Family Guy portada

El verano en que cumplí trece años, vi al chico que me gustaba ver dibujos animados… Él tenía dieciséis.

En un primer momento dudé de su coeficiente intelectual. “Vamos, pa. Tenés como cuarenta pirulos ¿Qué es esto de ver dibujitos?”; pero después me dije a mí misma que si quería interactuar con él, sus pavadas de la tele eran otro tema de conversación. Entonces, de reojo curioseé la pantalla y ese fue el momento en que me hice fan de Family Guy. No sé si porque era fan de Javo en realidad y todo lo que él hacía iba a estar bien o simplemente porque me pareció una genialidad, pero apuesto por lo segundo, ya que diez años después sigo viéndolo, religiosamente, todas las noches (y me frustro si FX decide pasar películas en ese horario).

Family Guy

¿Qué es Family Guy?


Ya todos deben saber qué es Family Guy (Padre de Familia); para quien no sepa, puedo contarles más o menos cómo se lo expliqué a mi abuela: es como Los Simpsons pero peor pero mejor… No se me da mucho la oratoria.

MacFarlane, el creador, plantea la típica familia norteamericana desde un humor negro que amás u odiás, sin escala. Hace chistes racistas, chistes sobre la obesidad, sobre la religión, sobre la política, sobre el sexo, sobre las drogas y puedo seguir eternamente. En definitiva, hace una autocrítica de la sociedad (principalmente, norteamericana, aunque a veces se desquita con la población mundial en general — y qué bien nos viene—).

Por mi parte, salgo a defender este programa porque, aparte de hacerme estallar de risa, creo que es la única manera de realmente hacer llegar un mensaje. SOBRE TODO a la Gente que se Ofende.

¿Quién es la Gente que se ofende?


Últimamente (y por últimamente me refiero a hace ya varios años —puede llegar a coincidir con mis comienzos como público del programa mencionado—), siento que la gente se ofende por ofenderse. Como buscando una excusa para sentirse tocados y heridos. Sobre todo heridos, porque por qué no hacer un drama sobre todo siempre, aunque no dé a lugar. La Gente que se Ofende está en todos lados y es insoportable (no offense).

A mí me ofende tu actitud. Tus ganas de figurar, de ser el centro de la cuestión. Nadie estaba hablando de vos. Y si, tal vez, estábamos hablando de vos, ahora estamos hablando de alguien más. Y ahora ese alguien más ya pasó: a nadie le importaba tanto ¿Es eso lo que buscan? ¿Importarle a otra gente?

Creo que, en el fondo (algunos más, algunos menos), todos queremos eso: figurar e importar, y puede ser que sentirse ofendidos sea una manera, puede ser que ofender a alguien más sea otra manera. En el medio estamos nosotros, los “y qué”, los “relajá”, quienes, seguramente, la pasamos mucho mejor porque pensamos que si somos parte de un chiste, ojalá te rías.

Viejos riéndose

Entonces, mi consejo es: si nunca te ofendieron antes y pensás  “¿Qué mejor momento para levantar la voz y quejarme?”, mirá Family Guy, aprendé a reírte más ¿Por qué? Porque tu seriedad me ofende.

Comentarios
Compartir
Artículo anteriorTodos somos marginales
Artículo siguiente“El loco y la camisa”: La magia de lo cotidiano
Dolo Bolo
Tengo veintipico. Me jacto de capa, pero me caigo seguido por las escaleras. La risa, la escritura, los perros y la Coca light me son todo. Potterhead a morir.