Siempre tuve una gran fascinación por las historias de fantasía, ya fueran libros, películas o series. Y es que uno nunca sabe qué puede pasar en un mundo tan desconocido para nosotros, donde puede haber magos, hadas o duendes.

Por eso cuando conocí Reckless: Carne de piedra, de Cornelia Funke, me llamó en seguida la atención. Ya había leído críticas muy positivas de otros de los libros de la autora, como la trilogía Mundo de tinta (cuyo primer libro tuvo una adaptación al cine, “Corazón de tinta” protagonizada por Brendan Fraser). Así que decidí comprarlo y me dejó muy satisfecho.

“Reckless: Carne de piedra” es el primer libro de una saga Reckless(hasta el momento tiene dos secuelas y otras dos previstas sin fecha definida) ambientada en un mundo en el que los cuentos de hadas son reales.

La historia comienza con Jacob, un chico de doce años que extraña a su padre, quien desapareció unos meses atrás. Entonces descubre que en el viejo estudio de él hay un espejo mágico que lo conduce a otro mundo. Jacob decide guardar el secreto y usa ese espejo para irse y escapar de su realidad.

Doce años más tarde, su hermano, Will, descubre el espejo y viaja con él. Debido a un inconveniente, Will recibe una maldición del Hada Oscura que hace que su piel se vaya convirtiendo de a poco en piedra. Entonces Jacob tiene que buscar una cura para su hermano con la ayuda de Clara (la novia de Will) y Fux, una zorra que habla y quien siempre lo acompañó en sus aventuras.

Mientras tanto, el rey de los goyl (y esposo del Hada Oscura) manda a buscar a Will, ya que según una leyenda, aquel que posea la piel de jade será invencible.

Así, la historia se divide en dos: Por un lado, el viaje de Jacob y compañía en busca de una cura para Will y, por otro, el viaje de Hentzau, un soldado goyl que busca a Will para llevárselo a su rey, a pesar de que está en contra de esa decisión.

Por la manera en la que está narrado, “Reckless: Carne de piedra” se lee muy rápido, los capítulos son bastante cortos y todo el tiempo pasan cosas que enganchan al lector y lo dejan con ganas de más.

Reckless sastreQuiero destacar las ilustraciones (una por capítulo), hechas por la propia autora, te permiten meterte más en el mundo e imaginarte de mejor manera ciertos lugares y personajes.

Les recomiendo Reckless a todos aquellos que disfruten de una buena historia de fantasía, entretenida, divertida, llena de aventura y magia. Es un libro perfecto para volver a conectarse con el niño interior y volver a creer por un momento en los cuentos de hadas.

Comentarios
Compartir
Artículo anteriorCuba y Fidel Castro: La parte que no tiene azúcar
Artículo siguienteHasta la victoria siempre, Fidel
Simone
Me encantan las historias. Leer y escribir, ver películas, series, etc. e imaginarme mis propias historias. Y me gusta tratar que mi propia historia sea una aventura, todo el tiempo.