Frustración
Foto Sacada de Periódico El Diario para Móviles

Había una vez, en un parada de colectivos, una muy tierna ancianita que, con toda la paciencia del mundo, levantó la mano para parar su transporte. Bueno, ése no le paró. Pasó otro, que tampoco le paró, el tercero tampoco. Así que la señora se cansó y su tierna cara pasó a ser la de una bestia enfurecida. Cuando vio que venía su colectivo, se paró en medio de la calle. Como el chófer no tenía otra opción, la dejó subir. 

Aunque no parezca cierta esa historia, es verdadera, le pasó a este pobre escritor hace unos 4 años cuando se dirigía al consultorio del psicólogo. Todo esto tiene un punto, pero para contárselos primero tenemos que viajar a la semana pasada, cuando no encontré una mísera palabra para decirles, cuando no encontré algo relevante para dejar mi puntada en este mundo. Así que, frustrado y enojado, me encerré todo ese día y contemplé mi propia estupidez. Al menos por unas horas.

Todo ese berrinche sirvió para algo. Porque hoy estoy acá sentado escribiendo sobre “¿Por qué nos frustramos?”

Wikipedia describe a la frustración como:

Una respuesta emocional común a la oposición, relacionada con la ira y la decepción, que surge de la percepción de resistencia al cumplimiento de la voluntad individual. Cuanto mayor es la obstrucción y la voluntad, mayor también será probablemente la frustración.

Otros estudios dicen que la imposibilidad de alcanzar objetivos es el disparador de varias emociones que llevan a la frustración, pero aún así, esa misma idea también es vista como un avance hacia el camino de la madurez, que ya cuando podamos vivir sabiendo las limitaciones y dejando de lado las ensoñaciones, cuando dejemos de creernos dioses o súperhombres, es ahí cuando vamos a poder no sentirnos frustrados.

Entre muchas de las cosas que encontré buscando en las redes, había un lindo video de Bernardo Stamateas, al que pueden acceder haciendo click aquí. Realmente me gustó y comparto mucho de lo que dice.

Frustrarse no es del todo malo, pero tampoco es del todo bueno. Lo hacemos por una mera reacción a ese problema que nos agobia. También porque es más fácil que absorber la realidad y superarla. Todos los problemas que se nos presentan los resolvemos de las formas más simples, sencillas y hasta placenteras una vez que dejamos la frustración atrás… Como cierta señora que, cuando todo se le fue de las manos y sus problemas parecieron más grandes que ella misma, respiró por un segundo e hizo lo que tenía que hacer: Ser más que aquello que la molestaba.

Comentarios
Compartir
Artículo anteriorMatilda, el caso de una niña estrella
Artículo siguienteEl lado oscuro de la Luna descubierto por la Unión Soviética
Nacho Ramirez
Nací con el control de la tele en la mano. Veo películas y series tan seguido que hasta me olvido de que tengo una vida. Soy un eterno enamorado de las historietas y las novelas. Prometí leer la saga de "Canción de Hielo y Fuego" en menos de 5 meses. Hoy puedo decir "Mission Accomplished".