Oscuro

2012-2015

Bien, he llegado a la parte final de mi historia. Sé que estuviste impacientándote mucho, pero insisto en que en mis historias nunca cuento cosas sin importancia.

Para el año 2012 podría decirse que tenía mi vida ideal. Después de meses de ser los mejores amigos, Mili y yo éramos oficialmente una pareja. La verdad es que me sentía muy cómodo a su lado. Ella me hacía sentir querido y además me infundía seguridad. Estuvimos juntos un buen tiempo, sin duda alguna el mejor periodo de mi vida. Pero entonces todo tuvo que cambiar.

Comenzó con una cita en una cafetería. Me dijo que una vez terminara la escuela secundaria, sería muy complicado seguir saliendo juntos, que en la universidad apenas podríamos encontrar tiempo para vernos. Sólo escuchaba palabras huecas, que iban perdiendo significado. Cuando me di cuenta, Mili había cortado conmigo y yo estaba encerrado en mi cuarto, llorando. Ahí fue cuando comprendí que Oscuro en realidad nunca había desaparecido. Debido a mis pensamientos felices, lo había estado ignorando. Sin saberlo, había estado ignorando aquella presencia durante años. Pero aquella noche volvió.

Y desde entonces, todo ha ido de mal en peor. Mi mente se nubla, trato de recordar todo con nitidez, pero me resulta imposible.

Lo que mejor recuerdo de los últimos tiempos fue hace unas semanas, cuando Tomás vino a mi casa completamente fuera de sí. Lo rodeaba una energía oscura. Incluso su voz era macabra cuando dijo: “Cómo pudiste matarla…”. Sí, estás en lo correcto. Se refería a Mili. Estaba poseído por Oscuro, no tengo la menor duda. Cuando empecé a juntarme con varios amigos, debió haberse metido en la casa de Tomás y le confesó la verdad. O una parte, ya que la verdad es que fue Oscuro quien la mató.

Verás, un año atrás, cuando ocurrió la trágica muerte de Mili, había ido a visitarla para que lo charlásemos. Pero Oscuro se había adueñado de mí. Traté de resistirme y entonces aquella cosa salió de mi cuerpo y se metió en el suyo. Empezó a hacer cosas raras, a cortarse y a maldecir. Nunca, jamás voy a olvidar aquel momento en el que la vi mover los labios diciendo “Ayúdame… Por favor… Mátame”. Estaba sufriendo, lo sé. Y fue una decisión muy dolorosa, demasiado. Pero tuve que hacerlo. Tuve que estrangularla con mis propias manos, para destruir así a aquella cosa. Sin embargo, Oscuro se metió en mis manos y volvió a formar parte de mí. Y a mi lado yacía inerte el cuerpo de mi amada.

Así que cuando me encontré cara a cara con Tomás, supe que Oscuro se había adueñado de él también. Y tuve que hacerlo. Era él o yo. Y su expresión de sufrimiento me decía lo mismo que un año atrás la de Mili: “Mátame, por favor…”. Así que lo hice. Me defendí con lo primero que encontré al alcance, un cuchillo de carnicero. Y lo degollé lentamente, para que Él, Oscuro, sufriera. Sabía que Tomás ya no era dueño de ese cuerpo, sino que Oscuro era quien lo estaba controlando, y sería él quien sufriría.

Pude escaparme de todo eso, pero sé que Oscuro sigue allí, dormitando dentro de mi armario.

 

Y aquí concluye mi historia.

¿Sabes? Nunca he tenido antes un público ni nadie a quien pudiera contarle mis historias, menos aún tan largas como esta. Tú eres la primera persona que escuchó mi historia favorita, pues me pertenece sólo a mí ¿Qué te pareció? ¿Fallé un poco en alguna parte? ¿Tuvo un mal desarrollo, repetición de vocabularios? ¿Incoherencias?

Por supuesto, tenía que haber alguna. Ahora que lo mencionas, las fechas no coinciden con exactitud. Si Oscuro hubiese estado con Tomás desde que lo conocí, entonces no habría estado conmigo en el momento en el que asesiné a Mili ¿Eso significa que todo este tiempo te estuve mintiendo? Dejaré que lo juzgues tú mismo. Después de todo, dicen que eres bueno en eso o, por lo menos yo, siempre lo he creído. Siempre admiré tu trabajo. No cualquiera tiene lo que se necesita para lidiar con criminales violentos, juzgar su locura y todo esas idioteces.

