Acto multitudinario en La Habana para despedir a Fidel Castro

El mundo se hizo rápidamente eco de la noticia: Había muerto Fidel. Esto no le pasó a nadie desapercibido, tanto mandatarios como periodistas, militantes políticos o vecinas de barrio, todos se vieron tocados por ella, aunque con reacciones diversas.

Fidel era uno de los gigantes que quedaba en pie de la historia grande del siglo XX, que supo despertar tantos amores como odios a lo largo de toda su vida. Esto se debe (nada más ni nada menos) a que la Revolución Cubana supo poner en jaque lo que parecía imposible: El capitalismo en esta parte del continente.

Fidel, el hombre y el revolucionario


Fidel Castro nació en Birán, Cuba, en 1926. Tuvo sus inicios políticos en la universidad, más específicamente en la Universidad de La Habana, donde se graduó en tres carreras: Derecho Diplomático, Ciencias Sociales y Derecho.

No nos extenderemos más sobre la biografía de Fidel, marcada por su formación marxista – leninista, con una gran impronta de José Martí en todo su pensamiento y accionar, sino que sería importante pensar el legado que ha dejado al continente y al mundo.

Fidel Castro inició un verdadero proceso revolucionario, ya que no se limitó a derrocar al sangriento y corrupto Fulgencio Batista, sino que había hombres con ideas detrás, ideas que serían llevadas a la acción y que se consolidaron con el tiempo. Esto que puede parecer bastante obvio, no lo es tanto ¿Por qué? Por ejemplo, lo que ha pasado en la denominada “Primavera Árabe” ha demostrado que aquellos grupos que han logrado tomar el poder en los países árabes, no sólo no tenían la capacidad de conducir un país o territorio, sino que ni siquiera se lo plantearon, ya que el objetivo era derrocar, pero no gobernar. De mano de hombres como el Che Guevara, Camilo Cienfuegos o Juan Almeida, empezó la “invasión” de la isla, pero esto fue sólo el puntapié inicial.

discurso-fidel

Muchas veces se habla de todo lo horroroso que sucede en Cuba (lo que no implica que no haya fallas; de hecho, el proceso revolucionario estuvo plagado de errores y otras cuestiones, pero quien no hace, no se equivoca). Sin embargo, esta cuestión debe ser profundizada.

CONOCÉ LA OTRA CARA: CUBA Y FIDEL CASTRO: LA PARTE QUE NO TIENE AZÚCAR por Menna Grimal

Hay dos factores que influyen mucho en la visión de lo que sucede en Cuba: Uno es la prensa internacional. El modelo cubano es contrario a todos los intereses de los grandes conglomerados empresariales y el capital financiero internacional, es la bandera de la revolución socialista y, como todos sabemos, la prensa es el brazo derecho del capitalismo. Ese mensaje incisivo que se reproduce en cada uno de los habitantes, que cala tan hondo en el “sentido común” de la gente, se encarga de mostrarnos una Cuba salvaje, rodeada de miseria y opresión. Aclaro nuevamente: No estamos negando las falencias del modelo cubano, sólo que debe ser matizado, porque el rol de los medios no es desinteresado.

Otro factor es el bloqueo criminal que ha sufrido Cuba por más de 50 años por parte de Estados Unidos, siendo condenado por organismos como la ONU en más de una ocasión. Con el colapso de los países socialistas en Europa y la caída de la URSS, Cuba se vio fuertemente afectada. El bloqueo no hacía más que profundizar el aislamiento, con el objetivo de mostrar por qué el modelo cubano no sirve de ejemplo para ningún país. Criticar a Cuba sin tener en cuenta esto es irrisorio.

fidel

Ahora, a pesar de todo esto, Cuba tiene un nivel de escolaridad completo, un  grado de alfabetización de adultos de casi un 100%, un modelo sanitario ejemplar con la tasa más alta de médicos en el mundo, sin hablar de los logros en materia de género, donde la mayoría gana lo mismo que los hombres. La tasa de mortalidad infantil de Cuba es la más baja del mundo, datos avalados por UNICEF y otros organismos internacionales.

Se fue Fidel y Cuba ya no será lo mismo. Con sus errores, con todas sus limitaciones, el modelo cubano fue y es un claro ejemplo de que la sociedad en la que vivimos no es la única posible…

Comentarios