Ah, los amigos… En dónde estaríamos sin los amigos, no sé. Pero de lo que sí estoy convencida es de que la vida sería una pesadilla si esos nabos no estuvieran a nuestro lado, para compartir los buenos momentos y para ayudarnos a apoyarnos en los malos.

Este 20 de julio cayó en miércoles. Mitad de la semana, cortando la rutina, haciendo más ameno el tiempo. Si no hubo juntada, hubo mensajito; si no hubo llamada, hubo Whatsapp… como todos los otros días del año, porque no podemos no comunicarnos con ellos.

Más de una vez me dijeron “Los amigos son la familia que uno elige”, los hermanos del alma. Y tal vez, lo mejor que te pueda pasar es que te toque tener un hermano copado del que puedas ser amigo también. Íntimos, compañeros, amigotes: todas las categorías son un placer.

El tema aparece cuando esa persona de la que no querés ser amiga, te pega la etiqueta.

RossRachel

Todos nos acordamos de la famosísima serie americana a la que ya hice referencia en otra de las Puntadas: Friends es, sin lugar a dudas, una de mis preferidas.

En la primera temporada, se plantea el eterno enamoramiento de parte de Ross hacia Rachel, quien lo ve como un amigo y ni siquiera se imagina dándole una oportunidad. En un episodio en que se corta la luz y se puede dar al romanticismo, Joey se ríe de la situación e impone en nuestro vocabulario la terrible palabra “friendzone”.

La Friendzone


La “friendzone” habla de lo espantoso que es ser amigos de alguien por quien sentimos más que una amistad; el conflicto radica en que ya instalada cierta relación, es muy difícil escapar. Y su servidora puede confirmar esta teoría.

Chicos, esto no es joda: Hay pocas cosas peores que pasarte de rosca en cuanto a sentimientos. El momento en el que te das cuenta de que encantaría que tu amigo sea más que sólo eso… el momento en el que te das cuenta de que “amigo” te queda chico… el momento en el que te descubrís soñando despierto con quien te considera su “hermana del alma”… ahí es cuando te querés morir mucho y muy fuerte.

Rossfriendzone

Dicen (aunque no estoy segura de que sea cierto) que existe un método de salir de “la zona”, que se puede, que no hay que perder la esperanza. En lo personal, pido a cualquiera de los que lea estas palabras que se acerque con confianza y me explique cómo.

Sinceramente, me encantaría saberlo y transmitírselo a ustedes, los que están ahí dentro, atrapados en esta pesadilla conmigo; pero, por ahora, lo único que puedo decir es del palo de “no intenten esto en sus casas”: no está bueno.

  • Pero sé que anarquistas o no, en algún momento de sus vidas lo hicieron o lo van a hacer.
  • Porque no hay nadie mejor que un amigo para enamorarse.
  • Porque el amor es estúpido, pero no tanto y, en el fondo, sabemos lo que queremos.
  • Porque los queremos y nos quieren, porque nos hacen reír y porque nos hacen pensar.
  • Porque nos acompañan.
  • Porque no hay nada mejor que verlos sonreír.

Entramos en debate interno


¿Qué tan amigos somos? ¿Qué tanto queremos algo diferente? ¿Salvamos la amistad o nos salvamos a nosotros mismos? ¿Cuánto tiempo más podemos sostener (si es que nos interesa hacerlo) la relación establecida? ¿Es un capricho? ¿Es un flash? ¿Siempre fueron así? ¿Siempre fuimos así nosotros?

Una joda bárbara.

¿Pero quiénes están ahí, cuando flasheamos fuerte, para aguantarnos y cachetearnos, para emborracharnos y conseguirnos a alguien menos complicado o para abrazarnos mientras lloramos y comemos helado?

RigbyMordecai

Otros amigos: Los amigos de los que no nos enamoramos. Los hermanos del alma. Los íntimos, los compañeros, los amigotes.

Gracias por existir. “Gracias por tanto, perdón por tan poco”. Les debo la vida.

Feliz día.

 

Comentarios