidarios que él tuvo conmigo. Me pregunté: ¿Por qué no asociarlo si él me viene empujando en este emprendimiento? Desde allí arrancamos a llevarlo adelante.

 ¿Siempre fuiste un interesado en el medio ambiente? ¿Este es el primer emprendimiento ecológico en el que trabajás?

Sí, siempre me interesó el medio ambiente. En realidad, odio la basura. Sé que se la puede recuperar y, a la vez, comercializar a partir de esa recuperación de los residuos. Se puede vender el plástico, el cartón, el papel, se pueden hacer tantas cosas con la basura. Estudiando y teniendo una planta de reciclaje, se puede reutilizar y controlar el tema de la basura en Tucumán y a nivel nacional. Es mi primer emprendimiento, lo diseñé y desarrollé para la gente, para cada consumidor y para el bienestar de todos.

Esta bolsa ecológica ya tiene un nombre: SAPISNIY, ¿cómo surgió este término tan especial?

Es un nombre quichua. He elegido ponerle un nombre así a la bolsa en función de representar a nuestros pueblos originarios y, aparte, Sapisniy significa “mis raíces”. Creo que es un buen nombre para un producto que nace de la tierra y vuelve a la tierra, sobre todo ya que este emprendimiento cuida a nuestra Madre Tierra.

Un profesor, Lucho Romero; Maxi, mi socio, y yo nos sentamos a buscar un término que haga referencia a la tierra, utilizando la lengua quichua, y así lo elegimos. Tuvimos la aprobación de dos caciques de Mollar en Tafí del Valle. Les pareció genial que la bolsa tenga un nombre así, que sea algo nuestro, de nuestra tierra.

En un vídeo contabas que tu intención era que las comunidades indígenas sean quienes se encarguen de la impresión de la marca en la bolsa, debido a que fabrican tintas vegetales ¿Pudiste lograrlo?

Ya hemos hablado con los diferentes caciques de los valles, ellos están muy contentos con el emprendimiento y con que haya pensado en ellos, ya que esos lugares dependen mucho del turismo, y mi objetivo es que esta gente no dependa solo de eso, sino que también lo hagan a partir de lo que ellos saben hacer y, a la vez, que no se pierdan nuestros orígenes, que es lo más fundamental de todo. Además, aplicándole tintas vegetales al papel, yo entregaría al consumidor un producto, en su totalidad, 100% natural. Un producto que nace de la tierra y vuelve a la tierra y es un solo ciclo: un ciclo redondo.

Estás participando del concurso de la CAME Joven, ¿qué nos podes contar sobre eso?

Sí, estoy anotado como participante con el emprendimiento y lo voy a presentar el 1 de junio en el evento que se organiza en el salón de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa, en Buenos Aires.  

Mi objetivo, si bien nosotros vamos representando a la provincia, es, en el futuro, representar al país, ya que gracias a esto se pueden generar muchos puestos de trabajo sin provocar ningún tipo de contaminación ambiental ni contaminación cruzada, poniendo una buena campaña sobre el modo de uso de las bolsas de papel, así sean de cartón, o las bolsas que en la actualidad se están comercializando en los supermercados. Mi tipo de bolsa es un modelo diseñado para cuidar el medio ambiente y para cuidar la salud de la población.

BOLSA ECOLOGICA SOCIOS
Marcos y Máximo, socios en SAPISNIY

Hace poco se aprobó la ley de emprendedores en nuestro país, ¿qué significa esto para tu proyecto? ¿Recibiste ayuda económica para financiarlo?

La ley para emprendedores está muy buena, es algo que va a ser un gran cambio en el país. No solo me beneficia a mí, sino también a muchos emprendedores que tienen una idea.

Poder generar tu idea y hacerla tu empresa es muy bueno. Con el tema de la ayuda financiera no, no recibo ayuda. La única ayuda que actualmente nos están dando es que llevamos el logo del sponsor del municipio de San Miguel de Tucumán, que es el único municipio que detecta un problema y apoya este emprendimiento para lograr una solución ambiental. Así que, junto a mi socio Máximo de La Torre, hemos pedido el logo del municipio para imprimirlo en la bolsa y así mostrarla en la CAME, mostrando que se puede desarrollar y fabricar en Argentina, ya sea en Tucumán, Jujuy o donde sea. Entonces, la única ayuda que tenemos es el apoyo del municipio para que esto salga adelante.

¿Se planea distribuir la bolsa en todo el país? ¿Dónde la podemos comprar?

Sí, obviamente. Primero quiero hacer que se produzca y una vez que se produzca, ver los puntos de venta, cómo podré hacer para enviarla a todo el país. Ese es el objetivo, llegar a todos lados con nuestra bolsa.

Si bien yo hice el diseño, siento que la bolsa ya no es mía, es del pueblo, es de la gente. El consumidor mismo es quien se encargará de mandar la bolsa al comercio donde acostumbre  comprar. Con el correr del tiempo, a partir de la fabricación, la podrán ver desde la página oficial que aún no está terminada.

Tu producto es resistente, ayuda al medio ambiente y es económico ¿Cómo podemos ayudarte a que siga creciendo? ¿Cuáles son tus planes a futuro para tu emprendimiento?

Marcos junto a su bolsa ecológica, un producto que nos beneficia a todos.

El producto es súper resistente: es diez veces más resistente que una bolsa de papel madera, es siete veces más resistente que una bolsa que se está vendiendo actualmente, que es de frixilina o hecho con polipropileno, y sí, es mucho más económica que estos tipos de bolsa. Además, colabora con el medio ambiente, ya que es un producto degradable y lo hace mucho más rápido que las bolsas plásticas.

Me pueden ayudar a que esto siga creciendo de muchas maneras. Lo que más me gustaría es que lo difundan, así sigue avanzando y existen más intereses en producirlo y darle esa oportunidad a la gente, a los consumidores, de que ellos elijan, dejarlos elegir lo que ellos quieran:

Si quieren seguir contaminando es su elección y si quieren cuidar el planeta, la ecología y los lugares donde viven, me parece perfecto que se aplique mi modelo de bolsa. Pero es todo cuestión y decisión de la gente.

Mi primer y último objetivo es dejar un mundo mejor para todos, para las generaciones que vienen, dejar de contaminar el planeta, cuidar nuestra ecología y hacer un balance: ese es el verdadero mensaje de este emprendimiento.

Mi único plan a futuro con esto es que la desocupación juvenil deje de existir, que podamos combatirla. Si esta bolsa se monta y realmente se comienza a fabricar, darle la posibilidad a los chicos de que trabajen y a la vez estudien, así pueden formarse para un futuro mejor para todos.

Agradecemos a Marcos por permitirnos saber un poco más sobre este emprendimiento que nos enorgullece a todos, lo felicitamos por su compromiso y perseverancia, y destacamos la importancia de apoyar y difundir todos los proyectos nacionales.

Podes contactarlo, podés hacerlo a través de Facebook o al correo marcosjrobles86@gmail.com

Comentarios