cartel Ayuda Suicidio

Desde el 2003, la Asociación Internacional para la Prevención del Suicidio (IASP) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) promocionan el Día Mundial de la Prevención del Suicidio. Así, el 10 de septiembre tiene como objetivo concientizar a la gente de que el suicidio se puede prevenir fomentando medidas prácticas y un compromiso comunitario.

El suicidio es consecuencia de diversos factores psicológicos, sociales, biológicos, culturales y de entorno. Más de 800 mil personas se suicidan cada año en el mundo y es una de las principales causas de muerte en el grupo de 15 a 29 añosEn América, 65 mil personas mueren por suicidio cada año.

¿Quién está en peligro?


Son población de riesgo las personas que han tenido intentos previos de suicidio, las que padecen trastornos mentales (especialmente la depresión o la esquizofrenia) o enfermedades/dolores crónicos.

Las tasas de suicidio también son elevadas entre grupos vulnerables que son objetos de discriminación. También el consumo nocivo de alcohol y drogas, los ambientes de violencia, las sensaciones de pérdida, los problemas financieros, diversos entornos sociales y culturales o antecedentes familiares de suicidio son elevadores del riesgo.

La mayoría de los suicidas dan avisos evidentes de sus intenciones; sólo en pocos casos no los dan. Por consiguiente, deben tomarse en serio todas las amenazas de autolesión.

DiadePrevencionSuicidioLazo

¿Cómo se puede prevenir el suicidio?


La guía de la OMS subraya que, tanto a nivel comunitario como nacional, se pueden tomar varias medidas para prevenir la mayoría de los suicidios. Entre ellas, las siguientes:

  • Reducción del acceso a los medios para suicidarse (pesticidas, medicamentos, armas de fuego, etc.).
  • Políticas de salud mental y tratamiento especial para quienes padecen depresión, alcoholismo o esquizofrenia.
  • Seguimiento profesional de los pacientes que han cometido intentos de suicidio.
  • Tratamiento responsable del tema en los medios de comunicación para sensibilizar a la comunidad.
  • Formación de profesionales en la atención primaria de salud y facilidad de acceso a servicios de salud.
  • Políticas para reducir el consumo de alcohol. 

Este 10 de septiembre, “Conectar. Comunicar. Cuidar”


Cada año se trata un aspecto diferente de la prevención. Entre ellos:

La misma prevención, la devolución de la esperanza, el tema de que la prevención es un trabajo de todos como comunidad, de que se hace durante toda la vida, cómo se piensa, se planea y se actúa, la diferencia de la prevención en cuanto a culturas, los prejuicios y cómo éstos nos separan, la ayuda y cómo nos une.

Este 2016, el lema del Día Mundial para la Prevención del Suicidio es “Conectar, comunicar, cuidar”.

ManosPrevencionSuicidio

Conectar: 

Fomentar las relaciones con quienes perdieron a un ser querido por suicidio o tienen a alguien cercano que intentó hacerlo impulsa los esfuerzos para la prevención.

Aunque cada caso es diferente, hay lecciones comunes que se pueden aprender.

Los que estuvieron al borde del suicidio pueden ayudar a comprender la compleja interacción de circunstancias que los llevaron a ese punto y las que los salvaron o ayudaron a elegir vivir.

Los que perdieron a alguien por suicidio pueden ayudar a comprender cómo las personas viven y afrontan su situación.

Se crea una red. Se busca consuelo y ayuda y los individuos, organizaciones y comunidades tienen la responsabilidad de comprobar que cada quien esté bien.

Comunicar:

La relación abierta es vital para combatir el suicidio. Disipar mitos y reducir el estigma, aunque con precaución para no normalizarlo ni estimular un comportamiento imitativo entre los más vulnerables.

Abordar el tema mostrando compasión, empatía y una escucha no crítica ayuda a las personas que han pasado por un episodio de ideación suicida a recuperarse.

Cuidar:

Ninguna comunicación con el mundo tendrá efecto sin el cuidado. La prevención del suicidio debe ser una prioridad y así también financiarlo a un nivel proporcional a su importancia.

Debe ser prioridad de la salud y de otros sectores, y las comunidades deben ser capaces de identificar y apoyar a los que puedan estar en mayor riesgo. Además, se debe garantizar que las personas involucradas no terminen siendo afectadas por la sensibilidad de la temática tratada: Deben cuidar a los demás, pero también cuidarse a sí mismas.

Argentina y el Lazo Naranja


En lo que respecta a nuestro país, durante el 2010 se llevó a cabo un Programa de Prevención, Atención y Posvención apuntado a niños y jóvenes.LazoymanosSuicidio

Luego del análisis de los resultados, se buscó comprometer a los medios de comunicación y al Estado para instalar el tema en las agendas públicas. Finalmente, se declaró al 10 de septiembre “Día Nacional de la Prevención del Suicidio”.

En Argentina se cuenta desde el año pasado con la Ley Nacional N° 27.130, que es la Ley Nacional de Prevención del Suicidio, y se tomó como emblema el Lazo Naranja.

Se eligió el color naranja por atribuírselo al sol: Significa la energía, la vida y la confianza. Se habla de la posibilidad de volver a empezar, de transformarse a pesar del dolor, en cualquier momento de la vida.

Comentarios