Las Puertas

Guido Kaczka y la creatividad su producción hacen que nos deleitemos de risa y asombro todas las tardes ¿Y es que quién imaginaba que alguien se animaría a ir a buscar pareja a la tele? Eso pasaba hace tan solo unas semanas, donde por la pantalla de El Trece en “La Mejor Elección” una chica y un chico jugaban durante una hora a juegos variados y al final se decidían por si se besaban o no.

Ahora Guido renovó el formato y redobló la apuesta. El lunes 16 comenzó, en el mismo horario, “Las Puertas”, un programa que se caracteriza, principalmente, porque quienes participan pueden ir a buscar y conseguir un trabajo.

El modo de elegir quién es el afortunado que consigue el empleo es sencillo. Se postulan cuatro candidatos que previamente se anotan en la página de eltrecetv.com.ar y en vivo, quien sea el empleador, les hará, junto a Guido, una serie de preguntas a modo de entrevista, como lo hizo Fernando Burlando, quien fue el primero en ir a buscar un abogado para su estudio jurídico o bien, según corresponda, les hará mostrar sus habilidades, como lo hizo Fabio Cuggini, quien fue en busca de un estilista. Luego de un rato, se elige a quien será el contratado. Esta sección no solo es muy original, sino que realmente es una muy buena oportunidad para aquellos que están desempleados (y se animan a hacer la prueba), además de que es un excelente ejemplo para que otros programas copien la idea y de esta manera haya más posibilidades para todos los que necesitan trabajar.

¡Ojo! No todo el Guido risaprograma se trata de entrevistas para buscar empleo, sino que en las otras Puertas hay concursos de lo mas cómicos, como el de quién tiene los mejores abdominales, el de quién hace la mejor improvisación rapeando o el de quién tiene la nariz más grande. Y sí, hay gente que pierde la vergüenza y se anima a que le midan la nariz delante de los miles de espectadores que vemos el programa. Este momento en particular le ha robado varios “¡Nooo, este gano por afano! Mirá esa manija” a mi papá.

Otro que se agregó recientemente fue el de “el más peludo”, que es, a mi parecer, el que más valentía requiere. Algunos de los hombres que van a postularse tienen, literalmente, una alfombra de lana negra en el pecho y la espalda. Lo podés ver y considerarlo gracioso o bizarro. Debo confesar que a mí me ha arrancado varias carcajadas.

La puerta más desafiante y complicada es, sin dudas, la del vértigo, donde los participantes tienen que saltar cuatro torres que están a una distancia importante para ganar $10,000. En esos minutos vemos las más raras caídas de los que se atreven al reto y los intentos que son en vano de quienes saltan y quedan colgados hasta, finalmente, caer.

Este nuevo programa te entretiene durante las tardes y es una excelente opción para ver en familia, no solo por los divertidos y extraños retos, sino también por la simpatía que caracteriza a su conductor, Guido, y por supuesto por su frase célebre “A ver, ¡pasame la repe!”.

Comentarios