Puede que todos se hayan encontrado alguna vez hablando de un “Boy Scout” o de un “niño explorador” sin saber que detrás del nombre, no sólo hay un “Siempre Listo”, sino también todo un estilo de vida.


Los scouts en Argentina festejan su día el 5 de septiembre, pero para entender un poquito de qué se trata el uniforme marrón clarito y los chicos que ayudan a cruzar a las ancianas en las esquinas, debemos remitirnos a los inicios y a saber quiénes son… Acá es donde entra mi tarea.

El Movimiento Scout fue fundado por Lord Robert Baden Powell a principios del siglo XX. Los inicios de los scouts como un espacio en el que los jóvenes pudieran desarrollarse física, espiritual y mentalmente alegró a la sociedad de la época, porque comenzó a impactar directamente en la disminución de la delincuencia en Inglaterra, lugar de origen de su fundador.

scout-5

Como premisa, el Movimiento Scout está basado en su Ley y Promesa, que le da al joven un par de herramientas para manejarse en la vida. Sí, en la vida.

Yo tengo la gracia de haber conocido bien de cerca el Movimiento Scout, pero participando del Movimiento Guía, que ya veremos cómo se entrelaza con los scouts. Y les puedo decir que el Movimiento me dejó herramientas para toda una vida.

Los inicios del Escultismo


En 1907, en la Isla de Brownsea, tuvo lugar el primer campamento, donde 20 muchachos integraron 4 patrullas. A partir de ahí, vivieron 8 días en los que aprendieron no sólo a hacer fueguitos, sino a comportarse como caballeros y adquirir algunas ideas de valores. Todo según las técnicas militares que Baden Powell había aprendido en el ejército. Digamos que este campamento fue una versión intensiva de lo que, después, se transformaría en el método scout.

Izado de bandera en el campamento de la Isla de Brownsea
Izado de bandera en el campamento de la Isla de Brownsea

¿Cómo se organizan los scouts?


Desde el momento mismo en que el niño entra al movimiento, ya está viviendo e incorporando experiencias que lo construirán como hombre para el mañana. Desde los 5 y 6 años en algunos casos. Pero al movimiento se puede entrar en cualquier momento de tu vida. Si no, preguntale a mi papá, que se hizo parte de un comité de padres (los papás que acompañan a los chicos en los campamentos y otras actividades) a los 50 años.

scout-7

Los scouts se dividen en Lobatos/Lobeznas (7-11 años), Scouts (11-14 años), Raiders (14-17 años) y Rovers (17-21 años). Los lobatos y lobeznas, los más pequeños —aunque en algunas comunidades hay Castores, que son más chiquitos aún—, aprenden el lema Siempre Mejor y empiezan a adentrarse en el método scout. Los scouts propiamente dichos, bajo el lema Siempre Listo, se comprometen con la Ley y la Promesa Scout, haciendo de la buena acción diaria un estilo de vida. Los Raiders, también Siempre Listos, comienzan a entender que el servicio es parte de la vida, para que, finalmente en los Rovers, bajo el lema Servir, se consolide la idea de servicio a los demás y con los demás.

El Método Scout: Educación en valores


La idea de una educación personal es el punto de partida de los scouts, además de que el muchacho tiene que estar acompañado por su familia y la escuela, en el mejor de los casos. Para que esta educación resulte efectiva, los scouts aprenden haciendo y todo conocimiento es parte de un gran juego.

Para todo esto, se fomenta en los chicos un espíritu de patrullas, es decir, pequeños grupos internos al gran grupo, en el que paulatinamente aprenden a aceptar responsabilidades y a encontrarse insertos en un grupo, adquiriendo un poco de vida comunitaria y, a través de las patrullas, a incluir poco a poco el servicio como estado permanente de vida.

scout-10

El programa educativo del Movimiento Scout tiene como premisa la base en la Ley y Promesa Scout. La Ley consta de pequeñas frases que son inmensas y que te ayudan a entender un poco tu tarea en el mundo. Y la Promesa se trata de prometer, valga la redundancia, que vas a hacer todo lo posible para cumplir esos puntos.

