Miranda Hart

¿Pueden las desventuras de una mujer soltera, dueña de su propia tienda en la Londres contemporánea, hacerte descostillar de risa? Sí, puede, sobre todo si es alguien como Miranda Hart quien se encarga de escribir, dirigir y personificar a esa inusual mujer de treinta y cinco años que está irremediablemente enamorada de su mejor amigo, un chef llamado Gary.

Miranda Hart es la joya detrás de esa fabulosa, pero para nada suntuosa sitcom intitulada “Miranda”, que contó con tres temporadas y un especial final de dos episodios que algunos cuentan como una cuarta. Del 2009 al 2015 Miranda Hart hizo descostillar de risa a millones de televidentes y se coronó como la reina de la comedia británica en el proceso.

El show parte de una premisa central y es la particular e irreverente personalidad de su protagonista que con su metro ochenta y cinco y su amplia contextura va por la vida como una hija ilegítima de Buster Keaton y la comedia física pasando por una infinidad de gags visuales y una incontable cantidad de chistes.

Lo característico de Miranda es que ella se encarga de eliminar las barreras entre la protagonista y ella misma. Donde comienza una termina la otra y eso hizo que decidiera ponerle un punto final a sus aventuras en un cierre directamente dedicado a sus fans.

A Miranda se le suman los personajes de Stevie (Sarah Hadland), su mejor amiga y encargada junto a ella de la tienda de bromas; Tilly (Sally Phillips), la némesis de la escuela secundaria con la que se frecuenta; Peggy (Patricia Hodge), la madre autoritaria, refinada y pretenciosa que solamente desea casarla con cuanto extraño soltero encuentra y, finalmente, Gary (Tom Ellis), el mejor amigo chef y rompecorazones del show.

Los personajes son pocos, pero las situaciones que la comediante logra con su afilada pluma es realmente asombrosa. Sorprende que con tan pocos elementos la risa surja a partir de un solo personaje y los demás que oscilan alrededor.

miranda-show

Miranda no es la historia de un éxito que sucedió de la noche a la mañana, sino que se nota que en cada capítulo cada gag tiene su lugar y todo está fríamente calculado. Hart (para diferenciarla de su personaje) ha dicho al respecto:

“Nadie más me iba a elegir como una principal en una sitcom ¡Sabía que tendría que escribirlo! No hay nada que se parezca a un éxito de la mañana a la noche, pero mirando hacia atrás, me alegro de que me tomó tanto tiempo para irrumpir en la industria, ya que me dio tiempo para perfeccionar y nutrir a mi álter ego que, a su vez, significaba que tenía lo más claro posible lo que realmente tenía que hacer con ella en la serie“.

Es que el origen del show ocurre primero en el 2008, cuando ella escribía y encarnaba monólogos semi biográficos para una puesta teatral en Edimburgo. Luego llegó a la radio 2 de la BBC el show “La tienda de bromas de Miranda” y fue ése el puntapié para que rodaran un piloto y que la BBC2 finalmente encargara una serie. Por tanta audiencia que manejaba el programa, en el 2013 pasó en su tercera temporada a la cadena principal de la BBC con sus shows estrella.

Para probar la calidad como artista del teatro y comediante de Miranda Hart sólo basta con ver el quinto episodio de su segunda temporada, en el que Miranda y Peggy hacen una visita al terapeuta. El episodio fue rodado casi íntegramente de continuo y repetido dos veces con una audiencia de más de 400 personas. Toda la acción ocurre en la consulta del médico psiquiatra. La calidad de los gags que se suceden sin parar y el duelo actoral entre Hart y Hodge es admirable. Por esa cualidad casi teatral se ha convertido en el episodio preferido de su creadora y desde Puntadas les decimos: Si nunca vieron Miranda, comiencen con ese episodio, simplemente la van a adorar ¿El título del mismo? Just act normal (Sólo actúa normal).

La serie fue reconocida, al igual que Hart, con varios premios a la comedia, incluidos los BAFTA. Sorpresivamente, la comediante dio un paso insólito en su carrera y decidió encarnar a una partera en la serie Call the Midwife, llamada Chummie, pero no pudo evitar imprimirle su estilo y algo de su humor, pese a que se trata primordialmente de una ficción dramática de época.

A la carrera de Miranda Hart se suman presentaciones teatrales dentro y fuera de Inglaterra y tres libros de comedia. Escribir parece ser su profesión principal, ya que la impulsa a crear sus comedias y los mencionados libros, Is it just me?, Miranda The best episodes y Peggy and Me, la línea entre lo biográfico y la ficción parece desdibujarse. Miranda explora las intrincadas complicaciones de ser adulto en la contemporaneidad con mucho humor y algo de ensayo libre.

Últimamente, la actriz decidió probar suerte en el film de Melissa Mcarthy, Spy (2015) pero pareciera como si Hollywood no supiera qué hacer con ella. Será que el secreto de su éxito está irremediablemente ligado a Inglaterra y su cultura, pero demás está decir que Miranda logró con su estilo de humor inglés acceder a un idioma universal que finalmente demuestra que la risa es el bálsamo del alma.

Comentarios
Compartir
Artículo anteriorMisery: La pesadilla de todo escritor
Artículo siguienteEl Petiso Orejudo: Ni a la pelota ni a las muñecas
Jimena
Lic. en Audiovisión por la Universidad Nacional de Lanús. Cinéfila y escritora (cuando puede permitirse el tiempo). Podría hablar horas de una película, pero dos segundos sobre mí y creo que ya cubrí la cuota XD.