Moria Casán

La one: Cinturón negro en karate lingual, icono gay friendly, diva por naturaleza. Entre sus invenciones más destacadas, encontramos el “What pass?”, el tan usado “ninguneo” y la frase contundente “Si querés llorar, llorá”.

Moría Casán, cuyo nombre verdadero es Ana María Casanova, es una vedette (porque acá no creemos en el título de “ex” para lo que corre por las venas) que supo nadar como pez en el agua (o en el Aqua Dance) en los medios de comunicación. Capaz de regenerarse hasta el infinito y más allá, Moria, una de las tres divas más importantes del país, cumplió años este 16 de agosto y fiel a su estilo, lo festejó a lo grande.

Moria Casán o simplemente “Mo”, como algunos solemos llamarla, es también una de las figuras más destacadas en el mundo LGBT, ya que su autoproclamada “open mind” siempre hizo hincapié en el valor de la libertad sexual y en la necesaria desestigmatización de las personas. Esto siempre fue muy valorado por la comunidad, teniendo en cuenta que Moria es una de las personas del espectáculo que tiene más pantalla en el aire. Es por esto que no resulta raro ver a la diva haciendo presentaciones en boliches y eventos de temática rainbow.

moria casán . REDACCION LC (Rosario - Argentina - Tags: Espectáculos)
Imagen: La Capital

Más allá de su extensa carrera, la cual abarca teatro, cine y televisión, habiendo trabajado con exponentes de la talla de Tato Bores, Jorge Martínez, Guillermo Francella y Alberto Olmedo, entre muchos otros, supo constituirse como un personaje siempre vigente de la farándula, participando ya hace 10 años en uno de los programas más vistos de la última década: Bailando por un Sueño.

Sin embargo, entre sus ingeniosos, pero ácidos comentarios, la rapidez de las contestaciones y las controversias que suele generar a su alrededor, Moria despierta amores y odios en quienes la conocen. Si bien muchos aman su personalidad y admiran la enorme capacidad que posee y manifiesta en cuanto al manejo del lenguaje, sus detractores afirman que Ana María Casanova ya no existe, porque se la comió el personaje, en una especie de literalidad que podría asustar a cualquiera.

En lo personal, considero que Moria, con sus falencias y desaciertos, es una de las comediantes más grosas que tiene el espectáculo argentino, que le aporta un condimento siempre fresco a la televisión y que sabe adaptarse a los cambios que, a fuerza del paso del tiempo, los medios de comunicación van presentando. Aún así, sé que ese tiempo podrá pasar… pero siempre nos quedará Mo.

Comentarios