Charly García cumple 65 años y en Puntadas Con Hilo repasamos grandes momentos de su carrera, te contamos por qué es un genio y por qué sus canciones siguen siendo parte de la cultura nacional.

“Músico popular”, así se define Carlos Alberto García Lange en una entrevista inédita de 1976, dada a conocer recientemente por el Archivo Histórico RTA, cuando Charly tenía apenas 24 años.

Siempre se dijo que si Charly hubiese nacido en Estados Unidos o en Inglaterra sería mucho más reconocido en el mundo; quizás sea verdad, pero si hubiera sido así, jamás hubiese escrito canciones como “Los dinosaurios”, “Canción de Alicia en el País”, “Inconsciente colectivo” y “Botas locas”.

Carlitos, así lo llamaban sus padres, nació en el barrio porteño de Caballito el 23 de octubre de 1951. Su primer acto de rebeldía y de genialidad sucedió a los nueve años cuando en su casa se encontraba de visita el folclorista Eduardo Falú tocando la guitarra. El pequeño Charly le marcó que una de las cuerdas se encontraba desafinada y allí descubrieron el don del oído absoluto. El niño prodigio se recibiría de profesor de piano a los doce.

“Que poca cosa es la realidad, mejor seguir, mejor soñar que lo que vale no es el día. Pero el sol está, no es de papel, es de verdad” (Cuando comenzamos a nacer. Vida, 1972).

De la música clásica a la transformación


Su vida, destinada a ser sólo un concertista de piano, cambió de repente. “Cuando  escuché a Los Beatles me rompieron la cabeza”, así cuenta García el cambio que le produjo haber conocido a la banda de Liverpoool.

“There are place” fue el hit que provocó que los días de intérprete en el conservatorio quedaran en el pasado. A partir de ese momento el futuro fue más claro. “Era música clásica, pero con otros instrumentos”, afirma. Ése era el camino. Luego, la influencia de los Rolling, The Byrds y Elton John. El hombre del bigote bicolor (negro y blanco como las teclas del piano) que se lucía interpretando a Chopin y a Mozart, se convertiría en una de las máximas celebridades.

charlypiano

En la secundaria conoce a quien será su compañero para su carrera al éxito; con Nito Mestre conforman Sui Generis y luego de un duro proceso para poder grabar y de paseos por varias discográficas, logra sacar a la luz su primer disco: “Vida” que, finalmente, sale en 1972. El viaje a convertirse en estrella de rock comenzaba a gestarse. El concierto “Adiós Sui Generis” en 1975 quedaría en la historia por ser la primera banda de rock en llenar en dos oportunidades y en un mismo día el estadio mítico del Luna Park.

Tras la separación de Sui y con el comienzo de la época más oscura del país, formó La Máquina de Hacer Pájaros, con un rock más sinfónico y un material mucho más comprometido con la realidad social: “No te dejes desanimar” y “Qué se puede hacer sólo ver películas”. Charly enfrentaba a los militares con alegorías, viveza y coraje.

Un viaje a Buzios y el armado de su nuevo grupo: David Lebón, Oscar Moro y Pedro Aznar. Muchos calificarían a Serú Girán como los Beatles argentinos. Después llegaría la etapa solista y la consagración definitiva. “Yendo de la cama al living” (1982), Clics Modernos (1983), Piano Bar (1984), Parte de Religión (1987) y Cómo Conseguir Chicas (1989). Cada una de estas obras lo corona en un símbolo nacional.

San Juan 07-06-2008 Charly Garcia Charly Garcia durante el concierto en San Juan ayer 06-06-2008 en el boliche Hugo Latino. Ayer (viernes 06-06-08) Charly Garcia llegó a Mendoza en avión al aeropuerto a las 16:15hs. luego se subió a una limusine que lo llevó parte del camino a San Juan en donde tocó en el boliche ¨Hugo Latino¨. Hoy Charly va a tocar en el ¨Cacano bar¨ en Chacras de Coria. Foto: Marcos Garcia / Los Andes

La década del 90 comenzó con el reencuentro de Serú en River. Era la primera vez que una banda argentina llenaba en dos oportunidades ese estadio. “La Hija de la Lágrima” (1994) y el comienzo de una nueva etapa “Say No more” (1996). A pesar de sus encuentros polémicos con la prensa y algunas internaciones, la relación con el público y con la música continúa. A fines del milenio convoca a 300 mil personas en el evento Buenos Aires Vivo, en Puerto Madero. El recital quedaría grabado en su trabajo “Demasiado Ego”.

Charly García, el ave fénix


A principios del año 2000 es noticia por tirarse a la pileta desde un noveno piso. “Noveno B” y “Me tiré por vos” son temas referidos al episodio y que incluye en “Sinfonía para adolescentes”, nuevo CD que permite un nuevo encuentro con Nito, un recital en cancha de Boca y una gira por Latinoamérica.

Más adelante surgen “Influencia” (2002), trabajo por el cual es distinguido con el premio “Gardel de oro”, y “Rock and roll yo” (2003). La etapa Say No More colapsa en Mendoza, en junio de 2008, y es internado nuevamente en una clínica. Luego continuará su recuperación en la quinta de su amigo Palito Ortega.

El fin estaba muy lejos. Tras más de un año de recuperación, Charly anuncia su regreso a los escenarios y llena la cancha de Vélez en lo que llamó “El concierto Subacuático” (Ese día, el 23 de octubre de 2009, una tormenta azotó Buenos Aires).

Jamás dejó de tocar, de componer, de hacer algo nuevo. A pesar de sus recaídas, luchó y siguió adelante. Trasgresor, vanguardista, siempre superándose a sí mismo, con más de 40 discos editados y con una pasión por la música que no parece detenerse, Charly cumple 65 años y la “música popular”, la que él nos regaló, está más presente que nunca.

Comentarios