Nostradamus Profecías 2017

Según Nostradamus, el mundo se va a acabar en el 3797. Falta mucho, sí. Todavía uno puede tener hijos sin cuestionarse si les va a tocar a ellos el fin. Pero mientras esperamos la catástrofe final, vamos a tener que pasar por varios suplicios más. Si sos un optimista nato, mejor no leas esta nota.

¿Quién fue Nostradamus?


Michel de Nôtre-Dame fue un médico francés que vivió entre los años 1503 y 1566 y se la pasó luchando contra la peste bubónica. Siempre tuvo alguna fascinación por disciplinas ocultas: Alquimia, cábala, mística. Hasta que comenzó a interesarse por la astrología y la capacidad para prever el futuro y escribir horóscopos. Como tenía miedo de ser catalogado de hereje y ser perseguido por la Inquisición, escribió sus profecías de manera encriptada, en forma de redondillas, con metáforas y alusiones no del todo claras.

Y entonces ¿en el 2017?


Ahora bien, si uno elige creer en que este hombre predijo el futuro, lo que nos depara para el 2017 sería lo siguiente:

En Oriente, China podría intentar subsanar el desequilibrio económico mundial con algunos “movimientos audaces”. Vaya uno a saber qué es esto.

Su obra profética Les Prophéties fue publicada por primera vez en 1555.

En Europa, Italia sería el próximo punto flojo. Es decir, se convertiría en el escenario de la próxima crisis financiera.

Con respecto a Estados Unidos, este país entraría en una crisis institucional. Crecería la corrupción y la desigualdad social.

Por el lado de Rusia tenemos “buenas noticias”. Aparentemente se resolvería el conflicto con Ucrania, bajo la aprobación de la Unión Europea, pero sin el apoyo de Washington.

Por último, en América Latina los gobiernos tenderían a alejarse de las políticas de izquierda (¿nos suena?) y esto podría provocar disturbios sociales.

Además, el 2017 será un año en el que se extenderá el uso de la energía solar y pueden llegar a desarrollarse vuelos espaciales con fines comerciales alrededor de la Tierra. Nostradamus vaticinó también el calentamiento global y el agotamiento de los recursos naturales. Esto traería disturbios y hasta conflictos bélicos.

En fin, si hacemos un paneo de cómo está el mundo en este momento, las profecías de Nostradamus (o mejor dicho, las interpretaciones que se hacen de ellas) no parecen descabelladas. La cuestión es saber si realmente son predicciones del futuro o simplemente interpretaciones de un método encriptado que describe situaciones generales como “habrá una guerra”, “se avecina una inundación”.

Según Peter Lemesurier, un estudioso de la vida de Nostradamus, él no tenía capacidades para predecir el futuro, sino que proyectó eventos pasados en el futuro utilizando la bilbliomancia (Definición de la RAE: Forma de adivinación que consiste en abrir un libro por una página al azar e interpretar lo que allí se dice).

Es decir que no tenemos muy en claro si estos vaticinios son ciertos o correctos o simplemente interpretaciones que pueden aplicarse a diversas circunstancias. Como se dice comúnmente, es “creer o reventar”.

Comentarios