Gonzalo Heredia y la literatura

Gonzalo Heredia no sólo es uno de los galanes argentinos que se luce en las tiras románticas del prime time. Si bien es cierto que actualmente es uno de los personajes más llamativos de “Los ricos no piden permiso”, también ha sabido mostrar a su público una faceta que no siempre es la que más se conoce.

Gonzalo Heredia, el lector


En una nota que muy amablemente brindó a Puntadas, el actor nos contó cuáles son sus gustos literarios, cómo es su relación actual con la lectura (porque, quien es lector, sabe que uno establece ciertos vínculos con sus libros) y también con su familia y compañeros de trabajo.

¿Recordás cuál fue el primer libro que te atrapó?

El primer libro que leí en mi vida fue “El túnel” de Ernesto Sabato. En mi casa, mis padres no tenían el hábito de leer y, por ende, no había libros circulando por la casa ni mucho menos biblioteca. Con el túnel” tuve la primera adicción literaria de mi vida.

Me recuerdo parado en mi habitación, apoyando el libro sobre la cama y no pudiendo sacarle los ojos de encima, porque sentía que los personajes me hablaban. Justamente lo que le pasa a Castel con María, la obsesión.

¿Le debés a alguien tu gusto por la lectura? Porque a la vista está que es algo que disfrutás mucho.

A muchos escritores. Pero la familia literaria me la construí sola. En mi vida no hubo nadie que me haya hecho leer por primera vez algo.

¿Tenés un autor favorito? ¿Por qué?

Autores favoritos, muchos. El favoritismo varía según el momento que esté atravesando. Sé quién podría acompañarme en cada circunstancia que me toca vivir. Descubro nuevos que los guardo para momentos que todavía no tengo cubiertos. Por lo general, mi autor favorito es el que leo en el momento. Suelo fanatizarme y leer toda la bibliografía de ése o toda la que más pueda. Me ha pasado con Fogwill, Levrero, la Generación Beat, Arlt. Ahora con Saer o Foster Wallace, con el policial negro en su momento (Mankell, Petro, Indriðason), algunos autores más clásicos, como Poe, Sartre.

A la hora de elegir un libro, ¿te guiás por tu instinto o sos de seguir críticas y recomendaciones?

La mayoría de las veces elijo los que nombran el escritor o escritora que leo en ese momento. Un libro me va llevando a otro y ese otro a un nuevo escritor, y ese escritor a otras ideas y así, casi sin darme cuenta, se forma una red literaria y te das cuenta de que nunca, jamás en la vida, te va a alcanzar el tiempo para leer todo lo que te gustaría leer.

¿Y qué tipo de libros leés actualmente? ¿Muchos a la vez o vas de a uno?

Ahora estoy en la etapa que leo dos o tres al mismo tiempo. No me siento a leer. Leo. Simplemente. No hago el lugar, el momento, porque los momentos son todos. Entonces, de repente me encuentro con un libro o dos en mi mesa de luz, dos más empezados en el escritorio, los que estoy leyendo con más devoción en el bolso y de esa forma siempre me encuentro con historias para leer.

Gonzalo Heredia - Lector
Imagen: Infobae

Seré curiosa, ¿no te dan ganas de escribir? Quizás ya lo estás haciendo y no lo sabemos…

Escribo desde los trece años.

¿Y qué pensás de estos best-sellers mundiales, como “50 Sombras de Grey”? Si bien son un éxito, también son muy criticados ¿Vos creés que se puede discriminar entre lo que es literatura y lo que no?

Yo leí casi toda la bibliografía de Paulo Coelho, también “El caballero de la armadura oxidada” o alguno de Bucay. También uno de Jostein Gaarder, “El mundo de Sofía”, que me llevó a conocer filósofos y pensadores increíbles. Los libros son libros. La literatura la hace uno. El acto de abrir un libro es valentía, habla de la persona. También el hecho de seguir explorando o no.

Ahora, una más personal, si se quiere ¿Sos de leer cuentos con tu hijo? ¿Lo vas incentivando, acostumbrando, al hábito de la lectura?

Lo primero que leímos o le leí fue una colección que venia en un diario de grandes clásicos ilustrados, el chico que se transforma en cucaracha o “La metamorfosis”. Lo incentivo mucho a que se familiarice con el libro en las manos. Le compro libros, armamos su biblioteca, escribimos los cuentos que a él se le ocurren.

Por ejemplo, hace una semana cumplió cinco años y me pidió una máquina de escribir de regalo, porque vio que yo me había comprado una. Entonces, le regale la mía (una Olivetti Lettera 32) y escribimos los dos. Él escribe como puede lo que le sale y yo intervengo, relatando lo que acontece entre Eloy y su máquina de escribir, una especie de cadáver exquisito que me gustaría que sigamos haciéndolo durante muchos años. Trato de incentivarlo desde el juego.

Por último, regalar un libro no es algo precisamente fácil, pero ¿qué libro le regalarías o recomendarías a las siguientes personas?

  • Brenda Gandini: a Brenda le gusta mucho Clarice Lispector y Alejandra Pizarnik. El que me acuerdo que le regalé y le encantó fue el trabajo de Aníbal Jarkowsky.
  • A Eloy cuando ya sea un adolescente: Eso es mas difícil. Te lo respondo en diez años.

Y no puedo dejar de incluir a algunos de tus compañeros de elenco en “Los ricos no piden permiso”:

  • Agustina Cherri: Le regalé “Distancia de rescate” de S. Schweblin.
  • Luciano Castro: Le regalé los cuentos de Dostoievski y ahora lee “Una pálida historia de amor” de Fogwill (también le aconsejé que lea los cuentos).
  • Eva De Dominici: “El mundo de Sofía”.
  • Leonor Manso: Alguno de Puig.
  • Leonor Benedetto: “Dulce pájaro de juventud” de T. Williams.
Comentarios
Compartir
Artículo anteriorBOQUITAS PINTADAS: El poder del labial rojo
Artículo siguienteAmar la música, la melomanía
Menna Grimal
Guionista en proceso, ceremonialista en retroceso y otros delirios mesiánicos. Ultra leonina y pagana. Me casé con Guión, pero de vez en cuando tengo fantasías con el Teatro. Hija no reconocida de la televisión.