10 razones para tomar fernet

Cuando era chica, mi abuelo se juntaba en el bar con los muchachos a tomar el aperitivo, hablar de política y ver un partido de fútbol. En esa época el fernet formaba parte de esa costumbre y se tomaba solo, con soda o con vermú.

Pero hace un poco más de veinte años, el fernet se instauró en nuestra sociedad como uno de los tragos más consumidos en fiestas, boliches y bares. Se dejó de tomar solo y pasó a formar pareja con la coca. Se dejó de tomar en vaso chico y pasó a los vasos grandes, incluso a los termos gigantes con hielo.

La autora de esta nota es una asidua bebedora de fernet, no les voy a mentir. Y creo que hay muchas buenas razones para beberlo. Acá les doy por lo menos diez.

10 Motivos para tomar Fernet 😀


  1. Es refrescante 
    Nada mejor en verano que tomarse algo bien frío. El fernet con coca y hielo es una de las bebidas más refrescantes para tomar casi a cualquier hora: puede ser al mediodía en la playa, a la tardecita antes de la cena o en una salida a la noche. Rebajado con esa gaseosa, es un trago que saca la sed y nos ayuda a sobrellevar el calor.
  2. Es una bebida sociable 
    “¿Qué quiere decir que una bebida es ‘sociable’? ¿Qué estupidez estás diciendo?”, me pueden preguntar. Todas las bebidas pueden ser tomadas en sociedad, pero el fernet invita a compartir. Cuántas veces vimos a alguien cortar una botella de plástico para armar un “vaso comunitario” que va pasando de mano en mano, cual mate etílico. También apela a la solidaridad: “Yo llevo el fernet”, “Yo llevo la coca” y algún tercero quizás se encarga del hielo.
  3. Es digestivo 
    Esto puede ser bueno o malo. En el lado positivo, tomar fernet funciona como diurético y digestivo. Así que si andás constipadx, esta puede ser una gran solución. Pero ¡ojo! porque también puede jugarte en contra si estás en una fiesta y te excedés. Quizás no te emborraches tanto, pero vas a ocupar el baño un buen rato.
  4. Es parte de la cultura.
    La costumbre de tomar fernet con coca se propagó desde Córdoba (provincia responsable del mayor consumo en el país) hacia el resto de la Argentina. Tan habitual es esta bebida que hasta en las canciones se la nombra. Por ejemplo, “La jarra loca” de Flor de Piedra o “Fernet con coca” de Vilma Palma e Vampiros.
  5. Para recordar las raíces inmigratorias 
    El fernet fue una de las tantas cosas que —para los que venimos de familia italiana—heredamos de nuestros antecesores. Los inmigrantes introdujeron varias costumbres con ellos y una de ellas fue este aperitivo.
  6. Es un buen tema de conversación para conocer extranjerxs 
    Así como muchas veces el mate suele ser incomprendido en países muy alejados (doy fe de que algunos sospechan que es droga), el fernet con coca no es muy popular tampoco. Entonces: estás en cualquier parte del país, en una fiesta y te tomás unos fernetazos y de repente te pusiste a hablar con un grupo de alemanxs, francesxs, inglesxs, holandesxs porque les querés hacer probar esa bebida negra y amarga que acá pega como piña. Charla va, charla viene y ya te hiciste un nuevo grupo de amigxs.
  7. Podés chamullarte a alguien hablando del origen del fernet 
    Si sos como yo —que no tengo la menor idea cómo chamullarme a nadie— y creés que tener temas “interesantes” podría funcionar para iniciar una buena conversación, probá con esta historia ¿Sabías que se desconoce el origen del fernet? Aparentemente surgió como un jarabe hecho a partir de distintas hierbas. Una de las historias fundacionales acerca del nacimiento del fernet, cuenta que nació en Milán hacia 1845 en manos del boticario Bernardino Branca y su ayudante Doctor Fernet. Otra versión se remonta a 1815 y el creador habría sido Ausano Ramazzotti, distribuidor de bebidas. Algunos sostienen que nació en Francia y otros en Checoslovaquia. Lo cierto es que su origen es tan oscuro como su propio color. (Bueeena, podés empezar por esa frase que seguro ganás).
  8. No te da resaca
    Pará, pará, pará. Esto no es infalible. Si no lo mezclás con otras bebidas alcohólicas y no te tomás toda la botella vos solx, es muy probable que no tengas resaca al día siguiente. Pero bueno, tiene un 40% de graduación, así que no te emociones.  
  9. Es fácil de preparar 
    No necesita mucha ciencia y cada unx puede preparárselo como le guste. Dos o tres hielos en un vaso, un fondo de fernet y el resto de coca. Lo único que hay que calibrar es el nivel de amargura que tolera cada uno.
  10. Es accesible
    Si bien la inflación también le pegó a este producto, una botella de fernet puede rendir mucho. Si lo tenés para tomar tranqui en tu casa, podés ir comprando la gaseosa en el momento que lo quieras tomar y la botella te va a durar bastante tiempo. Y entre varias personas, más se amortiza. Como dijimos antes, si uno pone el fernet, otros pondrán la gaseosa y todos colaboran para que ningún bolsillo explote.
Fuente: Qué pasa Salta

Un extra: fijate que a lo largo del artículo usé palabras como “fiesta”, “playa”, “amigos”, “chamullar”. Es decir que el fernet está asociado a los buenos momentos; momentos de distracción, de joda, de música, asado y amistad. Entonces, ¿qué otras razones necesitás para tomar esta bebida espirituosa?

Comentarios