Emerald city poster

Que la historia de la posmodernidad es la historia de recorrer fragmentos y unirlos para formar algo nuevo, de eso no quedan dudas. Hemos sido testigos de infinidad de nuevas narraciones a partir de clásicos cuentos de hadas desde que Once Upon a Time invadió las pantallas televisivas.

Los “retellings” están de moda hasta en la literatura juvenil, pero a veces solo son meros espejos de colores que usan un relato anterior para obtener su fama. “Emerald City” no es la narración libremente adaptada de ningún cuento de hadas, pero sí se abusa de la fama de una historia que se ha contado varias veces en diferentes intentos en la TV, el cine, la narrativa y hasta Broadway: hablo de las creaciones de L. Frank Baum y “El Mago de Oz” (o todas las novelas que adaptan la historia de la tierra de Oz).

Oz es la Tierra Media de la literatura juvenil norteamericana que, a diferencia de lo que muchos creen, a finales del siglo XIX y principios del XX no cuenta con mucho desarrollo en el terreno de la fantasía, por lo que Baum, con su fábula colorida que en verdad pretendía ilustrar sobre el uso del patrón oro en la moneda, se volvió un ícono.

Emerald city

Muchos años y adaptaciones después llega “Emerald City”. En este caso (una serie de 10 episodios que no se saben si serán renovados), Dorothy es una joven de unos veinte años que vino a la tierra desde Oz por su madre (Karen Chapman), quien la abandonó en una granja en Kansas, propiedad de los Gale. Adria Arjona, una muchacha con mucha ascendencia latina interpreta a Dorothy, una enfermera de buenas intenciones que le cuesta ponerse a tono con el pasado. En el momento en que va a visitar a su madre verdadera para hacer las paces, la encuentra herida y se da a lugar el famoso tornado que la transportará a ella y un perro policía a la tierra de Oz.

La serie adapta “Land of Oz” con sus brujas cardinales y está producida y dirigida por Tarsem Signh, responsable de películas visualmente llamativas como “La celda”, “Inmortales” y “Espejito Espejito”, por lo que los cuentos de hadas y narraciones fantásticas no le son ajenas. “Emerald City” es visualmente comparable a la estética de “Game of Thrones” pasada por la imaginería visual y estrafalaria del director hindú. Fue filmada en España, Hungría y Croacia.

Oz es un país salvaje dominado por un rey tirano, el Mago, interpretado brillantemente por Vincent D’Onofrio, quien lo carga de muchas aristas y matices (desde dictador hasta impostor simpático pasando por asesino despiadado). En esta reversión de la historia, por la fuerza del destino, Dorothy será convertida en una especie de guerrera en contra de las ofensas de Glinda, la bruja buena del norte, interpretada por una enigmática y blanca Joely Richardson, quien está trayendo de vuelta la magia a Oz.

Para ser un país donde la magia fue prohibida, se la halla en abundancia y en diversas formas. Los compañeros de Dorothy, los inolvidables: el hombre de hojalata, el espantapájaros y el león adquieren diversas formas humanizadas. El espantapájaros es un misterioso hombre que fue crucificado, torturado y no recuerda su pasado ¿Es un asesino despiadado o un hombre noble? Lucas será el interés romántico y compañero de viaje de Dorothy (Oliver Jackson- Cohen).

Mientras los capítulos se suceden, el personaje que más intriga y se luce es el de la Bruja Malvada del Oeste (Ana Ularu), quien es dueña de un burdel y adicta al polvo de las amapolas (opio en este nuevo relato). Su poder rivaliza con el de su hermana Glinda, pero ella lo desperdicia, excepto cuando quiere movilizar sus artimañas. Una loca adicta adorable. Es como una bruja loca y malhumorada en crack.

La llegada de una bestia mítica, “La bestia eterna” (The Forever Beast), que destruirá todo con su aparición, es el presagio que moviliza las diferentes historias. Uno puede asumir que el tornado y Dorothy son esa mítica bestia, pero eso está por verse. Muchas historias paralelas para una serie de diez capítulos y futuro dudoso.

Realmente esperamos que los arcos argumentales lleguen a cerrar bien, en el caso de que esta serie que apuesta a la fantasía y la magia, con una estética que está más cerca de “Game of Thrones” que de la colorida “El mago de Oz” (1939) y protagonizada por la inolvidable Judy Garland, no sea renovada.

Recuerden que pueden verla en Fox Plus y Fox Play, que la sube cada domingo a su web (en caso de no encontrarla por la TV). Solo restan  cuatro episodios para el gran final. Esperemos que la promesa no caiga en oídos sordos y que esta serie vaya por el camino amarillo de todas las series que logran ser renovadas.

Comentarios
Compartir
Artículo anteriorTRAS LOS PASOS DE CLARISSA MILLER — Capítulo 1
Artículo siguienteEl temible maullido del HOMBRE GATO
Jimena
Lic. en Audiovisión por la Universidad Nacional de Lanús. Cinéfila y escritora (cuando puede permitirse el tiempo). Podría hablar horas de una película, pero dos segundos sobre mí y creo que ya cubrí la cuota XD.