fuente: youtube.com

Ya te contamos quién fue Tolkien y todos los detalles de su universo épico. Hoy nos toca recordar el aniversario número 79 de la publicación de “El Hobbit”: la novela para niños (y no tan niños) pensada en un principio para el disfrute de los hijos del autor, que se convirtió en pocas décadas en un clásico que nos sigue cautivando.

La creación de El Hobbit


Tolkien nunca pudo desvincular sus pasiones y siendo profesor, filólogo, lingüista, poeta y escritor, sus creaciones se caracterizan por ser un producto de la fusión de todos esos elementos con el condimento mágico del amor por la mitología nórdica.

La frase inaugural de “El Hobbit” surgió espontáneamente mientras corregía exámenes de literatura. El resto de la novela fue compuesta erráticamente, intercalando mapas, poemas, canciones, construcciones idiomáticas, personajes y árboles genealógicos.

La trama argumental nació con fluidez a partir de esas raíces profundas y específicas. Las personalidades y acciones de sus personajes eran coherentes con la historia de pueblo, su familia y su geografía. De esta forma, encontramos cada elemento perfectamente enlazado con los demás, que se sintetiza en un libro que nos sumerge en un mundo fantástico y nos hace parte de sus aventuras.

fuente: businessinsider.com
Fuente: businessinsider.com

“El hobbit” fue leído por amigos, colegas y familiares del autor, quienes le sugirieron su publicación. La editorial George Allen & Unwin publicó la primera edición en 1937, impulsada por una ex alumna que, habiendo leído algunos fragmentos, apuró a Tolkien para que finalice su obra. También fue fundamental el apoyo de su amigo C.S. Lewis, el autor de “Las crónicas de Narnia”.

En numerosas ocasiones intercambiaban escritos y críticas, ya que ambos estaban orientados a la literatura infantil con elementos de la ya mencionada mitología nórdica. En el caso de “El hobbit”, Lewis se mostró encantado y publicó numerosas críticas positivas, anticipando que esa obra se convertiría en novela de culto, tanto para niños como para adultos.

¿Qué hacen juntos trece enanos, un hobbit y un mago?


Una pequeña compañía de enanos fuertes y decididos, encabezados por Thorin Escudo de Roble, necesita ayuda para recuperar su hogar bajo la montaña, usurpado por el sanguinario dragón Smaug. Gandalf, el misterioso mago, se dispone a ayudarlos, pero algo falta… Un saqueador experto que pueda escabullirse en la Montaña Solitaria.

En esta ecuación nunca postularíamos a un pequeño hobbit hogareño y de buena reputación para ocupar ese puesto, pero Gandalf está convencido de que su diminuto amigo será perfecto para la misión.

fuente: devianart.com
fuente: devianart.com

Es así entonces cómo el cómico grupo se dispone a derrotar y a cruzar la Tierra Media para derrotar a un dragón y devolver a Thorin, el heredero, al trono bajo la montaña.

Bilbo Bolsón es el nombre del hobbit elegido como saqueador. Preso de muchos temores, Bilbo se lanza hacia la aventura y atraviesa todo tipo de situaciones con ingenio y sacrificio. En el camino que recorre el grupo para completar su misión, deben sortear todo tipo de dificultades: Conflictos con los elfos, caminos traicioneros y combates con criaturas aterradoras como arañas gigantes, hombres que cambian de forma, trolls, orcos y trasgos.

Toda la travesía confluye en el desenlace con el enfrentamiento entre ellos y el dragón. El final, los invito a que lo descubran. Tolkien nos entrega esta historia apasionante, plagada de intrigas, alianzas y aventuras ¿La recomendamos? ¡Por supuesto! Es apta para todas las edades y puede complementarse con la trilogía de films.

Comentarios