UNITED STATES - AUGUST 15: SABRINA, THE TEENAGE WITCH - gallery - Season Four - 8/15/99, Caroline Rhea, Melissa Joan Hart, Beth Broderick, Salem the cat, (Photo by Bob D'Amico/ABC via Getty Images)

El 27 de septiembre de 1996, en Estados Unidos, salía al aire una serie que, antes que Harry Potter, marcaría la infancia de todo niño en los 90 con magia y aventuras: Sabrina, la bruja adolescente.

Basada en uno de los personajes de los cómics de Archie, “Sabrina, the teenage witch”, narra las aventuras de una joven mitad mortal, mitad bruja que a sus dieciséis años descubre de parte de sus tías, Hilda y Zelda, que tiene poderes mágicos y debe aprender a controlarlos.

La protagonista de la serie no era otra más que la reconocida actriz juvenil Melissa Joan Hart, quien ya había saltado a la fama por protagonizar la sitcom Clarissa lo explica todo, que duró desde 1991 hasta 1995. Nada la prepararía para la fama aún mayor que vendría con esa subsecuente sitcom que por estos lares estrenaba y transmitía el canal Nickelodeon.

SABRINA

Sabrina, la bruja adolescente fue un éxito que duró desde 1996 hasta el 2003, durante seis temporadas. Por esta serie desfilaron las mejores bandas de la época: Desde Britney Spears hasta los Backstreet Boys; pasando por los Hanson, Violent Femmes y 10000 Maniacs, entre otros… Seguramente, en algún lugar de sus memorias atesoran aquel episodio en particular. Claro que en ese entonces, los niños no conocíamos de temporadas y repeticiones, por lo que terminábamos viendo el mismo capítulo cincuenta veces.

Todos los ex niños de los noventa recordamos los locas y lindas que eran las tías Hilda (Carolyn Reha) y Zelda (Beth Broderick), los problemas de Salem, el gato negro que hablaba, otrora un gran mago que había querido conquistar el mundo y que, ocasionalmente, con cuatro patas y todo, aún lo intentaba. Hablemos también de la Preparatoria con el maestro de ciencias, el Señor Pool (Paul Feig), quien actualmente es un reconocido director de Hollywood, responsable de películas como Bridesmade. Para rematar todo, lo teníamos a Harvey Kinkle, el interés romántico de la joven bruja, quien siempre parecía tener problemas con recordar qué era la mitosis.

Melissa y su madre se convirtieron en el proceso en productoras de la serie y aunque en las últimas temporadas decayó tanto en audiencia como en estilo, el show tuvo para muchos un final excelente (que no develaremos, pero al que recordamos con mucho cariño).

Veinte años después de todo eso, en el medio, Melissa habló de su pasado con las drogas y que durante una época muchas veces no llegaba sobria a rodar el show… Evidentemente, por eso era tan surrealista y no le era difícil interactuar con un títere de gato parlante.

Bromas aparte, a Melissa le costó remontar su carrera luego del gran éxito que tuvo con Sabrina. Sin embargo, nunca se mantuvo separada del medio: Del 2010 al 2015 protagonizó la sitcom Melissa and Joey, durante cinco temporadas y hasta hubo reencuentro con Beth Broderick. La serie no pudo replicar su gran éxito de la pantalla. Quizás la culpa era esa legión de ex niños y adolescentes que no estaban dispuestos a ver a Sabrina convertida en una tía con un niñero o a renunciar a la imagen que ya se habían creado de la bruja adolescente.

Hoy Sabrina, perdón, Melissa tiene cuarenta años y tres hijos. Es madre, empresaria y continúa con su carrera de actriz, aunque sean productos de bajo presupuesto o películas para la TV.

melissa-joan-hart-sabrina

A principios de este año, se rumoreó con un posible reboot de Sabrina o de Clarissa y los fanáticos (me incluyo) deliraron y coparon las redes con la perspectiva del retorno, por lo que la actriz tuvo que salir a desmentirlo con un “Quizás dentro de algún tiempo”, pero luego afirmó que “la serie de la joven bruja no podía haber tenido un mejor final y que atesora esos tiempos como alguno de los mejores de su vida.” Mientras tanto, los fanáticos rezamos para que Netflix o algún milagro similar la traiga de nuevo con toda esa magia porque, Sabrina, veinte años no son nada.

Comentarios