fuente: lacuinatecuida.com

Hoy te traigo una receta de pan de salvado y semillas. Si disfrutás los sandwiches, las tostadas y los snacks, esta receta es para vos.

Lo cierto es que para cocinar panificados necesitás muy pocos ingredientes que, además, resultan baratos. Si te animás a prepararlo vos mismo, te asegurás tener pan casero disponible para zafar alguna comida en los momentos en que contás con poco tiempo. Cualquier cosa untada en una rodaja de pan cuenta como desayuno (?) y podés ponerte “creativo” con los sandwiches a fin de mes, cuando tu heladera contiene los alimentos más erráticos.

Ingredientes para hacer pan de salvado y semillas


Las cantidades que voy a enumerar a continuación dan por resultado alrededor de 1,5 kilos de pan. Conseguir menores o mayores cantidades es muy simple, sólo dividí o multiplicá los ingredientes.

Los ingredientes secos necesarios son 1 kilo de harina 000, 250 gr. de salvado, una tacita de café o 50 gr. de semillas de sésamo y lo mismo de semillas de girasol, 1 sobrecito o cubito de levadura y una cucharada de sal.

Los ingredientes húmedos incluyen 600 ml. de agua tibia y una cuchara sopera de aceite de oliva.

fuente: navolapizza.com
Imagen: navolapizza.com

La preparación paso a paso para hacer este pan casero


    1. En primer lugar, se pone a diluir la levadura con el agua tibia. Lo ideal es revolverla con una cuchara o un tenedor.
    2. Luego se forma en la mesada una corona con 3/4 de la totalidad de la harina, el resto se guarda para el amasado final. En el centro de la corona se agrega el salvado.
    3. Colocamos la sal en el exterior del círculo de harina, mientras en el centro vamos agregando lentamente el agua tibia y la cucharada de aceite. Se va incorporando la harina manualmente con movimientos envolventes, desde el centro de la corona hacia afuera.
    4. Una vez que incorporamos la totalidad de los elementos húmedos, debemos amasar por unos 10 minutos. El resultado que debemos esperar es una consistencia blanda, pero no pegajosa. Es importante observar que el salvado haya quedado distribuido uniformemente por toda la masa.  Se deja reposar el bollo por 1 hora, tapado por un repasador apenas húmedo.
    5. Una vez cumplido el tiempo de reposo, se separa la masa en bollos de tamaño mediano. Se incorporan las semillas y se vuelven a amasar individualmente con el resto de la harina que habíamos separado. Nuevamente se deja reposar la masa para que leve por un tiempo estimado de entre 25 y 30 minutos, en un ambiente cálido.
    6. Finalmente, se meten en el horno precalentado por 15 minutos, en temperatura media, por otros 40 minutos. No olvides que esto puede variar según el horno y debemos estar atentos, controlando la preparación.

 

Imagen: sancamilo.com
Imagen: sancamilo.com

Nuestras abuelas lo hacían todo el tiempo: Amasar no es muy difícil. Es cuestión de tenerse fe. Por lo general, conseguís resultados geniales con un par de intentos o siguiendo minuciosamente la receta. Cocinar tu propia comida es crucial para una alimentación sana. Y no debés olvidar que muchos ingredientes pueden reemplazarse para que la receta se ajuste más a tus gustos personales.

Esta receta fácil y rendidora puede servirte para complementar los desayunos y los almuerzos. Es muy práctica para incorporar semillas y fibra a nuestra dieta, si no estás acostumbrado a consumirlas de otra manera y, por supuesto, puede ser una opción ideal para compartir unos snacks con amigos y familiares.

*La imagen destacada es de lacuinatecuida.com

Comentarios