fuente: fmdos

¿Qué pasaría si pudiéramos viajar al futuro a ver cómo resultaron nuestras vidas? Todos hemos fantaseado con viajar en el tiempo y solucionar las cosas para nuestro beneficio. En “Back to the future II” (o como la conocemos en Argentina “Volver al futuro 2“) Marty McFly y su novia Jennifer tienen esa posibilidad.

La pesadilla futurista


Gracias a su amigo Doc, el científico, nuestro protagonista puede advertir que su hijo termina en prisión. El futuro de delincuencia de su hijo y su hija no es lo único que descubre en su viaje por el tiempo.

En el marco de unos cuantos avances tecnológicos, moda futurista y una redistribución de la ciudad, Marty puede ver que su hijo se convertirá en algo parecido a su padre: Un hombre con poca iniciativa, un cobarde que se achica en cada oportunidad y deja pasar todo tipo de atropellos hacia su familia.

Luego de confrontar con los abusivos que instigaban a su hijo a robar y salvarlo de la cárcel, Marty comete un error: intenta aprovechar la información sobre los resultados deportivos de los últimos 30 años para hacer apuestas cuando regrese al pasado. Jennifer, que estaba desmayada en un callejón para que no intervenga en el futuro, es trasladada a su futura casa mientras está inconsciente. El Doc detiene al imprudente Marty a tiempo y le explica que cualquier modificación puede causar estragos en las distintas realidades temporales. A todo esto, nadie se percata de que el viejo Biff, resentido empleado de su padre, estaba observando toda la situación y estaba listo para efectuar su venganza.

Desde otro punto de vista, Jennifer descubre que su vida futura no es lo que esperaba. Está casada, no se ve feliz y tiene dos hijos (los que un futuro alterno iban a terminar en prisión). Su esposo Marty sufrió un accidente en algún punto de la historia, debió abandonar su carrera musical y fue despedido de su trabajo. En medio de esta observación, sin querer se encuentra con ella misma y se vuelve a desmayar.

Marty y Jennifer ponen en peligro su presente


El Doc teme que el accionar de Marty y Jennifer haya alterado el tiempo creando una paradoja y propone destruir la máquina del tiempo una vez que los tres hayan vuelto a 1985.

Regresan en el tiempo y descubren que no es el pasado-presente que conocían. Biff es el hombre más rico del país, dueño de un hotel y casino en Hill Valley. Marty encuentra a su hermano Dave siendo un vagabundo, a su hermana Linda quebrada y endeudada y a su mamá casada con Biff tras enviudar. De su padre sólo se sabe que fue asesinado en el año 73.

fuente: malvadito.blogspot.com.ar/

Todo está al revés, ya que el Biff del futuro robó la maquina del tiempo en un descuido de los viajeros y se regaló el almanaque de resultados deportivos que Marty pretendía usar para hacerse rico con las apuestas. Un presente oscuro y oprimido con la ciudad en ruinas, edificios altísimos, una gran zona industrializada y toda la población sumida en la pobreza o la indigencia.

La solución para Marty


Al final, la película nos enseña que, a pesar de los problemas que podamos tener, es posible que estemos viviendo la mejor realidad posible. Toda alteración podría tener consecuencias inimaginables.

Marty, en el futuro, ve una situación que no le agrada con respecto a su hijo y se propone modificarla. Esto deriva en situaciones que se salen de su control y que lo condenan a un presente que destruye a todos sus seres queridos.

La pesadilla y el sufrimiento de Marty McFly nos muestran que no tomar atajos y enfrentar lo que no nos hace felices es la mejor forma de transitar las dificultades. De alguna forma, en la película podemos entrever alguna referencia al destino, demostrando que no tenemos control sobre él y que cualquier intervención puede convertir nuestro ideal en un infierno. Algo así como “Tené cuidado con lo que deseas…”

Comentarios