Foto sacada de
tecnica-en-hemoterapia

El 14 de noviembre de este año se celebró el Día del Técnico de Hemoterapia. Ahora sé que muchos de ustedes se deben estar preguntando dos cosas. La primera es “¿Por qué se celebra?” y la segunda “¿Qué es un técnico en Hemoterapia?” Y eso vamos a resolver hoy.

“La sangre no se fabrica, cada gota que se usa proviene de gente que de manera altruista decide dar un poco de vida a los demás”.

Eso se lee en uno de los carteles al lado de la puerta de Hemoterapia en la clínica cerca de donde vivo.

La hemoterapia es una de las ramas de la medicina más nuevas en comparación con otras. No cumplió ni cien años todavía y por varias razones es una de las que más pasa desapercibida entre los pasillos de los hospitales y aún así, sin ella la mitad de un hospital puede ser paralizado, díganle adiós a un cirugía, a un nacimiento, incluso a los pacientes en terapia, ya que la Hemoterapia es la parte de la medicina que se ocupa de diferentes enfermedades usando la sangre y sus componentes como medio terapéutico.

Si allá por el 14 de noviembre de 1914, el doctor Luis Agote hizo público el resultado de la primera transfusión de sangre citratada en humanos exitoso, a pesar de que la transfusión propiamente dicha se hizo el 9, se esperó hasta el 14 cuando el paciente pudo comprobar el éxito. Vale aclarar que el mismo salió caminando del hospital esa tarde.

Este descubrimiento fue un avance tan importante en los años venideros para la medicina que, con la inminente Primera Guerra Mundial, se pudieron salvar muchas vidas. Por esa razón se decidió celebrar el 14 de noviembre el “Día del Técnico de la Hemoterapia” para conmemorar el descubrimiento del doctor Agote.

Entre los estudiantes de Hemoterapia hay un dícho que afirma que “Dios es argentino y hace Hemoterapia”. Esto refiere a los primeros años en los que el doctor Agote, aún con pocos recursos, mantuvo el campo abierto de la investigación para el avance fuera una realidad.

Comentarios