El hombre de al lado

Existen películas que te dejan pensando, esas que terminás de ver y quedás medio desconcertado al sentir en carne propia la actuación de cada personaje. Así es “El hombre de al lado”, una comedia dramática argentina estrenada en el año 2009, dirigida por Mariano Cohn y Gastón Duprat, y protagonizada por Rafael Spregelburd y Daniel Aráoz.

La película comienza con lo que será el conflicto a lo largo de la historia: La llegada de un nuevo vecino a la casa de Leonardo, el inconfundible Víctor, quien hace un agujero en su pared con el objetivo de colocar una ventana por donde entrarán unos rayitos de sol ¿El problema? La vista de ésta da justo a la casa de Leonardo. De aquí se desprende una discusión que parece no tener solución.

“VOY A HACER UNA VENTANA AL ESTILO MODERNOSO DE TU CASA. YO PENSé EN UN OJO DE BUEY, COMO EN LOS BARCOS, PERO NO, VOY A HACER UNA VENTANA RECTANGULAR. QUEDATE TRANQUILO, LEONARDO. VA A SER LA VENTANA MáS CANCHERA Y MáS LINDA DE TU CASA”. VíCTOR.

Leonardo vive junto a su esposa e hija en La Plata, en la emblemática Casa Curutchet, la única en toda Latinoamérica que fue diseñada por el prestigioso arquitecto Le Corbusier. Una verdadera obra maestra que, por supuesto, es un punto de admiración pública. Por esto, Leonardo y su mujer, Ana, creen que una ventana colocada donde la quiere Víctor arruina la estética de su vivienda, además de que vulnera la intimidad de su familia.

pelicula victor

Personajes de “El hombre de al lado”


Leonardo (Rafael Spregelburd): Es un exitoso diseñador industrial, sus creaciones recorren el mundo entero. Carece de una personalidad fuerte, es muy soberbio, en ciertas ocasiones sus argumentos son vacíos y sin sentido. Tiene una forma de hablar muy correcta cuando está con sus compañeros de trabajo y con su familia, aunque cuando se encuentra lejos de ellos, eso cambia. Siempre está bien vestido y prolijo. Es un hombre que se deja llevar por lo que su esposa le dice.

“el otro problema real es mi mujer. es una mina sÚper obsesiva, es inflexible. a mí, de hecho, la ventana no me jode tanto, no me parece tan grave, pero ella no lo va a aceptar nunca”. leonardo.

pelicula baile

Victor (Daniel Aráoz): Es un vendedor de autos usados. Intimidante y avasallador. Es un hombre frontal, que dice lo que piensa y es sincero, muy carismático y sociable. Su manera de hablar es vulgar y a veces desubicada. Maneja armas largas. Sabe cómo amenazar a alguien sólo con su expresividad.  “Se me mete una idea en la cabeza y me obsesiono. Me cego mal”. 

Además, está Ana (Eugenia Alonso), la esposa de Leonardo, quien es profesora de clases de yoga y tiene una actitud exasperante y superada. En otras palabras, se cree mil. También tenemos a Lola (Inés Budass), la hija de ambos, quien está como aislada de sus padres, ya que siempre tiene puestos sus auriculares para escuchar mísica y bailando.

“NO ENTIENDO CóMO NO TE CALIENTA QUE ESE OSCURO MIRE A TU MUJER, A TU HIJA Y LE CONTROLE LA VIDA POR ESE AGUJERO”. ANA.

De esta manera, una simple ventana saca a flote un enfrentamiento entre dos mundos totalmente distintos. De los dos lados molesta algo del otro: Leonardo no tolera el comportamiento de Víctor, que sea tan insistente y vulgar, lo considera un troglodita, un “grasa”. Y, en cambio, Víctor no aguanta que Leonardo sea tan estructurado, malhumorado y que esté siempre trabajando.

En esta película, a mi entender, no se cuenta sólo la historia de Leonardo y Víctor, sino que va más allá. Se muestran los estereotipos de estas clases sociales. Por un lado, el que se junta con sus amigos y toma vino mientras comentan los compases de la música que está sonando y, por el otro, el que interactúa sin problemas con trapitos en la calle, va al bar de la esquina y grita e insulta ilimitadamente, con un comportamiento un tanto brusco.

pelicula leonardo

Víctor llega a la vida de Leonardo y lo descoloca, irrumpe con su tranquilidad cotidiana y su equilibrio, hace reír a su hija y le regala flores a su esposa. Su manera liviana de ver la vida hace que Leonardo se replantee la suya. Exactamente como nos pasa cuando algo no sale como lo planeamos y de estar en nuestra zona de confort pasamos a un lugar en donde nos sentimos como sapo de otro pozo y eso nos molesta, nos hace sentir que no sabemos qué hacer y, por lo tanto, nos frustra de la peor manera.

No les voy a contar el final, sólo voy a decir que es impensado, te impacta. La película en sí te hace sentir incómodo, ya que vemos un poco de cada uno de nosotros en estos personajes tan específicos. Refleja nuestro individualismo cuando algo no nos gusta. Es una historia que invita a reflexionar sobre cómo enfrentamos nuestros problemas y de qué manera decidimos solucionarlos.

Comentarios