fuente: suramericaanalogica.tumblr.com

El 24 de julio del año 1993 una comisión del organismo ALADI estableció el Día de la Integración de América Latina ¿Por qué eligieron esa fecha? Porque se conmemora el nacimiento de Simón Bolívar, conocido por todos nosotros como Libertador de América, un prócer que creía firmemente en la emancipación latinoamericana de la dominación extranjera y en la unidad de los pueblos.

No es difícil imaginar por qué es importante que recordemos sus ideas este 24 de julio. Nos hallamos en una etapa de gobiernos de derecha neoliberal extendiéndose en nuestro territorio latinoamericano. En un escenario de crisis que se repite históricamente, podemos ver a los pueblos sosteniendo en el poder a un grupo económico que disfraza la dominación imperialista como modelo de desarrollo e inserción en el mundo. Un grupo que sigue defendiendo los intereses de las corporaciones, las decisiones gubernamentales contrarias a la adquisición de derechos, bregando por tratados de libre comercio e incursiones comerciales imperialistas y liberando las aduanas y la compra de tierras a capitales extranjeros.

fuente: suramericaanalogica.tumblr.com
Fuente: suramericaanalogica.tumblr.com

Retomando a Bolívar, su carrera independentista corría detrás de su meta última: Construir la Patria Grande. La verdadera independencia. Un sueño de unidad y respeto por la identidad que no llegó a concretar.

Las ideas de Simón Bolívar


Para entender un poco mejor sus aspiraciones, debemos conocer más su historia. Nacido en Caracas el 24 de julio de 1783, fue el menor de cuatro hermanos en el seno de una familia criolla bien posicionada.

Simón Bolívar y sus hermanos quedaron huérfanos a muy temprana edad, convirtiéndose en herederos de una gran fortuna. Fue su abuelo quien se encargó de su custodia y veló por su educación. Fueron educados con los mejores pensadores de la ciudad y asistieron a la escuela de primeras letras. Sin embargo, Simón ingresó al mundo militar a los 15 años, cuando su tío medió para que lo nombraran subteniente de milicias. En el año 1799, su maestro Simón Rodríguez se encargó de enviarlo a España para que continuara con su educación y se alejara del ejército. Durante su estancia en Europa, se enteró de los rumores de revuelta en su tierra natal, pero continuó absorbiendo las ideas que habían movilizado al pueblo francés hacia la Revolución.

fuente: michoacantrespuntocero.com
Fuente: michoacantrespuntocero.com

En 1805, presenció junto a su maestro la coronación de Napoleón como rey de Italia. Quedó tan admirado por su campaña militar que, poco tiempo después, juró dedicar su vida a liberar los pueblos americanos de la dominación española.

Cuando Bolívar oyó noticias sobre algunas revueltas fallidas en América, decidió regresar a su patria para involucrarse en la conspiración independentista. Aún cuando otros criollos se conformaban con las ofertas realistas de participación política, él insistía en rechazar las propuestas y luchar por emancipación total.

En una entrevista con Francisco de Miranda, escucha por primera vez la idea de unir los territorios que iban desde México hasta Argentina en un solo país, idea que Simón reformularía: Su versión de la unidad existiría en forma de federación de estados, al estilo de EE.UU, para respetar las fronteras y las identidades heterogéneas que convivían en el continente.

Pensar la independencia


Sin aburrirte mucho más con su recorrido independentista, puedo calificar (sin miedo a equivocarme) sus habilidades diplomáticas, militares y comunicacionales como excelentes y sin precedentes. Su espíritu incansable y sus ideales de unidad eran el motor perfecto para llevar a cabo la tarea gigante de libertar el continente.

fuente: museoacieloabiertoensanmiguel.cl
Fuente: museoacieloabiertoensanmiguel.cl

Lo que nos queda este 24 de julio es una propuesta a reflexionar sobre la independencia, la soberanía y la posición que debemos tomar frente a los embates imperialistas (que nunca se detuvieron). Cómo nos pensamos a nosotros mismos y cómo pensamos a nuestros hermanos latinoamericanos. El genocidio y el saqueo que sufren y sufrieron los pueblos originarios. Nuestras políticas de inmigración. El sentido del Mercosur. Finalmente, podemos considerar que hoy quizás no nos enfrentemos a un intento de colonización, pero sí a un plan de apropiación; no mediante la invasión de tropas extranjeras, sino a través de una clase dirigente que se encuentre ideológicamente colonizada.

Comentarios