La tortuga roja

Es raro encontrar en la cartelera actual algo que sea tan sencillo y tan simple, pero al mismo tiempo extremadamente cargado de una complejidad artística como esta película de animación.

“La tortuga Roja” o “La Tortue Rogue” es el último film del que quizás sea el estudio más importante y relevante en el mundo de la animación. Sí, amigos, incluso más importante que la factoría Disney. Estoy hablando del “Studio Ghibli”, que en esta oportunidad decidió hacer algo que hasta ahora no había hecho nunca: decirle a un extranjero que haga una película con ellos y no a cualquier extranjero, sino que al talentoso Michaël Dudok de Wit, a quien lo reconocerán por hacer el también hermosísimo Father and Daughter, cortometraje que le valió una merecida seguidilla de victorias a lo largo del mundo que terminó cuando se llevó el Oscar a “Mejor Cortometraje animado” y  que en esta oportunidad brilla bajo la dirección total de “La Tortuga Roja”.

Realmente no quiero entrar en detalles de la trama porque creo que la deben experimentar por ustedes mismos, pero sí les puedo decir que es más que una simple película de un náufrago, es una poema de cuatro partes, es un viaje en óleo, es una experiencia cinematográfica como ninguna.

La película se la puede dividir en:

Desesperanza

Amor

Sueños

Paciencia

Sin decir una palabra, sin hacer referencia a ningún tiempo, a la idea de ser rescatado, incluso al más allá, la tortuga roja logra en tan sólo 80 minutos decir más sobre la propia existencia humana, la belleza que hay detrás del cine mismo y sobre sobre la capacidad del cine de animación como ninguna otra producción que veas en los próximos años.

Es así cómo, queridos lectores, deben sumergirse en esta hermosa historia y verán cómo pronto empezarán a volar estando despiertos.

Comentarios
Compartir
Artículo anteriorEL FOGÓN DE TWITTER: “Siempre puede ser más creepy”
Artículo siguienteSKRIK, una criatura que asusta
Nacho Ramirez
Nací con el control de la tele en la mano. Veo películas y series tan seguido que hasta me olvido de que tengo una vida. Soy un eterno enamorado de las historietas y las novelas. Prometí leer la saga de "Canción de Hielo y Fuego" en menos de 5 meses. Hoy puedo decir "Mission Accomplished".