Forrest Escribiendo la más linda de las palabras
Forrest Escribiendo la más linda de las palabras

“Forrest Gump” es una película de 1994, dirigida por Robert Zemeckis, basada de la novela del mismo nombre de Winston Groom y adaptada por Winston Groom. Fue protagonizada por Tom Hanks como el inocente “Forrest Gump”, Robin Wright como “Jenny”, el eterno amor de nuestro protagonista. También está Gary Sinise como “El teniente Dan”, Mykelti Williamson como “Bubba”, Sally Field, que hace de la mamá de Forrest y, por último, pero no menos importante, vemos a Haley Joel Osment en su primer papel, haciendo de Forrest Jr.

El´94 fue uno de esos años que nos trajo maravillas del cine como “El Rey León” o “Pulp Fiction”, pero por sobre todas yo destaco a Forrest y es por una razón: Es una obra maestra. Primero, porque rompe todo. El guión adaptó a un personaje con ciertas características y lo transformó en un emblema para aquellos que creemos que el mundo es un lugar hermoso. En los 142 minutos que dura la película, vemos la vida de un hombre pasar, pero al mismo tiempo la de un país que cambió, para bien o para mal, lo hizo. Pero no nos metamos en ese lugar y seguimos adelante. 

La película toma de su novela original hasta el capítulo 11 y su acto final. Sobre ellos construye su propia vida. La cámara nos vomita este mundo roto, pero siempre nos muestra que no todo es así. Así es Jenny, así es la vida de una persona que tomó todas las decisiones equivocadas, alguien que está siendo devorada por sus propios demonios. Y, por otro lado, tenemos a Forrest, quien no tiene otra opción más que seguir adelante con todo lo que se le ponga en frente y aún así sale victorioso, porque al final no importa nada más que el haberlo intentado. 

Forrest y Jenny. Cuando descubren que hay cosas que nunca sanan del todo.
Forrest y Jenny. Cuando descubren que hay cosas que nunca sanan del todo.

Obviamente, si no fuera por ese casi divino Hanks que se convirtió en otra persona y adoptó hasta un acento que tardó semanas en perder, si no fuera por él y su talento, no tendríamos a ese hombre, ese personaje que borra la línea entre la pantalla y la realidad. 

Así es cómo esa gran combinación de inocencia por parte de Roth, dél talento de Hanks, de la sensibilidad de Alan Silvestri para acertar ese melodía para rompernos el corazón y que se une con ese ojo impecable de Arthur Schmidt para saber dónde cortar, todos dirigidos por un Robert Zemeckis que tenía todo para perder, dio como resultado que nos encontremos con esta obra maestra.

Forrest Gump es de esas películas que son capaces de hacernos reír, llorar, cuestionar nuestras vidas y dejarnos sabiendo que quizás no todo está mal. Y no hay mejor ejemplo que cuando Forrest se reencuentra con Jenny, el amor de toda su vida, quien en varias ocasiones se había alejado de él y ella le dice que tiene un hijo… Un hijo llamado Forrest. 

—Se llama como yo.

—Su papá se llama Forrest.

—¿Su papá también se llama Forrest?

—Tú eres su padre Forrest.

Forrest y Forrest Jr. pescando
Forrest y Forrest Jr. pescando

Después de un momento para que su cerebro procese todo y cuando todas las lágrimas empiezan a salir de sus ojos (y de los nuestras también), brota la pregunta que nos rompe el corazón, dejando todo de lado: Si su hijo tiene los mismos problemas que él o es inteligente. La escena termina con ellos, padre e hijo sentados viendo la tele, ya que, al final, ambos son nenes.

Podría hablar por horas de “Forrest Gump” sobre la relación del “Teniente Dan” con el mismo  Forrest, quien le enseña que uno forja quien es. O sobre que la amistad surge en los lugares más raros. Sobre como el amor de un madre es más incondicional, es eterno, pero todos tenemos vidas y por hoy he hablado mucho.

Forrest y su mamá
Forrest y su mamá

Seré honesto, amo este película con todo el corazón, lloro siempre en las mismas escenas, me río de los mismos chistes y me sorprendo siempre que le pasa algo al personaje. No sé por qué. Tampoco me importa. Nunca leí el libro y nunca lo voy a leer. No lo necesito. Este es Forrest para mí. Esta es la historia más linda jamás contada y eso es todo lo que tengo que decir.

Comentarios
Compartir
Artículo anteriorSoñar con viajar: La aventura de ser viajero
Artículo siguienteScream: La Serie
Nacho Ramirez
Nací con el control de la tele en la mano. Veo películas y series tan seguido que hasta me olvido de que tengo una vida. Soy un eterno enamorado de las historietas y las novelas. Prometí leer la saga de "Canción de Hielo y Fuego" en menos de 5 meses. Hoy puedo decir "Mission Accomplished".