SU MAJESTAD, REGINA MILLS La reina de Once Upon a Time

Cuando un personaje me llega al alma, no hay nada que logre hacerme abandonar una telenovela o serie. Es una cuestión de feeling. Espero lo mejor para él o ella y lo mejor no significa que sea el más feliz del reparto o que deje de sufrir, no. Deseo que los autores le den las mejores tramas y que, al mismo tiempo, éstas sean creíbles en ese mundo, que cada sonrisa y cada lágrima esté justificada, porque sólo así mi personaje favorito seguirá comiéndose el programa. Todo eso es lo que quiero para Regina Mills, más conocida como la Evil Queen de Once Upon a Time.

Lana Parrilla y la Evil Queen

Regina Mills, interpretada por la genial y multifacética Lana Parrilla, es la alcaldesa de Strorybrooke, un pueblo de Maine cuyo principal atractivo turístico es que tiene magia. Todos sus habitantes son personajes de los típicos cuentos de princesas que nos contaron cuando éramos chicos. De hecho, vas a poder (y vas a jugar con) reconocer a cada uno porque respetan la impronta que Disney dejó sobre ellos.

Como a esta altura del partido muchos lo saben, pero también sé que el público se renueva, voy a comentar rápidamente cómo detona esta historia:

Emma (Jennifer Morrison) es buscada por Henry, su hijo biológico al que dio en adopción. Al encontrarse con él, decide devolverlo a su casa, momento en el que conoce a Regina Mills (¡!), la madre adoptiva del peque. A partir de este punto, Henry luchará para hacer que Emma, la salvadora, crea en la magia y así ella se enfrente a Regina, la reina malvada del cuento de Blancanieves.

Todo empieza a transcurrir como lo esperamos, según esos cuentos de hadas. Sin embargo, conforme avanzan las secuencias, vamos descubriendo que los buenos no son tan buenos y los malos tampoco son tan malos. Cada cual tiene sus aciertos y sus errores… Y como toda magia tiene un precio, lo van a pagar con creces.

Emma, Regina y Henry
Sí, tiene dos mamás y ya sé que estás pensando lo que pensamos muchos.

En esta serie, quienes se lucen indiscutiblemente —tanto por sus personajes como por las historias que esconden y la calidad actoral— son los villanos. Y aunque Rumpelstiltskin (Robert Carlyle) resplandece como pocos (y no por su piel verde brillantina), la que parece no tener tope de crecimiento es Regina, quien tiene un arco que siempre sorprende. Veamos.

Regina, la reina
Regina, la reina ignorada.

Muchos años después, al sentirse vacía, adopta a Henry, quien, por una “casualidad”, es el hijo de Emma, la salvadora destinada a romper la maldición mencionada. Por su amor a Henry se decide a cambiar y una lucha interna es desatada para poder ser merecedora del amor de los suyos y del mentado final feliz que se escribe en la última página en los libros de cuentos.

Hasta ahora, todo nos hace pensar que Regina, después de tanto esfuerzo para redimirse, va a lograrlo, como en toda historia televisiva. Error. Los escritores la hacen sufrir hasta niveles indecibles y con impotencia observamos cómo todos y cada uno de los personajes consigue sus objetivos… excepto ella ¿La maldición no la habrá arrojado sobre sí misma?

Supongo que Regina deberá entender que los finales no existen y que la vida es siempre un camino recorriéndose. Supongo. De todos modos, la serie no está finalizada y los rumores indican que se viene una séptima temporada… que será la última.

Regina se enamora, se ilusiona, se desprecia, se lamenta, se asusta, se llena de odio, se arrepiente, se castiga, se esfuerza, se ríe, se frustra, se cae, se levanta, se supera…

Y acá es donde quería llegar: SUPERACIÓN. Creo que no hay palabra que la condense mejor que esa ¡Pero ojo! Se supera en muchos aspectos, porque se permite amar de verdad sólo cuando comienza a amarse a sí misma, se supera cuando cree que no podrá manejar la magia y se convierte en una de las hechiceras más poderosas, se supera cuando quiere retener a su hijo y le da la libertad de marcharse, se supera cuando cree que lo puede todo y pide ayuda, se supera cuando se hace cargo de su pasado y se sacrifica. Se supera cuando pasa de la oscuridad a la luz y viceversa. Se supera tanto en maldad como en bondad. Regina es eso, superación.

Evolución de Regina Mills
Long Live The Queen! – Sí, ya sé que te llené de fotos, pero creeme que dejé otras 15 afuera… y no fue fácil.

¿Qué final espero para ella? Que cumpla con lo que dijo en algún capítulo: “Mi final feliz no es un hombre”, porque esa era la premisa de nuestras protagonistas (y lo que me resultaba tan llamativo de estas princesas reversionadas) y hasta ahora parece que sólo ella va a sostenerla… como sostiene el show desde hace unos años (los ratings no me dejan mentir).

Claro, espero este final con una pretendida lógica y tratando de ser profesional en mis apreciaciones, pero mi corazón de gorda fan no se va a quedar tranquilo si no escribo esto: El final perfecto es SwanQueen, pero eso, si no lo sabés, vas a tener que googlearlo (o esperar a que dé unas puntadas sobre eso).

Comentarios