Siempre se dice que en la gestación de un romance aquel que intenta enamorarte siempre dice cosas que te va a gustar oír. Si llevamos esa teoría al contexto de un recital, una banda que viene recorriendo el mundo sería quien nos está intentando seducir y nosotros, el público, seríamos el objeto de deseo.

¡SON EL MEJOR PÚBLICO DEL MUNDO!

¡Pfff! a todos les dice lo mismo!

A veces no la creemos, sobre todo cuando nos dicen siempre lo mismo, una y otra vez. Justamente, es lo que pasa cuando alguien te chamulla, pero hoy les traigo las pruebas que solidifican la teoría y nos colocan en el podio como el mejor lugar para venir a tocar.

Nosotros y el resto


Es fácil de comprobar que existen unas grandes diferencias entre nosotros. El público argento y el resto del mundo y, como dicen los especialista, un buen show se compone de tres partes fundamentales:

1. La performance de la banda en escena: Los músicos deben dar todo es el escenario, poner huevo y transpirar la camiseta del rock.

2. El buen sonido: El sonido tiene que ser fuerte, envolvente, nítido, balanceado y seductor hasta ponerte bien manija.

3. La onda de la gente: El público tiene que tener la predisposición de sentirse parte, involucrarse y agitar, agitar como nunca (sobre todo si entregaste la dignidad comprando reventa).

Las variantes que pueden marcar la diferencia del mismo show en distintas partes del mundo son el contexto social y económico del lugar que se visita y las costumbres culturales de esa sociedad. Por eso no es lo mismo un recital de The Rolling Stones en Inglaterra, por ejemplo, donde la gente ve el concierto casi de día, aplaudiendo y volviendo a casa aún peinados y con la remera seca, que verlo acá agitando, con una chica en los hombros, apretado, gritando los temas para volver a casa afónico, chivado, a veces sin celular, endeudado en entradas hasta en 12 cuotas, pero feliz. Ese condimento nos hace aportar el 50 % del espectáculo.

Pequeñas historias del rock


Cuenta la leyenda… Fuente: Rollingmania.com.ar

En 1992 visitó por primera vez Argentina, Keith Richards con su banda The X-Pensive Winos, en el marco del Coca Cola Rock Festival que se hizo en Vélez y se dice que quedó tan, pero tan sorprendido con la gente de acá que les insistió a sus compañeros de banda con que tenían que venir a tocar al país, hasta que finalmente lo lograron tres años más tarde.

La despedida de los RAMONES Fuente: Taringa.net

Once años después de su primera visita al país y de un éxito arrollador, explotando el estadio Obras en varias fechas, los RAMONES deciden hacer el último show y en ese contexto eligen el estadio de River en 1996, agotando todas las entradas y considerando que era el mejor lugar para despedirse.

En varias entrevistas Joey Ramone declaró estar sumamente fascinado con el público argentino y el respetuoso fanatismo que tenían para con ellos, algo que no le pasaba en igual magnitud en Estados Unidos, por ejemplo.

Dave Mustaine (Megadeth) y su pasión por Argentina


Por estos días la banda estadounidense Megadeth se presentó en Argentina con unos agotadísimos shows en el Luna Park. Dave Mustaine, su legendario líder, habló con nosotros.

¿Cómo definirías al público argentino?

Aquí la gente es muy especial, es el sueño de toda banda. No son personas que ven un espectáculo cruzados de brazos: Viven el concierto, son parte de él, son muy pasionales. Yo los amo.

¿Tienen una anécdota especial con el público argentino?

Sí, cuando Megadeth vino en 1994, en Symphony of Destruction (tema), durante el riff de guitarra, la gente cantaba algo que no lográbamos entender.

Nos dijeron que era “aguante Megadeth” y yo creí que “aguante” era una bebida, pero luego supe que es un significado como: “Seguí, no pares”. Lo llamativo es que ese cántico nos sigue a todos los sitios donde vamos y fue creado aquí, en Argentina.

¿Cómo vivieron este regreso al país?

Fabuloso, siempre es un placer regresar. Amo este país y su gente, sus costumbres, todo.

He recorrido bastante, también he ido a visitar al hospital a un fanático que resultó afectado en un incidente en el concierto de Neuquén. Hicimos un set acústico en la puerta del hotel aquí y el estadio estaba repleto. No nos podemos lamentar de nada.

¿Qué opinión tenés sobre los incidentes que se produjeron?

Básicamente son las reglas del juego, es producto de la misma pasión y no los avalamos, hasta me he enfadado durante el concierto, pero sigo creyendo que son el mejor público.

¿Creen que regresarán pronto?

No lo sé, quizás pase un largo tiempo hasta que podamos volver, pero sepan que los llevo en mi corazón siempre, donde vaya.

*Agradecemos la colaboración de Luis Bianchetto en la nota a Megadeth.

Argentina como escenario para filmar


En la última década, algunas de las principales bandas eligieron nuestro país para dejar registrado en imágenes sus conciertos.

El fenómeno se debe a estos factores: La economía, la buena posición competitiva en el campo audiovisual, la infraestructura y capacidad de los estadios elegidos… y la gente y su agite.

AC/DC

Bandas con dvd en vivo en Argentina:

AC/DC, Madonna, U2, The Police, Kiss, The Rolling Stones, Iron Maiden, Megadeth y, según se comenta, también podría hacerlo la tan esperada Guns N’Roses en su regreso al país.


Mas allá de si somos o no el mejor público de rock del mundo o el peor, creo que no hay otra mejor sensación sobre esta tierra que sentir durante un par de horas que no existen el tiempo, las obligaciones, los desencantos ni nada oscuro, que sólo existe en ese instante el disfrute, la pasión, los amigos o la familia.

Ir a ver a tu banda favorita, sea local o internacional, te recarga, te renueva y siempre va a ser una excelente oportunidad para reencontrarnos, porque, en definitiva, lo importante es que el rock suene más fuerte que los problemas.

Comentarios
Compartir
Artículo anteriorSeis historias, un amor: Lovesick
Artículo siguienteLa Perla, nunca más
Beto Sayes
Guionista de Radio y TV, locutor, dibujante y músico. Me defino como un intelectual sin escritorio, rebelde, sintético y poco ortodoxo. Prefiero mil veces la popularidad antes que el prestigio.