Ellas de viaje
Foto obtenida de @ellasdeviaje y tomada por @soylawendo (Instagram).

Las mujeres que deciden aventurarse y comenzar a viajar por distintas partes del mundo suelen ser el blanco de críticas, prejuicios o comentarios que, aunque muchas veces no están cargados de malicia, sí lo están de un discurso implícito que surge de la creencia en un sexo débil y otro más fuerte.

Ellas de viaje es una iniciativa que me topé en la red social Instagram hace algunos meses y me pareció sumamente interesante el concepto que manejan al respecto. De hecho, no fui consciente de esta situación hasta que comencé a ver las fotos y a leer las historias que subían en la cuenta.

A raíz de esto intercambié algunos mensajes con Anne, una joven nacida en Alemania que lleva adelante este proyecto para crear conciencia y, sobre todo, para romper con los estereotipos.

Entrevista a Ellas de Viaje


“Ellas de viaje” es un proyecto que nace, principalmente, para Instagram ¿Cómo surgió la idea y en dónde? Ya que es un proyecto de carácter internacional por lo que observo en las fotos y en la descripción de la cuenta.

La idea surgió, por un lado, después de pasar mucho tiempo trabajando con el tema de la mujer viajando y, por otro lado, por mi propia experiencia viajando. Durante los últimos 10 años me moví mucho y en mis viajes siempre sentí que mi experiencia como mujer fue muy distinta a la experiencia de otros compañeros viajeros. Al margen de si estaba en una terminal de buses, un cruce fronterizo o simplemente interactuando con la gente que conocí, sentí que esta diferencia tenia que ver con ser mujer. Andar por diferentes lugares del mundo dentro de un cuerpo de mujer, me hizo ver que dependiendo del lugar geográfico en el que me encuentre, mis posibilidades y limitaciones son diferentes. Como mujer sentí que no debía circular libremente en algunos espacios públicos que son dominados por hombres. Creo que este sentimiento de limitación se materializa en muchas formas y que es algo que muchas mujeres conocen. Así empecé a interesarme por el tema.

En 2016 terminé el documental “Wanderlust que realicé con Maria Perez Escala. Muestra nuestra experiencia viajando juntas desde Egipto a Alemania por tierra y mar. La película forma parte de mi doctorado e intenta ofrecer una visión diferente sobre la percepción corporal y la experiencia de los que dominan los relatos de viaje, que suelen ser de sexo masculino. Este año la van a poder ver en festivales en Europa y en Latinoamérica. En este sentido, la iniciativa de Instagram forma parte de mi trabajo/activismo de desafiar estereotipos de mujeres, sobre todo en viaje. Más allá de la película y mi trabajo académico, quería hacer algo que apoye la causa por otros medios y también quería crear una comunidad que apoya a las mujeres que quieren viajar, solas o en compañía.

Tengo entendido que sos alemana, ¿por qué el proyecto se dirige a un público de habla hispana?

Buena pregunta. Español es mi tercer idioma y en realidad me saldría un poco más fácil hacerlo en alemán o en inglés. La razón por cual el proyecto se dirige a un público que habla español tiene que ver con el hecho de la película que empezó todo, la estoy haciendo con una amiga de Argentina y para terminarla viví ocho meses en dicho país, viajé a Brasil, Chile, Colombia, etc.

Ellas de viaje 2
Una de las tantas fotos publicadas en Ellas de Viaje.

Mientras tuve mi estancia en Argentina, me enteré de la muerte de las dos viajeras, Marina Menegazzo y María José Coni, asesinadas en Ecuador. La manera con la que los medios masivos hablaban de ellas, la famosa frase “viajaban solas” cuando, en realidad, viajaban juntas, me mostró la necesidad de desafiar estereotipos que presentan a la mujer que viaja como algo exótico, imprudente o víctima. Me enfoco en correlatos (counternarratives) que muestran otras verdades diferentes a las que nos enseñan los medios masivos. Quiero mostrar la diversidad sin ocultar el hecho que la mujer, por lo general, es más vulnerable que el hombre a la violencia (sexual). Quiero mostrar mujeres fuertes, libres y sin miedo a explorar el mundo.

No quiero decir con eso que no hace falta que nos dediquemos a este problema en Alemania o el mundo de gente que habla alemán, pero el público hispanohablante es más grande y muy diverso. Además, me encanta el idioma, me permite desafiar mi percepciones como viajera europea y tengo muy buenos amigos, mi novio y proyectos en América Latina y por eso también decidí desarrollar este proyecto en español.

¿Podrías contarle un poco a quienes todavía no saben bien de qué se trata este proyecto y cuántas personas están trabajando en él? ¿Responde a una corriente feminista?