Oh, no, no pongas esa cara. Me pones mal a mí también. No te sientas embaucado, no te lo tomes personal. Mira, como me caíste bien, te contaré un poco por qué lado va el asunto.

Cuando Oscuro volvió a aparecer en mi vida después de tanto tiempo, aprendí muchas cosas de él. Entre ellas, que él nació como una energía maligna y que se alimentaba de pensamientos negativos. Cuando dejé de tener esa clase de pensamientos, él se debilitó mucho, estuvo a punto de perecer, pero luego hice que sobreviviera. Después de todo, no es tan mal tipo ¿Cómo es que lo sigo defendiendo después de todo lo que pasó? La verdad es que Oscuro es parte de lo que soy, por eso aprendí a encariñarme mucho con él. Si te pones a pensarlo, su vida no fue muy diferente a la mía. Se la pasaba teniendo miedo a una presencia que constantemente sentía a su alrededor, creyendo que esa cosa, yo, podría causarle algún daño. Vivía lleno de miedo, solo, sin tener a nadie que pudiera entenderlo. Solo yo lo entendía. Y me tomé el atrevimiento de olvidarme de él.

No, que no estoy loco. Y yo que tú no haría eso. Sé que, siendo sospechoso de ambos crímenes, podrías declarar lo que sabes y mandarme derechito a la cárcel. O a un manicomio quizá. No consentiré ninguna de esas opciones. Así que escúchame atentamente lo que te voy a decir. Lo último y lo más importante que aprendí de Oscuro. Él solo necesitaba de un tiempo prolongado de pensamientos malignos para poder renacer. Desde que supe esto, en mi cabeza puedo ver cuánto va faltando para que recupere todo su Poder. Y si pudieras ver en este instante lo poco que falta para eso, creo que saldrías corriendo.

¿Ahora lo comprendes? ¿Entiendes por qué estuve tratando de posponer este interrogatorio lo más posible? ¿Entiendes por qué he estado elaborando toda esta historia, que al fin y al cabo no es más que eso, una historia? Sí, tiene su grado de verdad, por supuesto que sí, y si eres tan bueno en tu oficio, deberías darte cuenta de hasta qué punto. Pero modifiqué ciertas cosas e inventé otras. Tiempo, mi querido amigo. Sólo necesitaba tiempo, ese era el propósito de esta historia.

Veo cómo tiemblas, veo cómo dudas al hablar. Ya no te sientes tan seguro como antes. No te preocupes, no pienso matarte. Sin embargo, quiero que me hagas un favor. Te conté mi relación con mis amigos y traté de ayudarte en lo que sabía. No tengo nada que ver con ninguno de los homicidios. Punto. Con eso bastará para que la policía deje de pisarme los talones. Y ya falta poco y nada para que pueda vivir junto a Oscuro su nuevo despertar. Mi despertar.

Veo que después de todo lo que te dije, no te das por vencido. Mira esto. Sí, ¿ves cómo hice añicos esa cajita? Puedo hacer lo mismo contigo. Aunque Oscuro aún no ha Despertado por completo, es capaz de eso y mucho más.

Te lo volveré a decir. Si haces lo que te pedí, te prometo que no te pasará nada. No tengo interés en despojarte de tu vida, pues aprendí que la Vida es una existencia sagrada que respeto mucho. Pero si me entero de que me desobedeciste, no tendré otra alternativa.

Así que piénsalo bien… ¿Es un trato?

Muy bien, me alegra que lo hayas pensado mejor. Tomaste la decisión correcta. Con tu permiso, me retiro. Que tengas un buen día.

FIN

Comentarios
Compartir
Artículo anteriorBlack Christmas: ¿Original o Remake?
Artículo siguienteReceta para hacer nachos con sabor a pizza
Simone
Me encantan las historias. Leer y escribir, ver películas, series, etc. e imaginarme mis propias historias. Y me gusta tratar que mi propia historia sea una aventura, todo el tiempo.