Ignacio Ramírez

Ignacio Ramírez o Nacho, como lo conocemos en Puntadas, es uno de los costureros más jóvenes que tiene esta revista digital. Recientemente estrenó su primera pieza audiovisual y, aprovechando esto y que fue elegido como el autor del mes de diciembre, lo entrevisté para que lo conozcamos un poco más.

Sé que ya te lo preguntaron muchas veces, pero el público se renueva, diría la Chiqui, así que ¿Por qué estudiás Guion y no una carrera tradicional? ¿Te costó mucho decidirte? ¿Cómo lo tomó tu familia?

Responder al por qué se me hace difícil con cada año que pasa. Siempre fui de imaginar cosas, escribir, crear y apoderarme de la tele para ver películas o series, desde chiquito. Pero cuando empecé a llegar a la edad donde todos te dicen que sigas tus sueños, pero que esos sueños te lleven hacia un doctorado, porque si no, estás perdido en la vida, fue ahí  cuando me di cuenta de que quizás la arqueología no era mi camino. Además, ya había participado en el taller “Matanza Vamos a Filmar” que se da acá, en Gregorio de Laferrere, donde fui introducido al mundo de la realización audiovisual y quedé enganchado desde entonces, así que también se puede decir que fue gracias a ellos que terminé estudiando guion. También porque quiero demostrarles a todos que no estoy loco, sólo tengo mucho que decir.

Soy más del tipo impulsivo. Siempre que veo algo que me gustaría hacer, me anoto. Eso pasó, por ejemplo, cuando vi la inscripción del ISER y me mandé de una. Estoy en tercero, el último año… Ahora que lo digo, suena re loco, más cuando tenés 20 años y esto es lo único que querés hacer con tu vida.

Mi familia… bueno… eso es algo más complicado, digamos que no entiende cómo se puede vivir de escribir y no los culpo. Donde vivo, soñar está prohibido, porque nada se logra soñando, al menos es lo que muchos piensan. La vida de mi familia está rodeada por cosas propias de los años que les tocó vivir. A veces duele no ser comprendido, que piensen que tuviste todas para estudiar algo importante, porque como dicen “Te da el bocho”, pero terminaste estudiando algo como guion. Duele… Aunque no me puedo quejar. Ellos siempre están ahí. Siempre. Con o sin interés, pero lo están.

¿Cuáles son tus temas favoritos a la hora de escribir un guión? ¿Tenés un ídolo o referente a quien desees seguirle los pasos?

Me gusta escribir cosas con la que se puedan identificar todos, historias de vida, historias de amor, pero eso no quita que no me gusta escribir o pensar historias de ciencia ficción.

Yo creo que todos tienen un estilo a la hora de escribir, yo opto por mostrar las cosas lo más reales posibles, creo que todo en la vida está destinado a fallar, así que intento abordar todo desde un tono un poco más oscuro. Se lo atribuyo que donde vivo las cosas siempre fueron así, una novela dramática con tonos oscuros y comedia ácida. Sin contar que como guionista abordo todo desde un sillón de director, me gusta jugar con la posibilidad de crear imágenes, sin superar mi lugar como guionista. No tengo un ídolo o un referente, porque soy malo con los nombres. Esa te la debo.

Tiene que ver un poco con la pregunta anterior, ¿cuál es tu máxima expectativa o sueño? Ese guión que vos creés que nunca vas a poder realizar, pero que vas a escribir de todos modos. Por ejemplo, algo con robots, no sé.

Este verano me propuse terminar dos cosas: Una es una idea de una serie que tuve hace una semanas acerca de una mujer en sus 50 que redescubre la felicidad y la otra es una historia un poco más ambiciosa acerca de la Primera Guerra Mundial que involucra dioses, robots y grandes explosiones. De esa llevo tres episodios escritos, pero quiero apegarme a lo que de verdad pasó, con datos reales, pero incorporando esas ideas. Voy a ver a dónde me lleva.

Recientemente se dio a conocer tu primer corto ¿Cómo se llama y de qué se trata? ¿Qué sentiste cuando lo viste, finalmente, en una pantalla? Contanos un poco cómo surgió el proyecto…

“Eso que nos negamos a creer” surgió por parte del taller “Matanza Filma”, hecho para los egresados de “Matanza vamos a Fillmar”, el cual está dirigido por los organizadores y creadores del TAFIC (Festival Internacional de Cortos de Tapiales), que nos brinda la oportunidad de estrenar en sus pantallas frente a un gran público.

“Eso que…” surgió de ahí en principio, pero no como un comedia romántica, sino como un documental falso sobre un asesinato y uno de los personajes que creé para la historia se apoderó de mi cabeza y cuando me pregunté cómo era, terminé escribiendo un corto para ella sola. Mucho de “Eso que…” también vino de mi experiencia en relaciones, por eso creo que hay mucho de mí en “Fabiana”. Digo “mucho” para no decir todo.

Cuando lo vi completo fue una sensación rara, yo soy muy perfeccionista y ahora que no sólo era guionista, sino también director, fue más complicado no pensar en las cosas que podía cambiar. Pero también pensaba en lo hermoso de todo, que la gente vea cómo vos mirás el mundo, lo que pensás, lo que decís, a pesar del producto final, porque cuántos tienen la posibilidad de estrenar su ópera prima en un festival reconocido internacionalmente. Por cosas como esas sé que estoy en el lugar correcto, haciendo lo correcto.

Nacho también es un lector empedernido ¿Cuál es tu top 5 de libros? ¿Y de películas, adaptadas o no a la pantalla grande?

Este año no leí muchos libros, porque me dediqué a completar un reto autoimpuesto que era terminar la saga de “Canción de Hielo y Fuego” antes de que salga el sexto libro, lo cual cumplí, pero sí tendría que hacer un listado sería…

  1. War of the Worlds” de H.G Wells
  2. Sons” de Evan Hunter
  3. “Canción de Hielo y Fuego: Festín de Cuervos” de George R. R. Martin
  4. Robinson Crusoe” de Daniel Defoe
  5. World of War Z” de Max Brooks

A la hora de películas adaptadas podría decir… 

  1. Forrest Gump” de Robert Zemeckis
  2. 2001: A Space Odyssey” de Stanley Kubrick
  3. The Big Short” de Adam Mckay
  4. The Shawshank Redemption” de Frank Darabont
  5. The Shining” de Stanley Kubrick
Comentarios
Compartir
Artículo anteriorSólo otra historia de navidad más
Artículo siguienteMANUEL PUIG: El divino cineasta literario
Menna Grimal
Guionista en proceso, ceremonialista en retroceso y otros delirios mesiánicos. Ultra leonina y pagana. Me casé con Guión, pero de vez en cuando tengo fantasías con el Teatro. Hija no reconocida de la televisión.