Hoy en “Puntadas con Hilo” hablaremos sobre el papel de Alejandro Awada y su brillante interpretación de Arquímides Puccio en la serie “Historia de un clan”, que se realizó en 2015 y por la cual logró convertirse en el mejor actor protagónico de ese año, algo que no sorprendió, ya que el artista hace mucho tiempo que es reconocido por el público, tanto por su trayectoria como por su dedicación y capacidad.

Una historia que nos lleva a ver a  la sociedad de finales de la década del 70 y primeros años de los 80, nos muestra cómo era ese seno familiar, las relaciones en el mundo íntimo, las complicidades y es el espectador quien sacará sus propias conclusiones.

Para aquellos que no recuerdan el caso, el clan Puccio, una familia acomodada de San Isidrio, se dedicó al secuestro y asesinato de personas de su círculo íntimo, alojándolos en el sótano de su casa mientras negociaban con los familiares de las víctimas.

tv-historia-clan

El líder de toda esta macabra historia es Arquímides y Awada realiza una actuación excepcional. Una sonrisa a la cual se hace difícil poder contrarrestarla con otra, porque es una expresión siniestra, que estremece, que no es genuina y que está acompañada por una mirada cómplice de los secuestros y de las muertes.

Y se hace ver barriendo la vereda para así, de alguna manera, poder limpiar por un rato toda la suciedad y miseria que se oculta tras el portón gris de la vieja casona en San Isidro. Y también lo hace para comprobar que nada se escuche, que ningún grito pueda ser advertido por los vecinos.

Una tranquilidad y una paz al hablar que nada tienen que ver con el horror y el llanto de lo que sucedía en el interior de aquella vivienda. Y Alejandro hace a la perfección la construcción de este psicópata, ser siniestro, pero a la vez  lúcido e inteligente. Y fueron todas esas contradicciones de su personaje las que también llevaron a las diferentes posturas de la opinión pública una vez que el caso salió a la luz. Fue difícil para muchos creer que una familia de clase media alta se dedicara al rapto y a los asesinatos. Fue un impacto social muy grande.

Hubo un silencio en la población en aquella época, como el callar de todos los integrantes de la familia. Es ilógico que su esposa y sus hijas no tuvieran noción de lo que pasaba, lo que ocurría en sus narices. La serie intenta desentrañar el vínculo de Arquímedes con su esposa y sus hijos; y la relación con los otros integrantes de la banda. Plasma situaciones cotidianas, donde se intenta ver también ese lado humanitario apartado de lo perverso y de las sombras.

A Arquímedes la muerte lo acorraló rodeado nada más y nada menos que de la soledad. Como bien lo merecía, como él mismo lo construyó.

Awada, desde 1985 se dedica a la actuación y no es “Historia de un clan” una serie que lo consagra, porque Alejandro ya hace mucho tiempo que es uno de los mejores actores del país, nos da placer verlo trabajar sin perder ese encanto y esa belleza que hace a la profesión y que muy pocos la logran.

Comentarios