The living dead

Hace 48 años que el estreno de “Night of The Living Dead” llegó a las pantallas y lo revolucionó todo con una palabra: “Zombie”

Si lo miramos desde la perspectiva de hoy, esa palabra puede no significar nada más que un simple monstruo, una fuerza sin emociones o propósito vital con el único objetivo de comerse a la humanidad, pero allá por 1968 su creador lo vio de otra manera. Para George Romero, sus zombies eran la excusa perfecta para criticar aquella parte de la sociedad americana que necesitaba ser mostrada.

Desde la segregación de razas hasta el consumismo desenfrenado de los 80, los zombies fueron ese instrumento tan preciado para Romero en su trilogía original. Uno podría llegar a pensar que ahora, entrados los 2000 y teniendo una sociedad tan cambiada y revolucionada, este hombre se podría dar un festín con nuestras carnes, pero la cosa no estaría funcionando.

Así que en esta segunda y última parte vamos a intentar responder: ¿Por qué estas nuevas películas no tienen el mismo impacto?

En esta ocasión tenemos el orgullo de ver “Land of the Dead”, de 2005; “Dairy of the Dead”, de 2007, y “Survival of the Dead”, de 2009.

Me gustaría decir que todo puede ser contestado con una sola palabra: “Presupuesto”. Pero no es así porque, como vimos antes, toda la trilogía original fue hecha con un presupuesto bastante bajo y aun así tuvimos grandes películas, con excepción de “Land of the Dead”, que tuvo el respaldo de un estudio mayor, mientras que “Dairy” y “Survival” tuvieron una financiación más independiente, lo que repercute tanto en los aspectos técnicos como en los estéticos, creando situaciones casi caricaturescas en algunas muertes. Otra cosa que vale resaltar son las incongruencias en la historia.

Ojalá la cosa pasara por ahí solamente, pero existe algo que es muy visible en las dos últimas entregas que es muy obvio: El mensaje.

En “Dawn of the Dead” había una manera inteligente de mostrarnos la mentalidad consumista de la sociedad del final de los 70, ya que incluso después de muertos volvían a los shoppings o en “Day” cuando queda claro que los peores monstruos son los humanos. En cambio, las últimas entregas están más centradas en mostrar una sociedad sumergida en las redes y los medios, como en “Dairy of the Dead”, que se esfuerza en exponer esa idea a través de filmaciones caseras.

Lamentablemente, el tiempo pasó sin que Romero se involucrara y así los muertos siguieron rondando entre los vivos de mil y una formas que perdieron el sentido. A lo mejor, en algún futuro cercano, podemos volver a tener una película que use a los zombies de una manera más inteligente y si se da la mejor de las suertes, el encargado de eso va a ser Romero, quien volverá de entre los muertos para arrancar la paz de nuestras carnes con sus dientes.

P.D.: En opinión personal de este autor, la falta de tomas de helicópteros despegando o aterrizando es lo que mató a esta franquicia.

Comentarios