Perro en la calle
Perro en la calle

Ese perro blanco con manchas negras y de barro me acompañó desde que salí de casa rumbo al mundo exterior. No nos habíamos visto jamás pero caminamos juntos como si siempre lo hubiéramos hecho de ese modo. Saltarín, baboso y callado, así iba cada uno.

Ya a los primeros metros de ese extraño andar juntos, un vecino quiso quebrar nuestra recién nacida agrupación. Un perro gruñó con ganas y Manchitas corrió cobardemente. Al instante otro ejemplar se sumó a la ofensiva y Manchitas corrió más aún, hasta quedarse en un lugar seguro y con cámaras.

Una vez pasada la zona liberada, nos reencontramos y continuamos la expedición. No avanzamos más de dos portones cuando una nueva jauría empezó a bardear a mi compañero fiel. Comencé a replantearme entonces seriamente las ventajas de tener una compañía tan poco querida y respetada por sus pares. Mirá si alguno de esos bichos me mordía.

Más que animales sueltos

El trayecto siguió así: Manchitas corriendo y yo reflexionando. Pensé en personas que conozco. Si quizás no conociese gente por el estilo en mi vida, personas que causan más disturbios o molestias que soluciones o alegrías. Claro que Manchitas, pese a todo lo baboso, era adorable y gracioso por momentos.

Más tarde, al darme cuenta de que habíamos llegado a la parada del colectivo, lo vi al muy perro intentando robarle una sonrisa o una zapatilla a los nenes que estaban con su mamá o al par de señores que conversaba entre el humo del cigarrillo.

Luego esa criaturita inquieta se mojó las patas en el agua que iba hacia la boca de tormenta y ahí más lo repudiaron al pobre infeliz. Sí, en mi vida tengo “perros” que molestan adonde vayan y a veces yo también los rechazo; otras, en cambio, intento hacerme cercano; el resto de las veces, quizás sea yo mismo ese animal inquieto.

Finalmente vino el micro y Manchitas se alejó tras una señora rubia con un bolso y se detuvo en la otra calle, más bien en la farmacia, junto a la gente que hacía fila, para olfatear nuevos e inesperados rumbos.

Comentarios