Arrival (2016)

Ya estamos acostumbrados a que las películas de alienígenas nos cuenten siempre la misma historia, muchas veces vendida con pequeñas modificaciones para resaltar su originalidad. Sin embargo, la mayoría siempre se basa en que cuando vengan, no lo harán de manera pacífica. Siempre estarán buscando algo que es nuestro y van a hacer lo posible por quitárnoslo, como “La guerra de los mundos” e “Invasión del mundo: Batalla en Los Ángeles”. Otra veces vienen a borrarnos de la faz de la Tierra porque ya somos un peligro serio para el planeta, como es el caso de “El día en que la Tierra se detuvo”. En otras, nuestro hogar sirve como campo de batalla para otras razas, como en “Transformers”. Y siempre, en todos los casos, el humano tiene las de perder.

Bueno, no siempre. Otras veces llegan acá por equivocación o por accidente y sólo quieren volver a su hogar. “Arrival” entra en esta categoría.

La película cuenta la historia de cómo la lingüista Louise Banks (Amy Adams) es contratada, junto con Ian Donnelly (Jeremy Renner), físico teórico, por el Coronel Weber (Forest Whitaker) para lograr descifrar la lengua de los extraterrestres y poder así descubrir por qué están en la Tierra.

Basada en la novela corta “The story of your life” del escritor Ted Chiang, la película logra darle un nuevo enfoque a los personajes, a la temática y a la idea de por qué están aquí. Donde nuestro paradigma del tiempo deja de ser válido y nuestras decisiones son tan importantes que pueden cambiar el rumbo de nuestro futuro y el de toda la humanidad, donde nada está escrito en piedra y donde el pasado, presente y futuro están entrelazados de tal manera que podrían ser confundidos por un único tiempo.

Son muchas las razones para ver esta película, pero voy a intentar nombrar las que más se destacan.

Actuaciones en Arrival

Amy Adams en la película Arrival (2016)

Como pudieron ver más arriba, los actores que llevan adelante esta historia son reconocidos mundialmente y participan en grandes franquicias.

Jeremy Renner forma parte de “The Avengers”, mientras que Forest Whitaker apareció hace poco en el primer spin-off de Star Wars, “Rogue One: A Star Wars story”. Sin embargo, es Amy Adams la que esta vez se lleva todo el crédito. Desde la primera hasta la última escena, es capaz de transmitir claramente todo lo que siente Louise durante sus encuentros con la raza alienígena. Donde su visión de la vida, como la del hombre en general, comienza a cambiar, a adaptarse al nuevo orden que se le presenta. Logra —al menos en mi caso— crear una conexión con el espectador y hacerle sentir parte de todos estos cambios.

Fotografía de Arrival

Arrival (2016)

Dramática, original y hermosa. Las imágenes que nos presenta el director Denis Villeneuve —la mayoría de las veces junto con la banda sonora— logran crear y transmitir el drama humano que llega hasta el corazón.

Amy Adams en la película Arrival (2016)

Con una paleta de colores fríos y apagados, genera una atmósfera repleta de incertidumbre y misterio que contrarresta con la relación cálida, casi de amistad, que Louise e Ian tendrán con los alienígenas.

Banda Sonora


Increíble. Creo que esa es la palabra. Muchos no creen que la música en una película sea tan importante, pero deberían saber que comprende el 50% de la misma. Una buena historia, con buena fotografía, no es nada sin una buena banda sonora. Y el compositor Jóhann Jóhannsson logra formar un complemento perfecto y elevar el arte de esta película en varios niveles, creando a través de mezcla y experimentación una música que te deja el culo en el borde del asiento.

El mejor ejemplo es la canción “On the Nature of Daylight” que, si bien es del compositor Max Richter, encapsula todo el drama de la historia:

Si con estas razones, todavía no creés que vale la pena verla, entonces ya no sé qué más decir. Si estás buscando explosiones, destrucción o un argumento pochoclero, ya te voy avisando que estás en el lugar equivocado, porque te vas a llevar una decepción.

Muchos de los que la vieron —y otros que la verán— pueden llegar a pensar que exageré un poco con lo que les conté, que no es TAN buena como todo el mundo dice que es y puede que tengan razón, que no lo sea. Pero yo creo que si una historia, al terminar, tiene el poder de dejarte en el asiento pensando, entonces ya cataloga como algo digno de ver.

Comentarios