Ricardo Darín es un icono del cine, un actor que supo consagrarse, gracias a su inmenso talento, como nuestro “orgullo nacional”. Y sí, porque a todos los argentinos que lo admiramos se nos llenó el pecho de alegría y emoción en las tres oportunidades en las que fue nominado a los Premios Oscar por su papel protagónico en cada una de ellas. Además de sentir satisfacción cada vez que vemos cómo distintos medios o academias de todo el mundo reconocen sus aptitudes artísticas.

Podemos hablar de un montón de personajes magistrales que Darín viene interpretando a lo largo de su carrera, pero hoy en Puntadas nos vamos a centrar en su papel protagónico en Truman, donde encarnó a Julián y gracias al que ganó la Concha de Plata a mejor actor y un Premio Goya al mejor actor protagonista.

Darin premios Goya
Darín con su Premio Goya

Truman nos cuenta la historia de los momentos inolvidables que comparten dos amigos de la infancia cuando uno de estos, Tomás (Javier Cámara), visita sorpresivamente al otro, Julián (Ricardo Darín), quien está atravesando momentos muy difíciles. Ambos, junto a Truman, su enternecedor perro, vivirán días inolvidables recordando los viejos tiempos.

Lo que la sinopsis no nos cuenta es que Truman es una película particular, no sólo por las excelentes actuaciones que hay en ella, sino también por la forma en que la cuenta Cesc Gay, su director y coescritor, quien logra una impecable mezcla entre el drama y la comedia sin resultar chocante ni desubicado.

Truman amistad
Una amistad inquebrantable

Si prestamos atención, cada personaje en la película simboliza algo importante en la cotidianidad de nuestras vidas. Julián decide sobre su enfermedad, elige qué camino quiere andar, es duro, pero lo vemos sufrir en todo lo que involucra a su fiel compañero, el más preciado, su perro Truman. Por otro lado, su prima Paula (Dolores Fonzi) es quien incansablemente siempre le está atrás, se muestra dispuesta y a su servicio.

“¿SABéS QUé ME ESTUVISTE ENSEÑANDO DURANTE TODO ESTE TIEMPO? QUE NUNCA PEDÍS NADA A CAMBIO” JULIÁN A TOMÁS EN TRUMAN.

La relación entre Tomás y Julián nos resalta la importancia de tener una amistad sincera, generosa, esa amistad sin condiciones ni juzgamientos. El saber que tenemos a alguien que, pase lo que pase, nos va a apoyar, nos va a escuchar y nos va a tratar de entender, aunque no sea algo que ese amigo considere lo mejor.

Truman paseo
Julián y Tomás paseando a Truman

Como espectadores, estamos acostumbrados, quizás, a que las películas que tratan sobre la muerte, sean depresivas y te hagan llorar de principio a fin. Gay no recurre a esos gastados clichés fáciles y elige darle un enfoque honesto y sentido a la historia. La ironía y la terneza de Julián, junto al apoyo incondicional y la sencillez de Tomás, hacen que en un momento estemos profundamente emocionados a descomprimirlo todo con una carcajada.

En Truman recorremos con simpleza el avance de una enfermedad terminal y los preparativos ante una posible ausencia, dejando de lado todo el tabú de reír ante la muerte. Al final de la historia nos damos cuenta de cómo en cada segundo la película nos deja enseñanzas, nos hace debatir sobre cómo enfrentamos y transitamos la vida.

La película no solo fue premiada varias veces, sino que también fue ovacionada por la crítica. Además de ser alabada por las interpretaciones de los protagonistas, elogiaron la manera sutil y precisa en que está narrada.

“Truman parecía tener abierta la puertas al drama lacrimógeno, pero sus inteligentes toques de comedia convierten la risa en un detonante de sentimientos ocultos” Lluís bonet, de la vanguardia.

Truman elenco y Cesc
El elenco de Truman junto a su director Cesc Gay

  Truman es una celebración de la libertad, a esa libertad que te permite decidir con coraje sobre el futuro de tu vida, de tu alegría, de tus amistades, de tu perro, de tu dolor y de tu muerte. Esa hermosa libertad de elegir el cómo y el cuándo.

Comentarios