La idea del proyecto es difundir otras imágenes de la mujer viajera. @ellasdeviaje tiene como objetivo mostrar las diferentes facetas de la mujer en viaje y generar conciencia sobre la condición de la mujer en viaje.

Yo pido a mujeres viajeras que me manden su foto con historias, consejos, ideas, etc. La selección (“curation”) la estoy haciendo yo. Con respeto a la pregunta a una corriente feminista, sí. Lamentablemente hay personas que malinterpretan feminismo como algo que es “contra el hombre/anti-hombre”, pero para mí es lo contrario. Para mí el feminismo permite al hombre y a las mujeres ser más libres y vivir una vida más abundante en todos los sentidos. Eso no quiere decir que no haya problemas con el feminismo que toma a la mujer blanca de la clase media como por defecto, algo que el feminismo interseccional ha reclamado ya hace mucho tiempo.

En el caso de @ellasdeviaje me gustaría que sirva como una iniciativa para que la mujer tenga los mismos derechos que el hombre en el sentido de poder pasar por el mundo, de ocupar espacio público, de moverse sin tener miedo a la violencia y de tener las mismas opciones narrativas e imaginadas. Obviamente, la seguridad es importante, pero también pienso que es importante llamar la atención a una imaginación cultural limitada que tiene que ver con la forma en que yo, como mujer, soy percibida por otros.

En las interacciones que he tenido antes, durante y después de mis viajes, por ejemplo, casi siempre mis interlocutores me piden que me cuide, muchas veces me caracterizan como descuidada y, en muchos casos, mi decisión de viajar sola es francamente cuestionada: ¿Qué me impulsa a viajar? ¿No puedo ir a casa? ¿De qué estoy corriendo? Puede ser que me hagan estas preguntas sin malas intenciones, pero implícitamente indican que las narrativas que expresan curiosidad y aventura casi nunca están asociadas con mujeres. Esta reacción no es sorprendente si nos fijamos un segundo en la ausencia de historias sobre la mujer que viaja (en comparación, existe una variedad de historias sobre el hombre que viaja, empezando por ejemplo, con La Odisea hasta Diarios de Motocicleta). Espero que @ellasdeviaje pueda contribuir en este sentido a expandir la imaginación cultural que dicta nuestra percepción de la mujer en viaje.

¿Seleccionan las fotos que les envían o publican todo lo que reciben? Quiero decir, ¿hay alguna especie de criterio o hilo conductor para que las fotos lleguen a publicarse?

Es una muy buena pregunta y una pregunta difícil. Por ahora publico casi todo. Pero ya me están llegando tantas fotos que tengo que empezar seleccionar. Algunas veces me encontré en el dilema de que me gustaría seleccionar más según lo que pienso que deberíamos mostrar para desafiar estereotipos. Por ejemplo, si me llega una foto de una chica hermosa en la playa con bikini, pienso automáticamente que esa foto puede ser interpretada como imagen sexualizada o que empuja la sexualización de mujeres. Por otro lado, no tiene que ser esa la interpretación obligatoria. Me cuesta juzgarlo. Pero, bueno, siempre depende un poco del texto que acompaña, del contexto que yo estoy creando alrededor de la foto y de la persona que la manda.

Otro tema es la calidad de fotos. Instagram es conocido por funcionar mejor con fotos de mayor calidad y a mí me encanta tener imágenes lindas, interesantes, pero también creo que tiene su valor mostrar una realidad más normal, no tan glamour, más cerca a lo que se ven nuestras experiencias y las fotos de millones de mujeres que se van de viaje sin el equipo y el conocimiento para crear las mejores imágenes. Eso también tiene su valor y me gusta esta parte democrática… digamos que es un acto de balance.

¿Cómo pueden mandarte las fotos las mujeres que quieren participar?

La mejor forma es contactarme directamente por e-mail con la foto o varias. Siempre está bueno incluir el lugar, dónde sacaron la foto y si hay una historia/anécdota o consejos, pensamientos que quieren compartir con la comunidad. Los más importante es que incluyan su nombre de Instagram para dar crédito al fotógrafo/la fotógrafa.

Comentarios
Compartir
Artículo anteriorAl Capone, el rey de Chicago
Artículo siguienteTHE FALL: La importancia de ser (como) Stella Gibson
Menna Grimal
Guionista en proceso, ceremonialista en retroceso y otros delirios mesiánicos. Ultra leonina y pagana. Me casé con Guión, pero de vez en cuando tengo fantasías con el Teatro. Hija no reconocida de la televisión.