Si a todo esto le agregamos un contacto bien cercano con la naturaleza, encontramos en el método scout los elementos necesarios para que el chico crezca en los cuatro campos importantes de la vida scout: vida comunitaria, aire libre, cultura y escultismo.

Y… las Guías


Con todo esto podés saber un poco más qué son los scouts y por qué se trata de un movimiento de al menos 40 millones de muchachos alrededor de más de 165 países. Pero, al igual que los scouts, también existen las Guías Scouts.

Los Scouts tienen la flor de lis como símbolo, las Guías el trébol
Los Scouts tienen la flor de lis como símbolo; las Guías, el trébol.

Cuando Robert Baden Powell reunió a sus scouts en 1909, no se imaginó que algunas hermanas mujeres de sus chicos iban a enamorarse del Movimiento y a pedir ser incluidas en él, pero lo hicieron: Se presentaron en el Crystal Palace y pidieron un lugarcito.

Así que, para el año siguiente, tenían no sólo un lugarcito, sino un programa educativo acorde a las chicas y un nombre: Guías, en honor a las guías de la India. Primero, fue Agnes Baden Powell, hermana de Robert, la que empujó el Movimiento en sus inicios. Luego se sumó Olave, la mujer de Robert Baden Powell. Ambos llegaron a ser los Jefes Mundiales de los Movimientos: Olave, de las Guías; Robert, de los Scouts.

Hoy en día las Guías están presentes en al menos 146 países del mundo, y cuentan con casi 10 millones de muchachas guías que adquirieron el método guía, la Ley y la Promesa como estilos de vida. En Argentina existe la Asociación de Guías Argentinas.

Una vez Scout, siempre Scout. Una vez Guía, siempre Guía


Yo tuve la gracia de ser Guía. Mis papás me llevaron desde los 6 y transité unos 15 años intermitentes dentro del Movimiento Guía. Si bien no participo ya de sus actividades y campamentos, ser Guía es lo que, aún hoy, soy.

El Guidismo me dio herramientas para la vida que ojalá todos pudieran conocer. Además de un compromiso, entre los muchos que me enseñó, que conservo y presiento que conservaré para siempre: Dejar el mundo en mejores condiciones de las que lo encontraste.

Las guías sabemos de irnos. De montañas y hormigueros.
De saberes cotidianos, sabores y olvidos.
Las guías sabemos de historias. De fogones y mates.
De tormentas y tradiciones.

Las guías somos asombrosas. No por el hecho de ser Guías, sino por el sólo motivo de ser personas capaces de insertarse en el medio y ser hábiles con la naturaleza. No por el hecho de ser Guías, sino por la gracia de levantar un pueblo con la nada y desarmarlo en pocos días para retomar el camino.

Las guías somos asombrosas. Porque tenemos la gracia del servicio a los demás. Porque damos todo lo que tenemos, sin recibir nada a cambio. Porque sabemos de la intemperie, del mal humor y de las cimas. Porque sabemos del frío y la humedad, de la tormenta furiosa y de las almas mojadas.

Las guías somos asombrosas. Caminamos por las altas cumbres, sólo por el motivo de conocer y descubrir nuevos horizontes. Ideamos sueños por las generaciones futuras y por las propias. Manchamos con ideales y un estilo de vida a este mundo pobre de juegos y nudos.

Las guías somos asombrosas. Tenemos la capacidad de crecer en soles, tréboles, fuegos y flores. Atesoramos la euforia de gritar a qué pertenecemos. Asumimos y narramos la lucha por el movimiento que nos une. Adquirimos espíritu, ilusiones, ambiciones, esperanzas y roles.

Las guías somos asombrosas. Cobijamos la idea de un fogón rodeadas de amigas, el silencio y una ceremonia. Conservamos la vigencia de la visión de nuestro Creador. Y de aquellos que hicieron que, hoy, seamos Guías.

Comentarios
Compartir
Artículo anterior10 de septiembre: Día mundial de la prevención del suicidio
Artículo siguienteSkins: Un drama de adolescentes
Mauge Sologuestúa
Toda santafesina. Sensibilidad e ironía. Seriéfila por elección, escritora y lectora por atrevimiento; y cocinera de profesión. Los lentes y el café me hacen ser persona. Hago de tripas corazón. No sé combinar la ropa, ni dejar de comerme las uñas.