Juicios de Salem 4

Los Juicios de Salem parecen ser conocidos en el mundo entero. Bah, en realidad conocemos de qué se trata cuando nos referimos a tal hecho, pero no lo que desembocó en los juicios, quizás, más nombrados en el mundo entero.

A raíz de la obra “Las Brujas de Salem”, escrita por Arthur Miller en el año 1952, estos juicios comenzaron a ser más conocidos. Dejaron de ser historias estadounidenses para pasar a ser historias del mundo.

Juicios de Salem: El contexto


Corría enero de 1962 en la localidad estadounidense de Salem, en el condado de Essex, Massachusets. Dos pequeñas, una de ellas hija del pastor, afirmaron ser embrujadas. Poseídas por espasmos, convulsiones, fiebre muy alta y delirios, la comunidad no dudó de ellas.

Al cabo de un tiempo, algunos otros jóvenes aseguran tener los mismos síntomas. Y estos últimos pacientes muestran signos extraños: hablan en lenguas desconocidas, deliran y denuncian picaduras y mordeduras en la piel. Para ese entonces, la ciencia no podía explicar de qué se trataba y, ante la falta de una explicación más convincente, a los ojos de la conservadora sociedad religiosa de Salem, esto era obra del diablo.

No había una mejor explicación y al ver que los jóvenes no sanaban con la ayuda de la ciencia, encontraron como lógica la idea de que “debía haber brujas entre ellos”. Y así comenzaron a acusar a todo aquel que se les cruzara de ser brujos.

El resultado de una cacería de brujas


Las primeras niñas enfermas (de 9 y 11 años) afirmaron estar embrujadas, por lo que el juez del lugar comenzó a investigar. Esto provocó una especie de histeria colectiva, que produjo más y más niñas y jóvenes embrujadas. Por cada niña nueva que resultaba embrujada, había también más acusados de brujería.

Juicios de Salem 1En principio, casi una veintena de personas fueron acusadas entre junio y septiembre de 1692. La misma cantidad, más dos perros, fueron ahorcados por ser encontrados culpables de brujería. Hubo en total más de 200 acusados que se salvaron de ser ejecutados.

De repente, toda la ciudad, acostumbrada a velar por las buenas prácticas de todos entre sí, empezó a delatar a todo aquel vecino sospechoso de brujería. La histeria colectiva creó brujas en esposas, hijas, hermanas que, sin pruebas, eran acusadas de ser servidoras del diablo.

Juicios de Salem 2
Representaciones de los ahorcamientos de Salem.

Después del terror…
la fe de erratas


Algunos años después de los Juicios, los jurados encargados de dictar la culpabilidad de todas las personas fallecidas en la horca, firmaron una especie de Fe de Erratas. En esta confesión asumirían el error de este proceso, acusando el motivo a la histeria colectiva desatada en Salem por las enfermedades de los jóvenes. Un poco tarde, ¿verdad?

Con el paso del tiempo, se intentó dilucidar el misterio en torno a las enfermedades de los jóvenes presuntamente embrujados. Según la ciencia, podría tratarse de ergortismo, enfermedad causada por un hongo en el centeno, ingrediente principal de muchas comidas de la época.

Juicios de Salem 3
En la actualidad, en Salem, “The Witch House” funciona como museo para conocer la historia de los Juicios de Salem.

Pero que las hay, las hay


¿Qué pasó para que Salem sufriera esta histeria colectiva? Muchos fanáticos de lo paranormal acusan que allí hubo brujas de verdad. Otros hablan de un fanatismo religioso propio de Salem, que se salió de los límites. Una teoría también habla de que se trataba de luchas entre familias colonizadoras e, incluso, hay una que habla de que la razón fue buscar asustar y someter a las mujeres.

¿Quién sabe la verdad? Quizás las brujas o no brujas que había en Salem. Quizás sólo aquellas personas que murieron por las ocurrencias de otros. O nadie.

Comentarios