Super Mario Bros

Saltar sobre tubos que tienen plantas carnívoras dentro, matar tortugas, recolectar monedas, pisar hongos, destruir ladrillos y esquivar fuegos que vienen del dragón que intenta hacerte morir son sólo algunos de los obstáculos que se presentan en el videojuego de Super Mario Bros para, finalmente, rescatar a la princesa Peach.

Si hablamos de juegos de aventura, me atrevo a decir que este es el padre de todos. Super Mario Bros fue diseñado por Shigeru Miyamoto, lanzado el 13 de septiembre de 1985 y producido por la compañía Nintendo.

Koji Kondo fue el encargado de la particular e inconfundible banda sonora que acompaña en las aventuras de Mario y su hermano, Luigi. A 31 años de su lanzamiento, este juego se ha convertido en todo un suceso en el mundo gamer.

Shigeru Miyamoto
Shigeru Miyamoto

Mario es, sin dudas, la cara más conocida y querida de Nintendo. En 1999 fue reconocido como uno de los videojuegos más vendidos de la historia.

Shigeru Miyamoto, quien era un diseñador de la compañía, aceptó crear un juego arcade, luego de que el presidente de esta firma, Hiroshi Yamauchi, se lo pidiera.

Tal fue la repercusión de este juego, que en 1993 se lanzó la película basada en la saga, que fue dirigida por Anabel Jankel y Rocky Morton, y protagonizada por Bob Hoskins. A pesar de las buenas actuaciones de quienes interpretaron a Mario y Luigi, la película tuvo críticas muy malas. Entre ellas, se decía que su argumento era incoherente y vago, lo que decepcionó a todos los seguidores de Mario Bros.

Hay innumerables adaptaciones (e imitaciones también) de este atrapante juego, que cuenta con ocho mundos diferentes, con cuatro niveles cada uno, donde Mario y Luigi deben poner en práctica sus destrezas para ir avanzando en este Reino del Champiñón y llegar finalmente a donde Bowser tiene secuestrada a la princesa.

Una tortuga gigante te escupe fuegos, caminás con mucho cuidado y agarrando con fuerza el clásico joystick del Sega; avanzás, esquivándolos, estás en la misión de tu vida. Finalmente, lo derrotás y suspirás, sacando afuera todo el estrés que ese nivel generó.

“Thank you, Mario. But our princess is in another castle” aparece en la pantalla y te decepcionás nuevamente. Es que esta era, sin dudas, una de las frases que más nos rompía el corazón, más aún que cuando te decían que había fruta de postre.

otro castillo

Mario Bros fue y es parte de la infancia de muchas generaciones de chicos y no tan chicos que crecieron jugándolo, buscando trucos y trampas para pasar los diferentes niveles, que van desde nadar esquivando peces, correr para que las abejas no te toquen, nubes que tiran una especie rara de escarabajos, hasta saltar de hongo en hongo intentando no caer al vacío y morir.

Una de las particularidades de Mario era que, si nos tocaba agarrar el hongo indicado, él crecería inmediatamente unos centímetros. También sabíamos que juntando 100 monedas, nos regalaban una vida. Así que éste era uno de nuestros objetivos, además de encontrar premios escondidos en ladrillos o niveles escondidos dentro de las tuberías.

mario bros versiones

Mario y Luigi, quizás sin querer, nos dejan la más linda de las enseñanzas: El luchar contra todo por un amigo o por alguien a quien quieras, hacer cualquier cosa, aunque eso signifique enfrentarnos a alguno de nuestros miedos o salir un poco lastimado con tal de ayudarlo a salir de la difícil situación en la que se encuentre.

Comentarios
Compartir
Artículo anteriorEl universo de Tolkien
Artículo siguienteLos lápices siguen escribiendo
Micaela Jaunarena
Vivo a destiempo. Fan de la gente que se ríe a carcajadas, de los colores y del olor a tierra mojada ¡Expresate y brillá!