Pablo Escobaar y Popeye
Pablo Escobaar y Popeye

La vida de Pablo Emilio Escobar Gaviria, líder del Cartel Medellín que falleció tras un enfrentamiento con la policía el 2 de diciembre de 1993, sigue vigente en la actualidad y desencadena declaraciones cruzadas entre sus más allegados.

En los últimos días, testimonios de Sebastián Marroquín, hijo del narco más famoso, fueron desmentidas por Jhon Jairo Velásquez Vásquez, alias “Popeye”, ex sicario del capo de la droga, que purgó más de 20 años de cárcel (recuperó su libertad en 2014) y que se jacta haber matado a más de 250 personas.

Ambos han escrito libros y se dedican a relatar lo vivido en aquellos años, sin embargo las visiones no son para nada parecidas: el momento de la caída del líder, el intento del secuestro de Michael Jackson y el papel de Frank Sinatra son algunas de las cuestiones que generan polémica.

“Popeye”, que se define como un “guerrero, experto en terrorismo y carro bombas”, se refiere a Sebastián Marroquín como un “cobarde” por el sólo hecho de haber cambiado su identidad. Sebastián era Juan Pablo Escobar, el primogénito de uno de los hombres más poderosos y peligrosos del mundo y que tras una una infancia de poder y dinero, debió huir de Colombia acompañado por su madre y su hermana menor. Cuando su padre fue abatido por las autoridades, Sebastián tenía 16 años. En diciembre de 1994 llegaron a Buenos Aires, donde aún permanecen.

Sebastián, ahora de 39 Pablo Emilio Escobar Gaviria y su hijoaños, acusa a su abuela paterna y a su tío —hermano de Pablo—, de haber sido los entregadores del “Patrón del mal”, declaración que fue rechazada por el confeso asesino que, además, ha dicho que el hijo del contrabandista ha presenciado torturas a integrantes del cartel de Cali. “Popeye” afirma que fue el ejército, junto a la CIA y la DEA, quienes dieron con la ubicación de Escobar luego de que hablara por teléfono durante más de 20 minutos.

Otro de los puntos de la disputa es la confesión de Sebastián de haber visto cómo su padre quemaba dos millones de dólares para mantener caliente a su hija Manuela. La anécdota también ha sido puesta en duda por “Popeye” al remarcar que jamás ha sido necesario tal acción porque allí el clima es cálido, además el humo del dinero hubiera provocado la intoxicación de la niña.

Muchos continúan discutiendo sobe la vida de Pablo Escobar y con los años también surgen otras habladurías. Nada puede quedar descartado en una organización que ha asesinado a miles y miles de personas, entre las que se encuentran candidatos a presidentes, ministros de Justicia, periodistas y magistrados.

El contrato de  Michael Jackson


Sebastián recuerda aquellos años de lujos y el pedido al “rey de la droga” para realizar un show privado con uno de sus ídolos de su infancia: el popular cantante y bailarín norteamericano Michael Jackson.

Según Marroquín, Escobar habría deslizado la posibilidad que, luego de que éste diera el concierto, fuera retenido para poder exigir una recompensa multimillonaria. La idea del secuestro fue descartada por el hombre de confianza del narcotraficante más famoso, a la que consideró un disparate. Sin embargo, sí confiesa el plan fallido del secuestro de la esposa de un importante empresario colombiano que residía en Nueva York.

Otra de las versiones impuestas por el hijo de Pablo Escobar hace referencia a la participación “en negocios” de Frank Sinatra con allegados a su padre. “Es una falsedad brutal”, sostiene “Popeye”, que acusa además a Sebastián Marroquín y a su madre de haberse quedado con obras de arte valuadas en millones de dólares y de poseer dinero de las víctimas. También desmiente la teoría que habla de una relación con parte de la CIA, a la cual se le vendía cocaína para que pudieran financiar la lucha contra el comunismo en Centroamérica.

Cada uno elige a quien creerle, si es que deciden elegir un bando. En esta historia, lamentablemente, la sangre salpica para todas partes.

Comentarios
Compartir
Artículo anteriorEL VOLUNTARIADO DOCENTE
Artículo siguienteMOONLIGHT, la sublime luz sobre el consuelo de progre
Gabriel Di Battista
Gabriel Di Battista nació en La Plata el 21 de junio de 1987. Es Licenciado en Comunicación Social por la Universidad Nacional de La Plata y estudiante de Guión de Radio y TV en el ISER.