Teoría King Kong - Virginie Despentes

Teoría King Kong, de Virginie Despentes, es un libro rutilante que a nadie deja indiferente. Sin sutilezas ni términos medios, aborda temas de los llamados “delicados”, como la prostitución y el porno, con una perspectiva novedosa, despertando muchos interrogantes que obligan a repensar la forma en que vemos el mundo.

Entretenido, rápido de leer y pero no por eso menos profundo en sus contenidos, una lectura ideal para el verano.

No me disculpo, ni vengo a quejarme


Des-dramatización de la violación, des-estigmatización de la prostitución, democratización del porno y teoría King Kong o del estado previo a la división de géneros, son los grandes temas que con audacia desarrolla la autora entrelazando una teoría feminista propia con su experiencia de vida personal.

En un libro compuesto por siete capítulos, trata temas de los llamados “delicados”, desde una perspectiva original e intencionalmente provocadora. Nadie permanece inmutable luego de su lectura, coincida o no con los postulados de la autora.

Habiendo sido violada, habiendo sido prostituta, pero sobre todo siendo mujer, toma su propia vida como punto de partida para abordar estos temas sin justificarse ni compadecerse de sí misma y con una perspectiva original que nos obliga a subrayar, releer, leerle a otro y repensar nuestras ideas sobre varios tópicos.

Virginie advierte su tono y su objetivo con total claridad en la primera página:

“Escribo desde la fealdad, y para las feas, las Fóllameviejas, las camioneras, las frígidas, las malcogidas, las incogibles, las histéricas, las taradas, todas las excluidas del gran mercado de la buena chica. Y empiezo por acá para que las cosas queden claras: no me disculpo de nada, ni vengo a quejarme. No cambiaría mi lugar por ningún otro, porque ser Virginie Despentes me parece un asunto más interesante que ningún otro”.

La más punk de las feministas

Virginie es una feminista francesa muy controversial, que trabajó como vendedora de discos y como prostituta. Escribió Fóllame, una película de 1998, que fue censurada, y novelas con protagonistas mujeres que ocupan roles tradicionalmente masculinos. Una autora joven, de actitud contestataria que ha vendido numerosos ejemplares, principalmente del que acá tratamos, Teoría King Kong.

El temor del macho a la emancipación de la mujer


A grandes rasgos, lo que hace la autora es destrozar varios de los grandes postulados en relación a la sexualidad, la prostitución, la violación y el rol de la mujer, aportando y enriqueciendo las reflexiones a partir de sus propias experiencias personales como mujer que, además, fue violada y que, además, ejerció la prostitución.

Virginie sobre la hipocresía de la condena moral de la prostitución:

“Aún no veo bien la diferencia entre la prostitución y el trabajo asalariado legal, entre la prostitución y la seducción femenina, entre el sexo pagado y el sexo interesado (…) Lo que las mujeres hacen con su cuerpo, desde el momento en que hay hombres que tienen pasta y poder alrededor, me parece todo bastante parecido al final”.

“El dinero es la independencia. Lo que ataca la moral en la práctica del sexo pagado no es el hecho de que la mujer no encuentre placer, sino que se aleje del hogar y que gane su propia independencia”.

Imposible perdérselo


Con la impecable traducción de Paul B. Preciado, es un libro es de lectura rápida, con modos coloquiales propios de la literatura trash y citas a varias referentes feministas que permiten penetrar directa y profundamente en cada uno de los temas.

Teoría King KongPuede ser que acordemos o no con todo lo que escribe Virgine, pero lo que es seguro es que cada capítulo abre la puerta a la discusión, invita al pensamiento, a desestructurar y preguntarnos sobre nuestras supuestas verdades más arraigadas. Y seguramente, en algún punto, nos sentiremos todxs identificadxs, porque en algo podemos estar todxs de acuerdo:

“…el ideal de mujer blanca, atractiva pero no puta, bien casada pero no relegada, que trabaja pero que no es tan exitosa como para humillar a un hombre, flaca pero no neurótica por la comida, que sigue indefinidamente joven sin que le desfiguren los cirujanos, que se siente plena de ser mamá pero no es acaparada por los pañales ni los deberes de la escuela, buena ama de casa pero no sirvienta. Esta mujer blanca, feliz, que nos ponen siempre frente a los ojos, que deberíamos esmerarnos en imitar, más allá de que parece aburrirse mucho, de todas formas nunca me la crucé. Creo que no existe”.

_Teoría King Kong, Virginie Despentes. 2006

Comentarios