trabajo en equipo

En la vida y en las organizaciones laborales o educativas nos encontramos cada vez más con dos conceptos parecidos y que en ocasiones se usan como sinónimos, pero que no son lo mismo: “Grupo de trabajo” y “Trabajo en equipo”.

Sí, esto es para vos, que cuando escuchaste al profesor en la facultad decirte “Bueno, chicos armen un grupo para trabajar” por enésima vez en tu vida educativa, pusiste los ojos en blanco, miraste alrededor, haciendo un relevamiento mental de tus compañeros: A es vago, B trabaja pero se las sabe todas, C no tiene opinión, D opina de todo, E sabe muchísimo de todos los temas, F es bueno investigando y así con todo el abecedario.

Como coincidencias, los dos conceptos son 2 o más personas que trabajan en conjunto. La clave está en lo que los diferencia a la hora de cumplir con un objetivo. Los grupos de trabajo son piramidales, tienen un solo líder, quien dispone cómo se mueve el grupo en pos de alcanzar un objetivo, no se comparte la responsabilidad y los resultados son individuales. En cambio, el trabajo en equipo es un pequeño grupo de personas con competencias complementarias que les permitirán alcanzar un objetivo, buscando el consenso, se comparten roles, responsabilidades, fracasos y triunfos.

A lo largo de mi vida educativa y laboral nos toca compartir roles, en grupos y equipos ¿Cuántas veces te tocó ponerte un grupo al hombro para entregar un trabajo en tiempo y forma? Si no sos ése, sos el que espera que le manden que hacer, el que tiene la excusa para el profesor o jefe, o sos el que se queja porque alguien manda al resto. La satisfacción del trabajo terminado en inigualable, pero es frustrante saber que las tareas que debían repartirse entre varios, terminaron sobre los hombros de unos pocos.

En cambio, trabajar en equipo es distinto. Uno tiene que estar dispuesto a aprender a aprender, aunque suene redundante, siempre alguien tiene la posibilidad de enseñarnos algo nuevo, complementar los conocimientos con otros. Uno aprende a trabajar por consenso, concepto difícil de entender, algunos creen que esto significa que la mayoría apoye la idea y, sin embargo, consensuar es lograr un acuerdo grupal con argumentos sólidos para los que no comparten la idea.

trabajo-en-equipo

Cuando tenés esta suerte, sabés que todos son tus pares, que si das una idea, será escuchada, debatida, aprobada o reprobada, todos trabajarán para lograr un fin y compensar las tareas para que nadie quede sobreexigido.

Saber trabajar en equipo y lo que esto significa es importante, porque es lo que piden principalmente en las entrevistas laborales grupales. Generalmente piden elegir por consenso y no por votación: “¿Qué diez objetos llevarías a una isla desierta y por qué?”, “¿Qué elementos salvarías de un barco que naufragó?”, entre otras.

Muchas veces se mezclan los significados de ambos y lo que se espera del conjunto de personas que realizan el trabajo. Cada una de las dos modalidades de trabajo tiene fines diferentes, restricciones culturales y organizacionales. Entre ambas modalidades, el trabajo en equipo es ventajoso sobre el grupo: Se comparten los trabajos duros y difíciles, la responsabilidad, lo positivo y lo negativo del trabajo, hay participación y diferentes puntos de vista. Sí hay desventajas, no todo es impoluto, a veces se presiona a los miembros para acordar soluciones, la responsabilidad se diluye en el equipo.

Por eso, la próxima vez que te propongan trabajar con otros, preguntate si lo que querés es trabajar en equipo o armar un grupo de trabajo. Si querés ser el seguidor de un líder o el líder indiscutido del grupo o alguien que trabaje con pares a los cuales enseñar y de los que también se puede aprender.

*La imagen destacada es de “Problemas de aprendizaje”.

Comentarios