Pulseras Rojas

Me acuerdo que a fines de 2013 pasaron por primera vez en Telefe “Pulseras rojas”. Cuando vi la publicidad, me llamó enseguida la atención: Un chico con cáncer que veía en un sueño a otro chico que estaba en coma. Parecía interesante.

Como no podía verla en ese horario, tuve que dejarla pasar. Un par de meses después la volvieron a dar, de lunes a viernes. Estuve todo el verano viendo esa serie. Cuando por alguna razón me perdía algún capítulo; apenas podía, lo veía por Internet.

¿De qué trata “Pulseras rojas”?


“Pulseras rojas” cuenta la historia de un grupo de chicos que se encuentran internados en un hospital. Lleo, un chico de 15 años que tuvo cáncer de tibia y luego de pulmón, es quien empieza a formar un grupo de amigos del hospital por consejo del señor Benito, su “padre de hospital”. Según Benito, en todo grupo de amigos tiene que haber seis tipos de personas: el líder, el guapo, el listo, el imprescindible, el segundo líder (que sería líder si no estuviera el líder) y la chica.

Cuando llega Jordi, el nuevo compañero de habitación de Lleo, quien también tiene cáncer de tibia y le van a amputar la pierna, deciden empezar a formar el grupo. Así conocen a Cristina, una chica anoréxica; Ignasi, un chico que llegó al hospital porque tuvo un paro y los doctores no están seguros de lo que tiene; Toni, quien tiene Síndrome de Asperger y llegó al hospital por un accidente en moto; y Roc, el compañero de habitación de Ignasi, un chico que está en coma pero puede comunicarse mentalmente con Toni.

Así se forma el grupo de los “Pulseras rojas” (llamados así porque el objeto que los identifica es la pulsera que le dan a cada uno cuando los internan en el hospital), quienes pasarán muchos momentos alegres y tristes y aprenderán a contar entre ellos para no sufrir tanto y pasarla bien en fiestas de despedida, partidos de baloncesto o excursiones nocturnas.

Pulseras

“Pulseras rojas” significó mucho para mí. Es una serie que transmite muchos valores, mensajes y sentimientos. No podés evitar encariñarte o reírte con sus personajes. Te hace pensar mucho y ponerte en el lugar de los otros, porque, al fin y al cabo, es una historia que habla del amor, la amistad, la felicidad y las esperanzas. Mediante algunos recursos fantasiosos trata de transmitir que siempre se puede seguir adelante y ser feliz. Nos cuenta la importancia de nuestros seres queridos, de valorar lo que tenemos porque nunca sabemos cuándo lo vamos a perder y que nunca estamos preparados para ciertas cosas.

Varias veces me quedé un buen rato reflexionando sobre la vida, con simples frases como “Las pérdidas son ganancias” o “Morir no es triste, lo triste es no haber vivido intensamente”. Cuando veía la situación por la que estaba pasando cada uno de los personajes, no podía evitar pensar en todas las personas que habrán tenido que pasar por experiencias similares. Pienso que si esta serie hubiera sido 100% realista, su mensaje habría sido más deprimente, por lo que fueron importantes esos detalles esperanzadores, como que Roc (el chico que está en coma) pueda comunicarse con los Pulseras y hacerle saber a su mamá que está bien.

Por último, quiero resaltar la excelente banda sonora de la serie. En cada capítulo hay un par de canciones, todas en catalán. En su momento me la pasaba tarareando algunas que me encantaron. Por todo esto les recomiendo mucho a todos que vean esta serie. No tiene desperdicio.

Comentarios
Compartir
Artículo anteriorEl espionaje a Patricio Rey y sus redonditos de ricota
Artículo siguienteClue: El castillo del misterio
Simone
Me encantan las historias. Leer y escribir, ver películas, series, etc. e imaginarme mis propias historias. Y me gusta tratar que mi propia historia sea una aventura, todo el tiempo.