Como todos los lunes, los alumnos de TEA Arte reciben a algún exponente del arte, la cultura o la farándula para una charla tras la cual pueden hacerle preguntas. Las reglas de la institución establecen que tales entrevistas no pueden ser publicadas.

El pasado lunes 8 de agosto los visitó Gustavo Cordera. Los chicos que cursan la carrera de Periodismo en seguida encauzaron sus preguntas hacia el escándalo de los abusos en el rock que protagonizaron Miguel del Pópolo y Cristian Aldana. Las turbias declaraciones de Cordera no se hicieron esperar y con mucha soltura afirmó que Aldana tenía relación con menores hace años y que es una aberración de la ley no poder mantener relaciones sexuales con menores, sumada a una seguidilla de descripciones humillantes del estado “hormonal” de las adolescentes que se le acercan. Si bien los alumnos repreguntaron sobre esa cuestión, él siguió explayándose en su punto de vista, según el cual dijo que “algunas mujeres necesitan ser violadas”.

En cuestión de horas, un alumno publicó tales declaraciones con lujo de detalles en su cuenta de Facebook y su denuncia se viralizó. Si bien Jonatan Dalinger sabía que infringía las normas de la institución, se dio cuenta de la gravedad de las declaraciones y no podía quedarse callado. Las directoras de TEA Arte no tomaron represalias contra él y admitieron el error de no haber detenido esa entrevista en el momento que estaba sucediendo.

Gustavo Cordera

  • Los antecedentes

Fue en abril de este año cuando Mailén publicó su video en Youtube relatando las abominables formas de violencia psicológica, física y sexual a las que Miguel del Pópolo la confinaba. El video es desgarrador y su coraje despertó en otras víctimas la necesidad de denunciar a sus agresores para que no queden impunes. Para que no vuelva a pasarle a nadie. Finalmente, La Ola que quería ser Chau se disolvió, porque dos miembros apoyaron inmediatamente a la víctima. Otras bandas se solidarizaron negándose a compartir escenario y fecha con abusadores.

Las víctimas de Cristian Aldana crearon una página de Facebook para agrupar las denuncias. Hasta el momento son 7, pero con muchísimos testimonios y víctimas que no se animaron a sumarse en la denuncia penal. Es entendible: La primera denuncia estuvo frenada muchos años mientras la víctima fue desvalorizada y sus acusaciones relativizadas en público por la hermana del músico. Sin embargo, la situación hoy parece ser menos hostil para las víctimas. La Unidad Fiscal Especializada en Violencia contra las Mujeres se anotició de la actividad en Facebook y empezó a recoger las denuncias y testimonios. También se encargaron de poner a disposición personal capacitado para acompañar a las denunciantes en el proceso judicial.

  • Las repercusiones

Ante el repudio masivo a las declaraciones de Gustavo Cordera que defienden las violaciones y el abuso de menores, una cantidad de organizaciones sociales y asociaciones civiles comenzaron acciones penales. El ex líder de la Bersuit corrió a intentar defender sus dichos en la radio, donde fue parcialmente defendido por Mario Pergolini y Jorge Lanata. Esto demuestra que el machismo es transversal a los exponentes de los medios hegemónicos en general y que el repudio social no es absoluto.

Las redes sociales hirvieron de desagrado, lo que también nos sirve de termómetro de opinión. Casi ni se percibieron defensas a las declaraciones, los jóvenes estuvieron de acuerdo en que hoy no hay lugar para ese tipo de pensamiento que se expresa a favor de la violencia. Los movimientos feministas y las agrupaciones políticas más alineadas con las luchas de género se manifestaron en contra del machismo en el rock e invitaron a los encubridores, cómplices y víctimas a no quedarse callados y denunciar. Como un gesto importante y fuera de serie, la radio Rock and TPop decidió dejar de emitir sus temas. Algunos municipios cancelaron sus contrataciones a la banda actual de Cordera como un mensaje tajante.

fuente: www.mehanviolado.com
Fuente: www.mehanviolado.com

Tenemos que ser implacables en la condena social de los abusadores. La cultura de la violación implica asumir que cuando una mujer dice que no, en realidad quiere decir sí o pretende que el otro insista. En el sentido común existen esos fantasmas machistas que nos dicen que las mujeres no saben lo que quieren y que los hombres no pueden controlar sus impulsos, cuando en realidad eso es falso.

Cada vez que dudamos de una víctima la estamos re-victimizando. Nadie tiene que convencernos de haber sido ultrajado. Cada vez que alguien defiende a un abusador usando de argumento haber sido provocado, la vida personal de la víctima o relativizando la gravedad de las acusaciones, pone trabas en la adquisición de justicia.

El objetivo final es la comprensión de la violación como un método de tortura, un crimen de odio desvinculado completamente del sexo.

fuente: www.mehanviolado.com

Las relaciones sólo pueden darse entre adultos que consienten, entendiendo el consentimiento como necesariamente CLARO, nunca implícito, bajo presión, conseguido a través de insistencia o coerción psicológica. El consentimiento debe ser repetido en cada ocasión, entusiasta y los participantes de la relación sexual deben poder decidir libremente cuándo, de qué actividades y en qué condiciones participar. El consentimiento puede ser finalizado en cualquier momento de la relación y esa decisión debe ser respetada. En una relación de pareja, NO es NO.

¿Dijo que sí en el pasado, pero ya no está de acuerdo? NO es NO

¿Están desnudos y cambió de opinión? NO es NO.

Si está bajo el efecto de alguna sustancia, no puede consentir.

Si es menor, no puede consentir.

fuente: www.mehanviolado.com
Fuente: www.mehanviolado.com
Comentarios