Después de más de ocho años, Lorelai y Rory, las chicas Gilmore van pegando la vuelta.

Gilmore Girls, junto con otras series de los 90 y principios del 2000, abrió un abanico de temáticas y formas de irrumpir en la caja boba, que no eran comunes en la televisión. La imagen de la mujer empezó a cambiar para el mundo, y las series influyeron en esto.

Un plano de ubicación


La serie plantea un comienzo en el que Lorelai Gilmore (Lauren Graham) se ve obligada a pedir prestado dinero a sus padres, Richard (Edward Herrmann) y Emily (Kelly Bishop), para poder matricular a su hija, Lorelai “Rory” Gilmore (Alexis Bledel), en Chilton. Este colegio le garantizará a Rory cumplir su sueño de ir a Harvard.

Pero Emily tiene un As bajo la manga: como condición para prestar el dinero, pide a cambio una cena semanal cada viernes, que las chicas deberán cumplir sin excusas. Estas cenas se irán transformando con el tiempo en un personaje más, que desencadena conflictos y situaciones como cualquier otro ser vivo.

Cada capítulo hace referencia a la amistad, al amor, la diferencia de clases, la educación y, por supuesto, a la base de la pirámide alimentaria Gilmore, que incluye un exceso de café y comida chatarra. Todo esto encuadrado en una pasión por la cultura pop y rock, un gusto extraño por ver películas en VHS y en el pueblo detenido en el tiempo que habitan Rory y Lorelai, Stars Hollow. Y en las calles de éste, donde se van mostrando los procesos personales y familiares de esta pequeña familia.

Rory Emily Lorelai GG

Gilmore Girls escribió una historia distinta en una televisión en la que no se contaban temas complicados. Lorelai Gilmore, mujer soltera de 32 años, tuvo a su hija Rory a los 16. Lorelai abandona los lujos de una vida cómoda que sus padres le ofrecían a cambio de casarse con el padre de Rory, escapándose a trabajar como mucama en una posada. Esto nos muestra a una mujer empoderada, que toma decisiones en pos de mejorar la vida de Rory y de crecer como mujer en una sociedad patriarcal.

Con el paso de las temporadas, la visión femenina de su guionista, Amy Sherman-Palladino, tiñe todos los rincones de la serie. Por ejemplo, Lorelai le pide matrimonio a Luke o nombra a su hija con su nombre, desterrando las costumbres consideradas masculinas. También usa recursos como la solidaridad de género entre madre e hija, e incluso presenta antagonistas femeninos como Paris Geller (Liza Weil). En este caso, sorprende ver cómo la rivalidad entre Paris y Rory se da por lo académico, y no por la típica competencia de belleza y popularidad de otras producciones audiovisuales.

#GilmoreGirls: el regreso


El viernes 1 de julio Netflix subió a su plataforma las siete temporadas de Gilmore Girls para algunos países fuera de Estados Unidos. Esto funciona como promoción de una octava temporada que no sólo cuenta con la producción de Netflix, sino que marca el regreso de Amy Sherman-Palladino como guionista.

Gilmore Girls Entertainment Weekly

Está pautado que los 4 capítulos de 90 minutos se estrenen aproximadamente en noviembre y cuenten las aventuras de Rory y Lorelai en un nuevo tiempo: en una sociedad que ha cambiado y que plantea nuevos conflictos. Hay que ver cómo incluyen en un pueblo detenido en el tiempo la llegada de la tecnología, las selfies y todo lo que ha pasado en el mundo en estos últimos casi diez años. Por mi parte, espero el regreso de Sookie St. James, la cocinera despistada y amiga de Lorelai, personificada por la excelente comediante Melissa McCarthy.

Cada capítulo se titula con una estación del año y se espera con ansias el homenaje a la pérdida del elenco, el actor que personificara al patriarca Richard Gilmore, Edward Herrmann.

Comentarios