Ginamaría Hidalgo - Imagen: Cadena 3
Ginamaría Hidalgo - Imagen: Cadena 3

Ginamaría Hidalgo fue una cantante, actriz y bailarina argentina que, según dicen muchos, por no haber tenido quien la guiara en su carrera, no triunfó del modo en que debería haberlo hecho. Se le critica duramente el riesgo que asumió, tal vez inconscientemente, al mezclar los géneros en su voz.

Ginamaría tenía registros agudos y una técnica vocal impecable. Manejaba su voz a piacere para gusto de su público y para el disgusto de la crítica que supo encarnizarse con la dueña de “Las voces de los pájaros de Hiroshima”.

Pasó por lo melódico, el folklore, el tango… pero su más inmenso amor era el canto lírico, cosa que queda más que evidenciada al ver su trayectoria de cara a la ópera, puesto que tuvo diversos papeles en obras de Mozart, por ejemplo, y en distintos escenarios del mundo.

Además, al volver al país (sin olvidar que estuvo muchos años estudiando canto en el exterior, becas mediante), incursionó en la conducción, teniendo sus propios ciclos televisivos, por los que recibió dos premios Martín Fierro. Estos programas llevaron el nombre de “Las noches de Ginamaría”, en Canal 7 y en Canal 9.

Cabe destacar que en su paso por Estados Unidos, una joven Ginamaría obtuvo varios papeles secundarios en películas filmadas en Hollywood.

Algunos afirman que haberse animado a cantar “María Pueblo” en plena dictadura militar fue lo que complicó su carrera como cantante, ya que empresarios y afines al rubro no se atrevían a contratarla por miedo a las represalias. Sin embargo, lo único que pude rastrear al respecto es que ella misma afirmó en una oportunidad que la prensa argentina la había tildado de “izquierdista” durante esa oscura época de nuestra historia, por lo cual decidió volver a Estados Unidos.

Lo que sí está comprobado es que un libro autobiográfico escrito por ella misma y titulado “Argentino, yo también soy argentina” fue editado, publicado y directamente censurado por la dictadura, una situación que fue vivida por muchos artistas.

Cabe destacar que la carrera de esta soprano ligera se encontró rápidamente comprometida, a pesar de haber brillado en Japón y en muchos otros países, recibiendo menciones y reconocimientos internacionales, por reiterados problemas de salud.

Ginamaría Hidalgo
Imagen: Mis Discos Viejos WP

De hecho, Ginamaría, en una entrevista que brindó en 1984*, afirmó que, hasta ese momento, había sido sometida a cinco intervenciones quirúrgicas y también había padecido tres estados de coma. Su final no fue menos trágico: Víctima de un accidente cerebrovascular que decantó en una trombosis neurológica, su vida se apagó un 10 de febrero de 2004. Sin embargo, el motivo de estas Puntadas no es ése, sino su nacimiento, que fue un 23 de agosto de 1927.

Y en su vida personal me quiero detener. Tuvo un único hijo, Jean Paul, quien compartió algunos registros audiovisuales de su madre en Youtube; varios matrimonios y amores fallidos; una salud aparentemente frágil y la tristeza de no haber podido estar en su país todo lo que quiso, porque acá no podía vivir de lo que amaba, que era cantar. Ella confesó que se iba al extranjero para trabajar, ahorraba y volvía para a probar suerte una vez más.

Quienes la conocieron en persona, aseguran que en sus últimos años la tristeza de su mirada brotaba por montones… Por lo pronto, yo les recomiendo escuchar su versión de “Jazmín de luna” o de “Cenizas”. Ahí, en donde amó, está más viva que nunca… ¿Que nunca? ¡Está viva para siempre!

*Ginamaría Hidalgo murió a los 71 años en Buenos Aires –  11 de febrero de 2004 – La Capital

Comentarios
Compartir
Artículo anteriorEsa hermosa sensación: Medialunas Caseras
Artículo siguienteSeis historias, un amor: Lovesick
Menna Grimal
Guionista en proceso, ceremonialista en retroceso y otros delirios mesiánicos. Ultra leonina y pagana. Me casé con Guión, pero de vez en cuando tengo fantasías con el Teatro. Hija no reconocida de la televisión.